Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un incondicional de Néstor Kirchner

Carlos Fernández había asumido en marzo en la AFIP; es un experto en presupuesto

SEGUIR
LA NACION
Viernes 25 de abril de 2008
0

En los últimos años se había ganado la confianza del ex presidente Néstor Kirchner. En 2006, cuando fue secretario interino de Hacienda, Kirchner lo consultaba a diario por el estado de las finanzas públicas.

El año pasado, el entonces jefe del Estado lo envió como ministro de Economía bonaerense de Felipe Solá. El 18 del mes pasado fue nombrado al frente de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y poco más de un mes después se convertirá en ministro de Economía del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Se llama Carlos Rafael Fernández.

En los últimos tiempos se había alineado dentro de la disputa interna del Gobierno del lado del jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Fuentes cercanas al nuevo ministro lo definen como un experto en presupuesto público, pero se sorprendieron de que lo designaran para manejar la economía argentina.

Carlos Fernández y Martín Lousteau, en una reunión con la Presidenta, el 1° de este mes
Carlos Fernández y Martín Lousteau, en una reunión con la Presidenta, el 1° de este mes. Foto: Archivo

Fernández, de 54 años, casado y con tres hijos, vive en City Bell y es hincha de Gimnasia y Esgrima La Plata. Reconocido por su capacidad de trabajo, es amante de la pesca. Se recibió de economista en 1979 en la Universidad Nacional de La Plata. Aunque es peronista, siempre mantuvo un perfil técnico. Es especialista en finanzas públicas y en administración tributaria y financiera.

Hombre de pocas palabras, hosco y frontal, fue director nacional de Coordinación Fiscal con las Provincias entre 1989 y 1997, cuando Carlos Menem presidía la Argentina. En paralelo, entre 1990 y 1996 trabajó en el programa del Banco Mundial para el saneamiento y el desarrollo económico de las provincias. En 1997 se integró al gobierno bonaerense de Eduardo Duhalde como subsecretario de Política y Coordinación Fiscal, cargo que desempeñó durante seis años. Es decir que se mantuvo en el cargo con otros gobernadores: Carlos Ruckauf y Solá.

En 2003, Carlos Fernández volvió a trabajar para la Nación como subsecretario de Relaciones con las Provincias del gobierno de Néstor Kirchner. Su jefe directo era el secretario de Hacienda, Carlos Mosse, que a su vez estaba a las órdenes del entonces ministro de Economía, Roberto Lavagna.

En 2006, cuando ya Felisa Miceli era ministra, Fernández reemplazó a Mosse, cuando éste tomó una licencia por problemas de salud. Fue en ese período cuando tomó contacto directo con Kirchner. El ex presidente acostumbraba a llamar todos los días a su secretario de Hacienda para enterarse de cómo estaba la caja fiscal.

Discusión con el FMI

Fernández protagonizó como secretario una dura discusión con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En 2006, el organismo estaba realizando su habitual evaluación de las economías de los países miembros -el llamado artículo IV- cuando el entonces jefe de Hacienda se mostró confrontativo y hasta agresivo en la defensa de la política fiscal kirchnerista.

Tanto confió Kirchner en él que lo envió como ministro de Economía bonaerense en 2007. Reemplazó a Gerardo Otero, que en plena campaña electoral de Daniel Filmus para jefe de gobierno porteño se había opuesto a una suba salarial para los docentes de la provincia por su impacto fiscal. Poco después de asumir, Fernández llegó a un acuerdo por los sueldos.

El actual gobernador bonaerense, Daniel Scioli, no lo ratificó en el puesto, sino que prefirió formar un equipo de corte más ortodoxo. Pero Fernández fue acogido otra vez en el gobierno nacional: el jefe de Gabinete lo designó en diciembre subsecretario de Evaluación Presupuestaria.

A principios de marzo, cuando estalló la pelea entre el entonces jefe de la AFIP, Alberto Abad, y el director de la Aduana, Ricardo Echegaray, y los dos tuvieron que renunciar por pedido de la Presidenta, Carlos Fernández se hizo cargo del ente recaudador. Poco pudo hacer en ese cargo, más allá de anunciar la recolección de impuestos de marzo.

Analistas consideran que Fernández será más un ministro de Hacienda que de Economía y Producción, como será su título. Se descuenta que seguirá teniendo como secretario de Comercio Interior al fortalecido Guillermo Moreno, el mismo que tanto irritó a sus antecesores Miceli, Miguel Peirano y Martín Lousteau.

Se prevé que sigan los secretarios de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, y de Agricultura, Javier de Urquiza. En las secretarías de Finanzas y Política Económica había hombres de Lousteau. Pero lo importante es que Néstor Kirchner seguirá arbitrando la política económica, como reconocen en el Gobierno.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas