Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

San Telmo en ebullición

ADN Cultura

El arte contemporáneo se instaló en el barrio. Ahora nace el San Telmo Art District

 
 


Las callecitas de San Telmo tiene ese no sé qué, recorridas por infatigables turistas en busca del alma de Buenos Aires. Barrio dentro del casco histórico de la ciudad, San Telmo mantiene su identidad a través de los años. Paraíso de artistas, tangueros y bohemios, la zona conserva el encanto de lo viejo y de la historia. Su feria en la Plaza Dorrego atrajo a los anticuarios que consolidaron la zona como una suerte de Montmartre porteño. Ahora ha llegado otra fauna que también descubrió sus encantos: las galerías de arte contemporáneo. En los tres años últimos se abrieron varios espacios dedicados al arte reciente que conviven con las ferreterías, farmacias, almacenes y vecinos de siempre. Un poco por intuición, y porque hasta hace poco los alquileres eran más accesibles que en otras zonas de la cuidad como los distintos Palermos, estos galeristas apostaron por este barrio que vive ahora un cambio notable. Hostels, nuevos restaurantes, bares y tiendas de diseño se suman a la escena.

Podemos comenzar por la calle Venezuela que tiene dos de las galerías emblemáticas enfrentadas. Wussmann, Venezuela 570, está situada en una vieja casa restaurada con techos de doble altura. Conviven galería de arte al frente y casa de impresiones, papeles exquisitos y encuadernaciones atrás. Fundada por César Menegazzo Cané hace ya unos años, se dedica a mostrar artistas con trayectoria y otros no tanto. Esta vez es el turno del chileno Claudio Herrera que muestra paisajes imaginarios complejos en donde mezcla "dibujo y escritura, pincelada y mancha" al decir de Eduardo Stupía. En la vereda de enfrente, literalmente, abrió este año su galería Hernán Zabaleta, Venezuela 567, que cambió el tradicional circuito de la calle Arroyo por este más jugado y ganó en metros de exposición. Tiene amplias salas de exhibición y en el subsuelo una gran trastienda accesible al público que funciona como un lugar de encuentro, con un living para sentarse y quedarse contemplando. La iluminación y el montaje son impecables, puestas a punto por el mismo equipo del Malba. El miércoles 14 de mayo inauguró su segunda muestra con pinturas de gran formato de Sergio Bazán y fotografías de otro Herrera, Carlos. Las inauguraciones en Zabaleta Lab vienen con DJ y deliciosos vinos de Ernesto Catena, su socio en otra galería de fotografía en Palermo Viejo.

Isidro Miranda Casa Central, Estados Unidos 726, es otra galería imperdible del circuito. No se le ocurra preguntar por el señor Miranda porque no existe. Sus dueñas, Laura Messing y Marcela Mackinlay, eligieron este nom de guerre que funciona y tiene su música. Originalmente estaba en San Isidro, pero también abrió su sede de San Telmo en un edificio totalmente reciclado de tres pisos con amplias ventanas y un patio acogedor. Expone todos los años el Premio Platt y, el proyecto de este año es "El semillero": una sala dedicada a darle cabida a artistas emergentes. Expone ahora Sofía López Mañan una serie de cajas que tienen un agujero para espiar escenas de interiores con camas bastantes ambiguas y bellas. La muestra vigente es una colectiva de cuatro mujeres: Nora Aslan, Raquel Podestá, Laura Ortega y Karina El-Azem que trabajan con la estética del barroco, lo lleno y los materiales.

En las antípodas de estas galerías está Appetite, la galería de Daniela Luna en Chacabuco 551 que abrió dos muestras a todo vapor el viernes 23: Rosa Chancho y Victoria Colmegna. La de Colmegna es la presentación de la última escena de su película "Un estudio objetivo de los jóvenes masculinos y los signos del Zodíaco". Ubicada en un local en donde funcionaba una carnicería, todavía conserva la heladera/mostrador en la entrada con obras de arte dentro. La estética de Luna tiene que ver con un caos organizado y un estilo relajado que invita al visitante a pispiar. La trastienda, una marca registrada de Appetite, está adelante y a las muestras se llega atravesando cuadros, objetos, fotos, y un piano que toca solo. Sus artistas en general son jóvenes y el espacio se abre a la experimentación. Luna insiste en que "le interesa que los artistas intervengan, usen, en espacio" Abrió también un espacio en Nueva York el año pasado y el suyo es uno de los de mayor crecimiento en los últimos años. También tiene un local sobre la calle Venezuela, frente al Axel Hotel, que une arte, diseño y erotismo. "Tanto Deseo" es como un sex-shop artie que tiene también una sala de exhibiciones: expone ahora la obra de Kuki Benski, una artista que trabaja con imágenes de la cultura popular, los cómics y el anime a los que incorpora objetos, y aborda lo sexual desde el humor.

Sobre la calle Defensa al 700, pleno corazón del barrio, está 713 Arte Contemporáneo en la primer y segunda planta de un edificio de fines del XIX. Pisos de pino tea, paredes blancas y grandes habitaciones. Son 280 m² dedicados a jóvenes artistas "entre los 20 y los 30 y pico", y privilegian la fotografía, el video arte y las intervenciones. En la segunda planta tienen una sala de proyecciones y otras dedicadas al desarrollo de proyectos experimentales. Ahora Marcelo de la Fuente muestra una serie de fotografías, fotos de fotos, sobre fragmentos de cuerpos de mujeres maniatadas con múltiples alusiones a la violencia y a lo sexual.

Siguiendo por Defensa hasta la calle México, nos encontramos con la galería más nueva del circuito: Masottatorres, México 459, inaugurada a fines del 2007. Aquí llama la atención un detalle: todo lo que está colgado y mucha de la trastienda es pintura-pintura. Damián Masotta aclara que lo que más les interesa es mostrar pintores, por sobre fotografía o video. Y en esta muestra se nota: Guadalupe Fernández, María Ibáñez Lago y Gabriela Gutiérrez son tres pintoras que abordan la mirada hacia la naturaleza, el paisaje y lo orgánico con una factura cuidada y una mirada contemporánea. Organizan con cada una de las muestras un "café aleatorio" que es un encuentro entre el público y los artistas para discutir sobre las obras.

Todas estas galerías están pensadas para el intercambio de ideas entre artistas y público, con actividades que suman a las ya conocidas exhibiciones. Han unido sus voluntades y promueven un San Telmo Art Distric, un circuito organizado de muestras el 12 de junio a la tarde por primera vez. Han llegado a un acuerdo que beneficia a todos: los segundos miércoles de cada mes hay una inauguración en alguna de las galerías y todas mantienen los locales abiertos.

Hay más: la galería Decastelli arte en Chile 354, fundada hace ya 5 años por el artista Osvaldo Decastelli para mostrar y vender objetos relacionados con su obra. Desde hace un año invita a artistas para que expongan; ahora es el turno de Claudia Gherstenfeld. Y la galería Niundiasinunalinea en Defensa 1455 que promueve el dibujo y la idea es mostrar cada día un dibujo distinto de artistas de su staff: Tomás Fracchia, Omar Estela, Lux Linder, entre otros.

A esta movida se suman las tiendas de diseño: Materia Urbana en la esquina de Defensa y Chile, que ofrece objetos de diseño, joyas, indumentaria y obras de pequeño formato y Calma Chicha, que abrió también su sucursal en el barrio. .

TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo