Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Soberbia, eso sobra"

Lunes 26 de mayo de 2008
0

ROSARIO (De un enviado especial).- Ignacio Grondona y su esposa Cecilia, que viven de la producción agropecuaria y la exportación de carne, son jóvenes y no ocultan para nada su enojo.

"Estoy acá porque no estoy de acuerdo con la política agropecuaria oficial, entre otras cosas malas que tiene este Gobierno", arranca Ignacio, barba candado y boina, con tono franco y mirada serena. Su esposa, rubia y vestida de sport, comparte sus sueños de cambio, aunque ambos son muy críticos de la coyuntura. "No nos gustan las formas de la Presidenta. No estamos hablando de un porcentaje de retenciones, sino de un modo de gobernar. Soberbia, necedad, eso sobra", interrumpe Cecilia sin soltar la bandera argentina.

Llegaron desde San Miguel, al oeste del conurbano bonaerense, en camioneta y con ganas incontenibles de protestar. "El mensaje de las entidades puede servir, depende de quien lo recibe. Si el señor y la señora Kirchner se dan cuenta de que quienes estamos acá no vinimos por el bolsillo solamente, ahí las cosas empezarán a cambiar", agrega Ignacio.

Iván Grondona y su mujer, Cecilia
Iván Grondona y su mujer, Cecilia. Foto: Fabián Marelli

De inmediato, el joven productor hace catarsis y detalla sus problemas a la hora de intentar continuar con su actividad. "Hace 72 días que no puedo exportar. En teoría, la cuota Hilton [exportación al mercado europeo] está abierta, pero cuando llegás a la puerta de las oficinas, te encontrás con mil trabas", se queja.

Sus dardos hacia la Oficina Nacional de Control Agropecuario y el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, son interrumpidos cuando una señora muy rubia le advierte desde atrás: "Tené cuidado, estás hablando mal del Gobierno con un diario, y ellos son nuestros socios para exportar".

Ignacio pasa el mal trago con una mueca, piensa unos segundos, y redobla la apuesta. "No traje a mis cuatro hijos por miedo, porque pensé que iban a venir D Elía [Luis], Pérsico [Emilio] y sus secuaces a complicar las cosas. Por suerte, no vinieron", se sonríe.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas