Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ciencias Sociales profundiza su crítica

La facultad de la UBA defendió la resolución en la que cuestionó a diarios y TV, y dice que sólo cumplió "con su obligación"

Sábado 12 de abril de 2008
0

En un comunicado público que aporta nuevos argumentos a un debate que se extiende, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) defendió la resolución que emitió a comienzos de este mes, en la que cuestionó la cobertura del conflicto del campo por parte de los medios por "discriminatoria".

Con esa resolución en la mano, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner relanzó hace una semana el Observatorio sobre la Discriminación en los Medios que funcionaba ya en el Inadi e invitó a las facultades de ciencias sociales estatales del país a sumarse a él. La iniciativa provocó reacciones de rechazo, de periodistas, asociaciones profesionales -como ADEPA, la SIP y Fopea- y dirigentes políticos.

Ahora, la facultad afirmó en un nuevo comunicado que con aquella resolución "sólo cumplió con su obligación". "Nuestro pronunciamiento provocó una desmedida, llamativa y por momentos insultante y ofensiva respuesta de parte de algunos medios de prensa [...] que puso en cuestión la seriedad académica de nuestra facultad", dice. "En nombre de la libertad de prensa de las empresas privadas, se cuestiona la libertad de opinión de una institución pública", afirma.

En el texto, la facultad recuerda que también se pronunció públicamente contra las modificaciones en el Indec y contra la extensión de la concesión de licencias de radiodifusión -dos decisiones del gobierno de Néstor Kirchner- "con el mismo espíritu". "Aquellos mismos que pretenden tener las manos absolutamente libres para opinar lo que sea pretenden atárselas a los demás", sigue el documento.

La resolución original que causó tanto revuelo -aprobada por el Consejo Directivo de la facultad el martes 1° de este mes- no fue el único documento que circuló. Al mismo tiempo, desde el Decanato de la facultad -que conduce Federico Schuster- se elaboró un informe, destinado a la circulación interna, que el Consejo Directivo y algunos profesores compartieron y luego llevaron a la presidenta.

En ese extenso informe, al que accedió LA NACION, se analiza la cobertura que medios gráficos y televisivos realizaron del conflicto entre el gobierno y el campo entre el 26 de marzo y el 3 de abril. En detalle, describe una "escalada de violencia simbólica y por momentos racista" en los medios, y denuncia la falta de repreguntas, la ausencia de cuestionamientos a los cortes de rutas, el uso de ciertas expresiones -como "paro" o "medida de fuerza", en lugar de "lock out patronal"- y la supuesta construcción de los cacerolazos como "espontáneos" y la movilización de piqueteros como "armada". El documento enumera expresiones "racistas" y "clasistas" y critica que los medios hayan colocado en el mismo nivel el discurso presidencial y la palabra de los ruralistas.

El informe sostiene que una de las razones del enfrentamiento entre el gobierno y los medios está en que los gobiernos kirchneristas "han colocado a los medios en la escena pública como un actor de la vida política y social de la Argentina y los han interpelado públicamente desde ese supuesto".

Página 12 y, en menor medida, C5N y la revista Veintitrés aparecen destacados en actitudes positivas, mientras TN, Clarín , LA NACION, Crítica , CQC y América son criticados, en todos los casos, con extractos de sus notas.

Trabajo interno

El informe se elaboró a partir de un trabajo de seguimiento de medios en distintos temas que se hace desde el área de comunicación del Decanato, al que se sumó el aporte informal de varios profesores. "Fue un documento interno que incluyó aportes de docentes que estaban preocupados por cosas que veían en los medios; un material para que la facultad se pronunciara públicamente sobre eso", dijo un miembro del Consejo Directivo.

La resolución que aprobó ese cuerpo por unanimidad -Schuster tiene mayoría en profesores y graduados, y los estudiantes pertenecen a una agrupación kirchnerista- llegó a la Presidenta, que los mandó llamar, elogió el pronunciamiento y los invitó a sumarse al Observatorio, como se difundió.

El miércoles hubo una reunión en el Inadi, en la que participaron representantes de varias facultades del país, para empezar a definir cómo se sumarán al equipo del Observatorio.

Por estos días, Schuster enfrenta el resurgimiento de la oposición estudiantil. "Schuster ha puesto al conjunto de la facultad al servicio de la política oficial, poniéndose a disposición de la Presidenta para emprender una ofensiva de regimentación mediática", dijo Cristián Henkel, del Partido Obrero y presidente de la FUBA.

En tanto, desde el Rectorado de la UBA miran con atención la súbita omnipresencia mediática de Schuster -licenciado en Filosofía, investigador especializado en protesta social-, que es parte de los decanos opositores al rector, Rubén Hallú. Algunos recuerdan en estos días sus supuestas aspiraciones de llegar a ese puesto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas