Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Diálogo semanal con los lectores

Las apariencias engañan

Opinión

Por Lucila Castro
De la Redacción de LA NACION

"Los sustantivos ave, área y alerta son femeninos (de género común o epicenos). Sin embargo, los modificamos con artículos masculinos: el/un ave, el/un área, el/un alerta (aunque en este último caso, LA NACION ha elegido el artículo femenino, lo cual me suena horrible). Siempre creí que se debía a la necesidad de evitar la cacofonía, pero ahora dudo. He buscado en el Diccionario panhispánico de dudas (artículo «Género») una explicación a esto, pero no la hallé", escribe Patricia N. de Chiesa.

Los conceptos "femenino", "de género común" y "epiceno" son conceptos diferentes que no deben confundirse. Tampoco son clases que se excluyan entre sí, porque pertenecen a universos diferentes.

El género de un sustantivo se define por la terminación del adjetivo que lo modifica. Un adjetivo de dos terminaciones, al modificar a un sustantivo femenino, toma la terminación femenina.

El género de un sustantivo no está relacionado necesariamente con el sexo, porque muchísimos sustantivos designan objetos sin sexo y tienen género gramatical, y otros designan seres de uno y otro sexo y tienen un solo género gramatical.

El género tampoco está relacionado necesariamente con la terminación del sustantivo, pues hay, por ejemplo, sustantivos femeninos en -o (como mano ) y masculinos en -a (como día ). El sustantivo casa no es femenino porque termine en -a , sino porque, cuando lo modificamos con un adjetivo, le ponemos la terminación - a al adjetivo: casa linda.

Los sustantivos de género común designan seres con sexo. Son sustantivos de una sola terminación que tienen los dos géneros, pero los dos géneros no se usan indistintamente. Son masculinos cuando designan a un ser de sexo masculino y femeninos cuando designan a un ser de sexo femenino: un testigo falso, una testigo falsa.

Los sustantivos epicenos también designan seres con sexo, pero tienen un solo género gramatical. Para indicar el sexo hay que agregar aclaraciones como macho o hembra , varón o mujer , o expresiones por el estilo: una bella pantera macho ; la infortunada víctima , un niño de diez años. Muchos nombres de especies animales son epicenos.

A estas categorías debemos agregar la de los sustantivos ambiguos, que necesitaremos para responder a la consulta de la lectora. Los sustantivos ambiguos designan objetos inanimados, sin sexo, y pueden usarse indistintamente como masculinos o femeninos: el lente o la lente , el tilde o la tilde , el linde o la linde. Algunos de estos sustantivos no son estrictamente ambiguos, sino que se usan, obligatoria o preferentemente, como masculinos en unas acepciones y femeninos en otras: el orden alfabético, una orden perentoria.

Los casos que menciona la lectora no son todos iguales. Sí son iguales los casos de ave y área, dos sustantivos femeninos, que siempre llevan el adjetivo en la forma femenina: ave cantora, área chica. El artículo el que los acompaña no es el masculino, sino, como ya explicamos en otra ocasión, una forma del femenino. El artículo femenino viene del demostrativo latino illa ('aquella'), que dio en español ela . De ela vienen, por aféresis (pérdida de sonidos al principio de una palabra), la y, por apócope (pérdida de sonidos al final de una palabra), el . Antiguamente, este el se usaba delante de los sustantivos femeninos que empezaban con vocal; hoy se usa solamente delante de los que empiezan con la vocal a acentuada: el ave, el área, el hada. Pero los sustantivos siguen siendo femeninos y llevan el adjetivo en la forma femenina: el ave cantora, el área chica, el hada malvada. Y como su uso deriva de una circunstancia fonética, el artículo el se usa solamente cuando precede inmediatamente al sustantivo. Si entre el artículo y el sustantivo hay alguna otra palabra (generalmente un adjetivo), se usa la: la malvada hada. Y en plural, lógicamente, se usa las: las aves, las áreas, las hadas.

En cuanto al indefinido, la forma un que suele modificar a estos sustantivos es apócope de una. A diferencia de el, para el indefinido la forma apocopada no es obligatoria. Puede usarse también la forma plena: un ave o una ave, un área o una área, un hada o una hada.

El caso de alerta es diferente. Si alerta fuera simplemente un sustantivo femenino, habría que decir siempre la alerta , porque la a inicial es átona.

El uso de alerta como sustantivo viene de la interjección alerta. En principio, no es más que una cita de la interjección misma: "El centinela dio el alerta" significa que gritó la palabra alerta. Y, como todas las citas de palabras, en este sentido el sustantivo es masculino. Es como decir: "En la expresión el área, ese el es un artículo femenino".

Pero de la simple cita del grito el sustantivo amplió su significado, primero a 'aviso o llamada de atención para prevenirse ante un posible riesgo o daño' y después a 'situación de vigilancia o atención, especialmente en prevención de un posible riesgo o daño'. En estas acepciones, el sustantivo es de género ambiguo, con predominio del femenino. Por eso puede decirse el alerta o la alerta. Pero cuando se dice el alerta , ese el es el artículo masculino.

¿Costura o cocción?

Se queja Aldo Hugo Cantón con toda la razón del mundo:

"¿A quién se le ocurre cocinar una bandera? No puedo aceptar como una errata tipográfica lo que es un error ortográfico.

"Ver LA NACION del sábado 3, página 12 , nota sobre Timote, donde se habla de una bandera "cocida" por los vecinos.

"Ver, y tirar de las orejas al redactor."

Vivir después de morir

"En el entretenimiento «Para memoriosos» del domingo 4, se dice que Francisco Pizarro, el conquistador del Perú, vivió entre 1475 y 1527. En realidad murió en el año 1541", escribe Jorge Canel.

Sobre el año del nacimiento no puede decirse nada porque hay distintas versiones, todas dudosas. Si cuando nace un niño se supiera que va a pasar a la historia, seguramente los registros serían más cuidadosos. Pero de que Pizarro fue asesinado en 1541 no caben dudas. El error tiene que ser un descuido, pues en el texto se mencionan varios hechos de la vida del conquistador y todos son posteriores a 1527. .

TEMAS DE HOYElecciones 2015Elecciones en BrasilElecciones en UruguayReforma del Código Penal