Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Alimentación para pacientes hipertensos

Suplemento Salud

Por Máximo Ravenna y Alejandra Raichuni

Antes de dedicarnos a hablar de alimentación en pacientes hipertensos, vamos a decir que la principal causa de muerte en nuestro país, para los mayores de 45 años, son las enfermedades cardiovasculares, y la hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo de estas afecciones.

¿Cómo elaborar un plan de alimentación hiposódico? Por empezar, éste es el que contiene menos de 5 gramos de cloruro de sodio, menos de 2 gramos de sodio, y que se aplica en la terapia de enfermedades hipertensivas y para todo momento o enfermedad que evolucione con edema, independientemente de otras consideraciones.

En nuestro país, una alimentación normal o habitual contiene en promedio de 6 a 8 gramos de cloruro de sodio, y en algunos países, como Estados Unidos, se llega a consumir hasta 12 gramos en la cena.

Según las ultimas recomendaciones internacionales, el consumo diario no debe exceder los 6 gramos de cena.

La principal fuente de sodio es la sal común que se utiliza en la preparación de alimentos y en la mesa; la restricción de ésta va a depender de las limitaciones de sodio que nos indique el médico tratante.

Cabe destacar que no existe la dieta asódica, por lo que todos los alimentos contienen sodio en distintas cantidades. Por eso, el plan de alimentación debe ser personalizado, ya que cada paciente hipertenso llega al consultorio con la prescripción de su médico tratante; dicha prescripción, a su vez, dependerá de la patología, del momento o evolución de ésta, que no es la misma en todos los pacientes.

De todos modos, hay alimentos que van a estar muy restringidos debido al alto contenido en sodio.

Alimentos con alto o bajo contenido de sodio

Pan, manteca, quesos, fiambres, embutidos, margarinas, cubitos de caldo concentrado, aceitunas; encurtidos, como los pickles; mayonesa, salsa golf, ketchup, mostaza, salsa de soja; alimentos envasados, como los tomates en lata, atún al natural o frutas envasadas, todos estos son alimentos ricos en sodio.

En la farmacia se venden sales sin sodio, elaboradas con cloruro y fosfato de potasio, o con magnesio. Pero sólo deben indicarse en pacientes que no tengan compromiso hepático, y tengan una función renal conservada con buena diuresis, ya que estos componentes pueden empeorar el cuadro clínico.

Existe otro tipo de sales que se venden en supermercados, como las sales de apio, cebolla o ajo, que contienen sodio, además de las sales modificadas que contienen 1/3 de cloruro de sodio y 2/3 de cloruro de potasio; pero su uso indebido puede contribuir a aumentar el sodio de la dieta.

Lo más indicado es hacer preparar en la farmacia sellos o sobres con cantidades netas se cloruro de sodio de 0,5 o 1 gramo de sal si la cantidad de sodio de la dieta lo permite.

Estamos en condiciones de afirmar que para este tipo de patologías es imprescindible un tratamiento multidisciplinario, ya que son enfermedades crónicas que necesitan, además del médico tratante, cambiar de hábitos y conductas de vida, como reeducarse en su alimentación y desarrollar una actividad física adecuada a su enfermedad y adaptarlas a sus posibilidades.

La licenciada Alejandra Raichuni es coordinadora del Departamento de Nutrición del Centro Terapéutico Máximo Ravenna .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado Boudou procesadoSueños compartidos