Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

En pacientes con tumores hepáticos

Mejoran la sobre vida tras la cirugía de trasplante de hígado

Ciencia/Salud

Es gracias a una estrategia de asignación de prioridades

"Muchos de mis compañeros van a pensar que, claro, como soy Sandro, voy a recibir el trasplante primero. Pero los turnos se colocan según el grado de evolución de la enfermedad", se sintió obligado a aclarar el popular cantante Sandro, días después de que trascendiera la noticia de que se encontraba en lista de espera para un trasplante de corazón y pulmón.

Lejos de responder a motivos no médicos, la forma en que se establece la prioridad que se le asigna a cada paciente en lista de espera se basa principalmente en la urgencia del trasplante. Un caso que ilustra la importancia de adoptar estrategias probadas para la asignación de prioridades fue, justamente, el comenzar a considerar prioritarias para un trasplante de hígado a las personas con un tumor llamado hepatocarcinoma.

"Hasta 2005, las personas con hepatocarcinoma en lista de espera para un trasplante de hígado no tenían ninguna prioridad, por lo que la mayoría de ellos morían en lista de espera. El asignarles prioridad, junto con otras indicaciones de gravedad, permitió reducir el tiempo de espera y aumentar la sobrevida de estos pacientes", dijo a LA NACION el doctor Adrián Gadano, jefe de la Sección de Hígado del Hospital Italiano de Buenos Aires.

"El hepatocarcinoma es un tumor primario de hígado que constituye una complicación de muchas enfermedades crónicas del hígado, como las hepatitis B y C, o la esteatohepatitis no alcohólica, entre otras -explicó Gadano-. En algunos casos, la única solución es el trasplante; se estima que el 15% de los pacientes que esperan un trasplante de hígado tienen un hepatocarcinoma."

A la fecha, son 479 las personas que se encuentran en lista de espera para un trasplante de hígado en la Argentina, según las estadísticas del Instituto Nacional Coordinador Unico de Ablación y Trasplante (Incucai).

Antes y después

"En las sociedades argentinas de hígado y de trasplante trabajamos junto con el Incucai para que a los pacientes con hepatocarcinoma de hígado se les diera prioridad para acceder al trasplante -contó el doctor Gadano-. La idea era tomar como modelo la estrategia implementada en los Estados Unidos, por la cual se les asignaba un puntaje adicional a estos pacientes en la tabla que se utiliza para determinar la prioridad de los pacientes en lista de espera."

La introducción de esta estrategia se realizó en julio de 2005. Entonces, aseguró el hepatólogo, "cambió la historia de los pacientes con hepatocarcinoma en lista de espera".

En el 43° Encuentro Anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado, realizado días atrás en Milán, Italia, Gadano y sus colegas presentaron un estudio en el que se comparó la evolución de los pacientes con hepatocarcinoma en lista de espera para un trasplante de hígado antes y después de que se les asignara prioridad.

"El tiempo en lista de espera antes de esta estrategia era mayor a 12 meses, cuando si bien existen tratamientos para estos pacientes lo cierto es que es muy difícil que puedan seguir vivos y además sigan reuniendo los criterios para trasplante más allá del año", explicó Gadano, y agregó: "A partir de la implementación de esta estrategia, el tiempo en lista de espera bajó a menos de 3 meses".

Al acortarse los tiempos de espera, aumentó el número de pacientes que accedieron al trasplante y aumentó también la sobrevida posterior al trasplante. Antes, más del 50% de los pacientes morían en lista de espera o al poco tiempo del trasplante; hoy, más del 85% de los que ingresan en lista de espera acceden al trasplante y sobreviven a esa intervención.

"En muchos casos, estos pacientes son jóvenes, con una hepatitis que ha derivado en cirrosis y que a los 40 años desarrollan un hepatocarcinoma. Hoy la mayoría de estos pacientes puede trasplantarse y tener una sobrevida como la de cualquier paciente trasplantado que no ha tenido un tumor hepático", concluyó Gadano.

Destino evitable

  • El hepatocarcinoma o carcinoma hepatocelular es la forma más frecuente de cáncer de hígado: representa entre el 80 y el 90% de todos los tumores de hígado. "Es adonde no queremos llegar", comentó el doctor Adrián Gadano, al hacer referencia a que es el resultado de muchas enfermedades hepáticas, como las hepatitis B y C, en las que un diagnóstico y tratamiento precoces permiten reducir el riesgo de desarrollarlo.
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico