Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Los líderes de hoy escuchan a los jóvenes"

Richard Carr, vicepresidente del directorio de Vistage, habló sobre los desafíos actuales de las pymes

Domingo 08 de junio de 2008
0

La valija a un costado del sillón indicaba el inminente vuelo que lo llevaría de regreso a su hogar de San Diego. Horas antes de terminar la corta visita en Buenos Aires, Richard Carr, ex gerente general y actual vicepresidente del directorio de Vistage, dialogó con LA NACION acerca de los retos que enfrentan los número uno de las medianas y pequeñas empresas.

Según dijo, el temor por la incertidumbre económica y la dificultad para hallar y mantener a la gente adecuada encabezan la lista de las preocupaciones. Y no sólo de los argentinos. Con larga experiencia, como miembro y luego como líder, en Vistage, organización que brinda coaching y capacitación a 15.000 CEO -la mayoría de pymes- de todo el mundo, Carr también habló sobre las demandas de las nuevas generaciones.

-¿Cuáles son los principales desafíos que afrontan los CEO?

-El miedo por la incertidumbre económica, tanto en la Argentina como en el resto del mundo. La incertidumbre por los precios del petróleo, los alimentos y, en general, de los costos y de lo tienen que cobrar los CEO para obtener rentabilidad. El segundo problema que existió siempre es el capital humano. Es un problema mundial contratar, retener, recompensar y desafiar a los talentos. Y, en tercer lugar, hoy también se advierte la incertidumbre sobre los gobiernos.

-El escenario actual, imagino, también debe presentar algún aspecto positivo.

- Lo bueno de este momento, más allá de la incertidumbre, es que según nuestro índice de confianza, con el que sondeamos cada tres meses entre nuestros miembros sus perspectivas macroeconómicas y de crecimiento de sus empresas, los CEO se mantienen optimistas sobre su propia facturación, sobre contratar a más gente y las perspectivas de crecimiento.A diferencia de las compañías más grandes que están despidiendo gente, nuestros miembros que representan el sector de las pymes están contratando gente y creciendo.

-Este crecimiento, ¿se observa en todo el mundo?

-Sí, y según nuestro índice local se advierte que en la Argentina sucede lo mismo. Así que pese a los problemas la gente es optimista respecto del futuro de sus empresas.

-¿Qué características se advierten en los líderes actualmente, teniendo en cuenta las demandas de las nuevas generaciones?

- Hoy se ve mucho menos el tipo de líder fuerte, dominante, de comandar y controlar. Se ve mucho más al líder que colabora, que incluye a la generación más joven en las decisiones del negocio. Los líderes de hoy escuchan a los jóvenes. Esa es la gran diferencia.

-¿Qué les sugiere para atraer y retener, justamente, a los más jóvenes?

-La Generación X y la Y es gente que quiere sentir que tiene autoridad, responsabilidad, poder y que va a ser parte del futuro del negocio. Y eso resulta difícil de comprender para alguien mayor. Entonces, una de las cosas que nosotros intentamos es que la gente mayor entienda que no puede contratar ni retener a estas generaciones si no es capaz de trabajar de esta manera más inclusiva.

-Pese al avance femenino en el mundo laboral, aún son pocas las mujeres que llegan a ser número uno en las grandes empresa. ¿Sucede lo mismo en las pymes?

-Nosotros tenemos 15.000 miembros en todo el mundo y el 18% son mujeres. En la Argentina, el 11% de los 250 miembros son mujeres. Y la tendencia está creciendo.

-¿Qué diferencia al liderazgo femenino del masculino?

-Por definición, las mujeres son más compasivas que los varones. Y según mi experiencia son capaces de tener más foco que los varones. Por otro lado, tras haber visto a muchísimas mujeres manejando empresas, también tienen más problemas en balancear la vida profesional y personal que los varones.Como el manejo de empresas por parte de las mujeres es aún relativamente nuevo creo que quizá tienen más que probarle al resto de la gente.

-En la Argentina muchas de las pymes son familiares. ¿Cuáles son las dificultades más habituales de los CEO que deben dirigir a la familia?

-Las diferencias de una generación y otra. La predisposición a tomar riesgos, a ser diferente, a crecer, y el desafío de pasar el control de la empresa de una primera generación a otra. La mayoría de nuestros miembros está en esa categoría. Y la enorme ventaja del CEO de una empresa familiar al entrar en un grupo Vistage es que es el único espacio donde obtiene consejos totalmente imparciales y objetivos. Además, se da cuenta de que lo que le pasa con el padre o el hijo les pasa a todos. Y tiene la oportunidad de generar ideas más creativas para resolver sus desafíos y crecer.

-El tiempo suele ser un bien escaso para quienes dirigen su propia empresa, ¿qué recomendación puede darles para mejorar el equilibrio entre la vida laboral y personal?

-Que ingresen en Vistage ( se ríe ). Hablando en serio, nosotros les enseñamos a los número uno cómo alcanzar mejores resultados con menor estrés y mayor calidad de vida.

-¿Cómo es la metodología que aplican?

-Los CEO se reúnen un día entero todos los meses con un grupo de pares -de empresas que no compiten entre sí ni tienen relación de proveedor cliente-, que funciona como un consejo asesor informal. Entonces, lo que se genera es una retroalimentación muy abierta. Uno plantea un tema y obtiene la mirada de los otros que están en la misma posición manejando empresas. A su vez, cada miembro se reúne con un líder de su grupo una vez por mes en una reunión de coaching.

-¿Existe algún contacto con miembros de la organización en otros países?

-Ciertamente. Una pata muy fuerte es la conectividad con el resto de los 15.000 miembros en el mundo. Con lo cual alguien que tiene un desafío acá lo puede plantear a la red y recibir las ideas y los aportes de los otros. También tenemos conferencias internacionales para que los miembros se conecten más allá de sus propios grupos.

Hoja de vida

RICHARD CARR nacido en Estados Unidos, es egresado de la Academia Militar de West Point. Tras seis años en las fuerzas armadas de su país, fundó y dirigió dos empresas industriales que vendió hace 20 años. Desde entonces trabaja en Vistage, donde había ingresado como miembro en 1977, y fue el número uno de la organización por varios años.

Con tres hijas y seis nietos, y casado desde hace 43 años con Gail, vive en San Diego, California, donde le gusta jugar al golf. También es entusiasta del esquí, de las caminatas. Y de la lectura. Sus favoritas: las novelas históricas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas