Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El conflicto con el campo / Ofensiva oficialista y críticas opositoras

Contraataque de Kirchner: sumará al PJ a la pelea

Política

Recibirá hoy a la mesa chica del partido

Néstor Kirchner había conversado, la semana pasada, con algunos gobernadores y dirigentes peronistas de su confianza. Les había anunciado que quería juntar a los vicepresidentes y secretarios del Partido Justicialista (PJ) para poner en funcionamiento el aparato político más grande del país. Advertía, desde hace semanas, que la Casa Rosada necesitaba al peronismo encolumnado detrás de la Presidenta. Pero nadie esperaba que precipitara la convocatoria para hoy.

Ante el agravamiento del conflicto con el campo, Kirchner apuró para las 18, en la sede partidaria de Matheu 130, en la zona del Once, en la Capital, su primer encuentro formal con la mesa chica del partido. Son 27 dirigentes, incluidos gobernadores, sindicalistas, intendentes y legisladores.

El ex presidente buscará disciplinar al peronismo bajo un mensaje político uniforme. Fuentes del justicialismo confiaron a LA NACION que el jefe partidario bajará a la dirigencia del PJ el discurso oficial que de ahí en adelante se le escuchará al Gobierno en el conflicto con el agro.

Fue Kirchner, sin intermediarios, quien se ocupó de convocar a la mayoría de los dirigentes. Según indicaron en el partido, todos respondieron afirmativamente: los cinco vicepresidentes, los 21 secretarios y el apoderado, que tiene voz, pero no voto, de acuerdo con la carta orgánica del PJ.

Si, finalmente, concurren todos, habrá en la sede del partido dos ministros nacionales (Alberto Fernández y Julio De Vido), ocho gobernadores (Scioli, Capitanich, Urribarri, Urtubey, Gioja, Das Neves, Barrionuevo y Jorge); el jefe de la CGT, Hugo Moyano; el líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló; el presidente de la Federación de Municipios, Julio Pereyra, tres vicegobernadores y seis legisladores, entre otros. Más claro: será una fuerte representación del poder kirchnerista en todo el país.

Un desafío se le presentará a Kirchner en su búsqueda de alineamiento automático: algunos de los dirigentes que él eligió para que lo acompañen en el PJ pertenecen a provincias donde el peronismo no acata de manera lineal todas las órdenes del ex presidente. Algunos ejemplos: Salta, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos (ver aparte).

"El poder en cada provincia lo tienen los gobernadores, así que esto no debería plantearse como un inconveniente para Néstor. Está en los gobernadores organizar el apoyo de las provincias al Gobierno", consideró uno de los dirigentes que hoy participarán en la primera reunión peronista de la era Kirchner.

Un cambio de humor

Dirigentes de trato habitual con el nuevo jefe del peronismo explicaron que ciertas declaraciones de los dirigentes ruralistas, anteayer en Rosario, motivaron un cambio de humor en Kirchner, quien durante los últimos 10 días había aprobado el discurso dialoguista -y no más que el discurso- del Gobierno.

Hubo una frase y un concepto que lo irritaron anteayer: se molestó cuando el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, dijo que los Kirchner eran "un obstáculo para el desarrollo", y cuando escuchó el ultimátum del líder de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli. "Si no hay respuestas del Gobierno, el martes volvemos a tomar medidas", amenazó.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el diputado Carlos Kunkel fueron los seleccionados para exponer en los medios la bronca de su líder político. Utilizaron el método kirchnerista tradicional: un envío a una agencia de noticias y una comunicación con una radio. Nada más.

"Si dicen que el Gobierno es un obstáculo, no hay más interpretación que la de que quieren suprimir el Gobierno", dijo Kunkel a la agencia DyN. Se refería a la frase de Buzzi.

Alberto Fernández señaló a Radio 10: "El acto [del campo en Rosario] tuvo frases tremendas, de llamados al paro y de amenazas. No fue feliz. Lo que dijeron fue una enormidad". Sin mencionarlos, remitió a comentarios de Buzzi, De Angeli y Mario Llambías, el presidente de Confederaciones Rurales, que señaló, contra la opinión del Gobierno, que había crecido la cantidad de pobres en la Argentina.

Kirchner pretende que todo el peronismo -dirigencia del interior, sindicalistas, conurbano bonaerense, funcionarios y piqueteros- acompañe el rechazo a las protestas ruralistas, apuntale las medidas que estudia el Gobierno y se identifique con las posturas políticas de la Casa Rosada. El distanciamiento prolongado con el campo lo llevó a apurar la transmisión de estos conceptos.

Viviani, al frente de la CATT

  • La Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) consagrará hoy al taxista Omar Viviani como su secretario general, con la novedad de que la UTA (choferes de colectivos) no será de la partida, tras confirmarse su alejamiento. El de hoy será el tercer congreso sindical de la CATT, el cual reunirá a 86 delegados de 28 gremios y tiene como principal sostén al jefe de la CGT, el camionero Hugo Moyano. Asimismo, reúne a los dos gremios ferroviarios más importantes: José Pedraza (Unión Ferroviaria), aliado de "los Gordos", y Omar Maturano, que conduce La Fraternidad.
TEMAS DE HOYCristina KirchnerElecciones 2015Elisa CarrióLa muerte de la duquesa de AlbaSuperclásico