Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un proceso natural de la corteza terrestre

Los grandes terremotos se originan en el desplazamiento de placas tectónicas

SEGUIR
LA NACION
Martes 13 de mayo de 2008
0

La sucesión de desastres en el sudeste asiático pareciera obedecer a algún extraño designio, pero para los geólogos la explicación es, si cabe, más banal: el terremoto de Sichuan, afirman, no es más que una parte del proceso natural de evolución de la corteza terrestre, que viene desarrollándose desde hace millones de años.

"El ciclón de la semana pasada y este terremoto no tienen ninguna relación entre sí -explica el doctor Sergio Matheos, investigador del Conicet y subdirector del Centro de Investigaciones Geológicas-. El primero es un fenómeno atmosférico, y el segundo, tectónico. Se produjo en un área que pertenece al llamado «cinturón de fuego del Pacífico», que registra gran actividad sísmica y volcánica."

"Los terremotos pueden ocurrir por distintas razones -agrega el doctor José María Cortés, profesor adjunto del Departamento de Geología de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y también investigador del Conicet-. A raíz de la erupción del Chaitén ha habido terremotos, pero de menor magnitud. Los grandes, como este de Sichuan, están vinculados con fallas, líneas o planos de ruptura del terreno."

La geología explica el origen de los terremotos por el movimiento de las placas tectónicas que forman la corteza rígida del planeta y se deslizan sobre el manto fluido de su interior a una velocidad similar a la del crecimiento de las uñas. En la Tierra existen 14 placas principales.

"Aunque uno no lo percibe, mediciones satelitales de más de una década determinaron, por ejemplo, que toda la zona del Tíbet se está desplazando 50 mm por año hacia el Este -dice Cortés-. Esos movimientos horizontales van haciendo que se acumulen esfuerzos; es decir, esas grandes fallas, que pueden medir decenas o miles de kilómetros de largo, almacenan energía del mismo modo en que lo hace un resorte. Hasta que se vence un umbral de resistencia. Entonces, toda esa energía se libera bruscamente en forma de ondas elásticas que se expanden."

Los terremotos de este tipo se producen al final de un ciclo durante el cual se acumula deformación en las placas. Cuando esa deformación se libera repentinamente, sobreviene el movimiento sísmico.

"Se produce cuando los bloques se acomodan -dice Matheos-. Liberan energía, y la energía tiene que salir por algún lado."

Los investigadores tampoco encuentran vinculación entre la reactivación del vulcanismo en el Chaitén y este terremoto. "Esto no indica que vayan a sobrevenir otros desastres naturales", afirma el científico.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas