Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los trastornos digestivos afectan a seis de cada diez argentinos

Son más frecuentes entre las mujeres; se pueden resolver con cambios alimentarios

Lunes 16 de junio de 2008
0

Seis de cada diez argentinos padecen algún trastorno digestivo funcional, como el síndrome de intestino irritable, la constipación o el tránsito intestinal lento, entre los más frecuentes.

La cifra surge del denominado Mapa de Trastornos Digestivos, que fue elaborado por la Organización Mundial de Gastroenterología (SGO, por sus siglas en inglés) y la empresa Danone, con la ayuda de las sociedades científicas de 142 naciones, incluida la Sociedad Argentina de Gastroenterología (SAGE).

"A pesar de la escasa gravedad y del buen pronóstico habitual de los trastornos funcionales del intestino, su impacto sobre la calidad de vida es tan alto como en las enfermedades orgánicas, ya que el grado de preocupación y de ansiedad que generan hace que los mismos pacientes les den mucha importancia", comentó a LA NACION el doctor Juan Andrés De Paula, ex presidente de la SAGE.

Tal es así que en el nivel global los trastornos funcionales del intestino representan el 12% de las consultas de los centros de atención primaria de la salud, según el informe elaborado por la SGO.

En la Argentina, en cambio, la prevalencia de estos trastornos (62%) es levemente superior al promedio global (55%) y se expresa en mayor medida entre las mujeres (71%).

"Las manifestaciones más frecuentes [de los trastornos digestivos funcionales], como el tránsito lento, la pesadez, la hinchazón, la diarrea funcional y la acidez repercuten en la calidad de vida y generan malestares, pero son condiciones prevenibles y absolutamente tratables si las personas adoptan dietas más sanas y realizan consultas con los especialistas", afirmó el doctor Ricardo Mastai, presidente de la SAGE.

"Es importante promover conductas y hábitos que tiendan a mejorar el estilo de vida, como mantener una alimentación baja en grasas saturadas, pobre en hidratos de carbono y rica en fibras vegetales -agregó el doctor De Paula-. También hay que asegurar un tiempo para el esparcimiento, promover la resolución de las dificultades emocionales, ya que la intensidad de los síntomas depende en mayor o menor medida del estrés emocional, y realizar ejercicio físico."

Problemas de software

Los llamados trastornos digestivos funcionales incluyen un grupo de alteraciones del funcionamiento gastrointestinal que se manifiestan en ausencia de lesión o de daño estructural. O, en otras palabras, en ausencia de enfermedad orgánica demostrable.

"Son problemas que tienen que ver más con el software que con el hardware, suelo decirles a mis pacientes", comentó De Paula para tratar de establecer un paralelismo entre el aparato digestivo y una computadora.

Los síntomas, de todos modos, son reales. "Es difícil comprender que existan síntomas sin daño orgánico -dijo De Paula-. Pero hoy se sabe que la mayoría de los trastornos digestivos funcionales tienen detrás una alteración de la sensibilidad funcional."

Esta hipersensibilidad visceral, que subyace a trastornos como el síndrome de intestino irritable, la constipación funcional u otros desórdenes funcionales no específicos, "es la cualidad de algunas personas en las que ante pequeños estímulos se producen grandes señales de dolor en el sistema nervioso. Conocer la existencia de esta hipersensibilidad nos ha permitido dar respuestas más coherentes a los pacientes".

En muchos casos, la clave del tratamiento pasa por una modificación de la alimentación de cada paciente. Así ocurre, por ejemplo, con los siguientes trastornos:

Síndrome de intestino irritable: mejora significativamente al reducir la ingesta de vegetales (como los de hoja, las crucíferas, las legumbres y los cítricos), de leche y picantes, y al incorporar fibras no irritantes.

Sensación de distensión abdominal y digestión lenta: suele mejorar al excluir de la dieta alimentos con alta concentración calórica, ricos en grasas o azúcares concentrados.

Constipación: frecuentemente mejora con la incorporación de fibras dietarias de origen vegetal.

Dado que el estrés emocional está vinculado con la intensidad de los síntomas, el doctor De Paula concluyó que "a veces basta con darle al paciente una explicación coherente de lo que le sucede para aliviarlos".

Diez consejos clave

Coma con más frecuencia y menor cantidad en cada comida, sin aumentar la ingesta total de calorías. Es preferible comer menor cantidad 5 veces al día que 2 o 3 comidas abundantes.

Incluya fibra en su dieta. Coma 5 porciones de frutas y verduras al día. Aumente su consumo diario de cereales y legumbres.

Aumente su consumo de pescado (entre 3 y 5 veces días por semana).

Reduzca el consumo de comidas ricas en grasas y frituras.

Consuma alimentos lácteos con fermentos, especialmente probióticos.n Intente consumir carnes con menor contenido graso (pollo, pavo, conejo o cortes magros de vaca, cerdo o cordero).

Aumente el consumo de agua (2 litros diarios) y reduzca el de bebidas con cafeína, alcohólicas o azucaradas.

Tómese su tiempo para comer y masticar bien la comida.

Lleve un estilo de vida saludable. Incluya el hábito de ejercitar regularmente y no fumar.

Mantenga un índice de masa corporal saludable. Las personas con problemas de obesidad suelen sufrir más desórdenes digestivos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas