Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La osada travesía de un argentino que aterrizó en las islas Malvinas

Política

Trasfondo: la esposa del aviador, Liliana Barcella, dio a entender que el viaje fue intencionado; pedido de la Cancillería.

Cuando las autoridades de la base militar británica en las islas Malvinas le preguntaron a EduardoBarcella a qué se debía su inesperada visita, el piloto argentino respondió que portaba "bolsas de té y frutas para ofrecer como gesto de buena voluntad".

Esa fue la información que circuló ayer entre las autoridades de migración de las islas Malvinas, según pudo averiguar La Nación . Coincidió, además, con la versión que el embajador argentino enel Reino Unido, RogelioPfirter, recibió delForeign Office.

Barcella se encuentra ahora a disposición de las autoridades de las islas Malvinas, que catalogaron su caso como uno de "inmigración ilegal".

"Lo más importante es que un ciudadano argentino está en las islas", afirmó a Telefé la esposa del piloto detenido,Liliana Barcella, desde el hogar que comparten en California,Estados Unidos, donde residen hace ocho años.

De ese modo, la esposa del piloto, que tiene 35 años, dio a entender que el objetivo de Barcella era quebrar la prohibición que pesa desde 1982 para el ingreso de ciudadanos con pasaporte argentino en las Malvinas.

Para cumplir con su objetivo, Barcella encaró una larga travesía: había partido el 2 del mes último de California a bordo de su aeronave liviana Piper Azteca, modelo 1958, matrícula N4120P, de los Estados Unidos.

El avión, con el tanque suplementario de combustible, tiene una autonomía de vuelo de ocho horas.

Después de pasar por diversas ciudades del continente, Barcella llegó al aeroclub de Comodoro Rivadavia, Chubut, el sábado último. Partió anteayer a las diez y media de la mañana.Aterrizó en las islas Malvinas seis horas más tarde.

"Dijo que iba a Gallegos"

Barcella había ingresado en la Argentina por Mendoza. "Su arribo a Sauce Viejo fue problemático, porque llegó a la aeroestación en horario nocturno y sin previo aviso, cuando un vuelo de estas características está sujeto a normas específicas de la FuerzaAérea", relató al corresponsal de La Nación en Santa Fe personal del aeropuerto local.

Después de pasar una semana enSanta Fe, su provincia natal, donde visitó a familiares, Barcella partió en el bimotor rojo y blanco, semidespintado, y con una Cruz delSur en su nariz, hacia ComodoroRivadavia.

El presidente del aeroclub de esa ciudad, Hugo León, contó a La Nación que el piloto, con quien asistió a la transmisión del partido de fútbol que la selección argentina disputó conJapón, no le reveló sus verdaderas intenciones: "Me dijo que se dirigía hacia Río Gallegos, para encontrarse con un tío, y que pretendía sobrevolar la zona de Deseado y San Julián".

La Cancillería solicitó ayer al embajador británico en la Argentina,William Marsden, que facilite el regreso de Barcella al continente argentino cuanto antes.La intención del canciller Guido Di Tella es "no politizar el episodio" y evitar que el osado piloto termine deportado. .

María O´Donnell
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico