Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Masivo respaldo al agro en Rosario

Cerca de 200.000 personas participaron del acto contra las retenciones; los ruralistas advirtieron que podrían volver las protestas en las rutas si hoy el Gobierno no les ofrece una solución a su reclamo; expectativas por una nueva negociación

Lunes 26 de mayo de 2008
0

ROSARIO.- Con una puesta en escena imponente, el campo logró la imagen que buscaba: cerca de 200.000 personas se manifestaron en esta ciudad, entre el río Paraná y el Monumento a la Bandera, para reclamar cambios en la política agropecuaria.

Miles de personas quedaron varadas en los accesos a esta ciudad, que fueron colapsados por la gran afluencia de gente. "El mensaje fue enviado, ahora queremos ver la respuesta", dijo a LA NACION el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías. Ese nuevo llamado debería llegar hoy, desde el Palacio de Hacienda, para hablar finalmente de retenciones o, como prefiere el Gobierno, de los mercados de futuros, tal como prometió a los dirigentes del agro el ministro de Economía, Carlos Fernández, el jueves pasado. Al cierre de esta edición se discutían el horario, el lugar y los interlocutores.

"Espero que mañana [por hoy] tengamos una solución y si no, el martes [por mañana] al mediodía vamos a decidir en asamblea cómo seguimos", advirtió el ruralista entrerriano Alfredo De Angeli, que abrió la lista de discursos, en nombre de los productores independientes.

Fue masiva la manifestación de los ruralistas frente al Monumento a la Bandera
Fue masiva la manifestación de los ruralistas frente al Monumento a la Bandera. Foto: Mario García

En efecto, si hoy no hay resultados, el campo endurecerá su reclamo. Los dirigentes del agro desconfían de que la administración Kirchner quiera efectivamente resolver el conflicto y ya tienen decidido un conjunto de acciones de protesta, entre ellas un tercer paro agropecuario, si no hay avances.

De Angeli fue el portador del mensaje más duro, el que esperan "las bases" que le pusieron el cuerpo al reclamo durante los paros en cortes de rutas, asambleas y tractorazos. "Esto es mucho para un gringo chacarero", dijo el líder de la Federación Agraria entrerriana al ver la multitud desde el escenario, montado sobre la avenida Estévez Boero, político santafecino fallecido al que se le cuestionaba su doble rol de "socialista y estanciero".

Ni en los más absurdos delirios de los últimos 75 días de protestas y negociaciones los ruralistas esperaban convocar a tanta gente. Una masa heterogénea reunió a vecinos de Rosario, chacareros de distintos tamaños procedentes de todo el país (pero sobre todo de la Pampa Gringa -Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba-), jóvenes de la Federación Agraria que pedían "reforma agraria ya", grandes productores con camperones de gamuza enrolados en alguna de los cientos de sociedades rurales que existen en el país, los piqueteros Raúl Castells y Juan Carlos Alderete -antiguo aliado de Luis D Elía- y hasta Darwina de Galicchio, una Abuela de Plaza de Mayo que adhirió al reclamo de los pequeños productores. La movilización terminó sin incidentes.

Los mensajes del campo empezaron antes de los discursos. Pampa Cruz, el payador habitual de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), gremio del líder de las 62 Organizaciones Peronistas, Gerónimo Venegas, le dedicó algunos de sus versos, espontáneos como críticos, a la presidenta Kirchner.

Como el Grito de Alcorta

El presidente de Coninagro, Fernando Gioino, comparó la concentración de ayer con la Revolución de Mayo y el Grito de Alcorta de 1912, la rebelión de arrendatarios que dio origen a la Federación Agraria.

"Esto de la tribuna me llegó de viejo", se excusó el presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, para justificar que leía su discurso. "Basta de despojo, de confrontación y del olvido de un país federal", se quejó el ruralista. "No somos golpistas", había dicho minutos antes.

Luego habló Llambías, que prácticamente ofreció un show a los manifestantes. "No es como dicen algunos por ahí, nosotros no somos la Unión Democrática como la pareja gobernante no son Perón y Evita", bramó el líder de CRA. No fue la única mención al peronismo. En otros párrafos se pidió una "patria libre, justa y soberana" y también hubo referencias a la normalización del Partido Justicialista (PJ).

Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria, cerró la lista de oradores con un discurso más político que sectorial. El ruralista sorprendió al sugerir el plebiscito -previsto en la Constitución de 1994- para conocer la opinión del electorado en temas de "política importante", aunque sin aclarar cuáles. Y advirtió: "Estamos preparados para tomar las decisiones que haya que tomar".

Además de la Presidenta y de su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner, los más cuestionados por la concurrencia fueron los gobernadores oficialistas, que recibieron desde la multitud un ensordecedor grito de "cagones, cagones" al que se sumaron los dirigentes desde el palco. Otro hit de la tarde fue: "El que no salta es un pingüino", que hizo mover a toda la asistencia, incluso al dialoguista Gioino.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas