Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Chaco, jaqueado a la vez por las inundaciones y la sequía

Información general

En el Norte hay 12.000 evacuados,y en el Sur no llueve desde hace tres meses

RESISTENCIA.- La crecida de los ríos Teuco y Bermejo sigue castigando a esta provincia. Mientras en el Norte hay más de 12.000 evacuados y autoevacuados, y unas 700 personas aisladas en lugares altos, a causa de la inundación, las poblaciones del Oeste y Sudoeste tienen que ser asistidas por ferrocarril y camiones por falta de agua, debido a la tremenda sequía que afecta al Chaco desde hace casi tres meses.

El río Bermejo crece dos veces por año; ésta es la primera, y fue la más intensa de los últimos 20 años, aseguran los pobladores. La inundación del río y de sus afluentes lleva más de dos meses en El Impenetrable, en el Norte, donde reside la población de aborígenes y criollos más pobre de la provincia, por lo que el gobierno provincial instrumentó un operativo especial denominado Plan Pacha.

"Esto afecta a mucha gente pobre que lo único que tiene son animales de granja, como gallinas, algunas vaquitas y cabritos, y prefieren quedarse, aun con el peligro que representa para sus vidas, antes que perder sus animales", dijo ayer a LA NACION Manuel Edgardo Bordón, encargado del Plan Pacha.

Helicópteros y lanchas surcaban ayer los parajes en busca de personas atrincheradas en sus ranchos.

En Misión Nueva Pompeya están pendientes de lo que suceda con el puente La Sirena, que se encuentra cercano al colapso. Quedarían aislados casi 2500 pobladores de la zona y de parajes vecinos, como Nueva Población, La Cañada, Fortín Arenales, El Retiro, Santa Teresa, Bajo Hondo.

Héctor Ledesma, coordinador del Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos, informó que si se llegara a interrumpir el camino que une esos parajes, quedaría aislado todo el sistema de apoyo. "Lo más probable es que este camino se corte, con lo que quedaría cerrada la posibilidad de apoyo por vía terrestre", lamentó Ledesma. Agregó que por vía fluvial la asistencia es imposible, debido a que el río es innavegable desde todo punto de vista, a pesar de que se señalizaron todos los lugares para cubrir, al menos, la asistencia sanitaria.

"La alternativa podría ser la vía aérea", explicó. En las últimas dos semanas, el trabajo de Ledesma y su equipo consistió en aconsejar a la gente de la zona que se retirara hacia lugares más altos. Sin embargo, el resultado obtenido fue pobre, ya que la población no está dispuesta a abandonar el lugar. El agua se desplaza hacia el Sudeste, en la desembocadura del río, y podría afectar nuevos parajes, como La Armonía o Pozo La Gringa.

La sequía, otro problema

En el oeste y sudoeste provincial se libra otra batalla, en este caso, contra la sequía que afecta a la mitad del Chaco, cerca de Santiago del Estero y el norte de Santa Fe. El acueducto que se nutre del río Paraná, en el este de la provincia, pasa por Sáenz Peña y llega a Villa Angela; fue construido hace más de 30 años y hoy no da abasto. Esto hace que en períodos de sequía la empresa provincial de agua, Sameep, y la Administración Provincial del Agua (APA) tengan que recurrir a camiones cisterna y vagones del ferrocarril para transportar el líquido a las poblaciones.

La gente deambula con sus recipientes en los poblados, en busca del precioso líquido, que escasea debido a que no llueve desde hace por lo menos tres meses y a que las napas han bajado tanto que hay que realizar perforaciones muy profundas para obtener agua.

El administrador provincial del Agua, ingeniero Pedro Favarón, solicitó un convoy de cisternas al ferrocarril Belgrano Cargas, para poder cumplir con las tareas del abastecimiento de líquido. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConflicto gremialEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico