Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reclamo de la Iglesia por la educación sexual

Objetó los contenidos que se enseñarán

Jueves 19 de junio de 2008

La Iglesia cuestionó con firmeza los lineamientos que obligan a enseñar en las aulas los métodos anticonceptivos, entre otras pautas de educación sexual, y advirtió que ese carácter obligatorio "no deja margen de acción a los padres para objetar aquellos contenidos que pudiesen atentar contra sus convicciones religiosas y morales".

El pronunciamiento de la Comisión de Educación Católica del Episcopado, integrada por seis obispos y presidida por monseñor Guillermo Garlatti, cuestiona que se enfatice "el uso único y obligatorio de elementos de prevención para evitar el contagio del virus del sida que además de ser moralmente objetables han producido resultados negativos e insuficientes en todo el mundo".

Los obispos se refirieron, así, a una de las instrucciones más controvertidas de los lineamientos curriculares para la educación sexual integral, que obliga a todas las escuelas secundarias, públicas y privadas, a enseñar "todos los métodos anticonceptivos y de regulación de la fecundidad asistida" y establece que se debe enseñar que "el preservativo es el único método existente para prevenir el virus del sida".

Las críticas

Al fijar su postura en una declaración, la Iglesia sostuvo que participó activamente, con sugerencias, críticas y aportes, en el proceso de elaboración de los lineamientos, pero que muchas de esas propuestas no fueron incluidas en el documento final, al tiempo que otras "han quedado desdibujadas".

Entre otras objeciones, los obispos señalan que la resolución "omite el ordenamiento de la sexualidad humana al amor" y "soslaya la concepción del matrimonio como una opción de vida". También se omite "el rol de la familia como agente natural y primario de la educación de sus hijos y sus consecuentes derechos, reconocidos en la Constitución y en la ley de educación nacional".

La Iglesia percibe, además, un sobredimensionamiento del "modelo biológico-higienista, al proponer como eje prioritario la promoción de la salud en general y reproductiva en particular".

Lamentan los obispos que se presente "como derecho fundamental de niños y adolescentes el acceso a los métodos anticonceptivos" y que se prevean "aprendizajes para que los menores hagan exigible ese derecho". Señalan que "tal derecho se inscribe en el marco del ejercicio de los derechos y obligaciones que hacen a la patria potestad, tal como lo prescribe la ley de salud sexual y procreación responsable".

Respecto de la enseñanza del uso del preservativo como "único método existente para prevenir el sida, los obispos advierten que se omite por completo la educación en la abstinencia y en la fidelidad mutua como conductas preventivas del contagio del virus, a pesar de que en la actualidad tienen prioridad para los más destacados especialistas médicos".

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.