Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Potenciar las comunidades rurales

Un programa de la Fundación Los Grobo financia proyectos dirigidos a mejorar el turismo, la salud y los microemprendimientos, entre otros

Sábado 21 de junio de 2008
0

Algunos años atrás todas las personas entrevistadas para esta nota soñaban con mejorar la calidad de vida y el bienestar de su comunidad. Hoy, ese sueño comienza a proyectarse gracias a la ayuda de La Fundación Emprendimientos Rurales Los Grobo, que junto con la Fundación LA NACION, Banco Galicia, BASF Argentina, Editorial Troquel, El Tejar, Fundación Acindar, Fundación Navarro Viola, Monsanto y Universidad de San Andrés puso en marcha el Programa Potenciar, que convoca a comunidades rurales a participar de este emprendimiento, con objeto de realizar un proyecto comunitario.

Este programa moviliza un fondo de 200.000 pesos y el propósito es financiar y acompañar iniciativas generadas por redes de instituciones, en comunidades menores a 30.000 habitantes de la provincia de Buenos Aires. En la convocatoria de este año fueron seleccionados seis proyectos de diferentes localidades: Mechita como Polo Artístico, Cultural y Turístico; el Taller de costura y tejido San Francisco; Para Llegar a Todos; Aprender a Elegir; Senderos y Consultorio del Niño Sano.

Marcela Bell y Mariana Monsegur son las coordinadoras del Taller de costura y tejido San Francisco en la localidad de Saladillo junto a Cáritas. "Nos enteramos del programa a través de un amigo. Hace tres años que estamos trabajando en el barrio y un año y medio con madres de familia. Antes de iniciar el proyecto, les brindábamos a las madres un espacio y de esas charlas surgió la idea de hacer un taller de costura en el que vamos a hacer joggins y buzos, que es lo que siempre se necesita y lo que ellas iban a buscar a Cáritas y nunca había", cuenta Marcela.

Las madres atentas en Carlos Tejedor
Las madres atentas en Carlos Tejedor. Foto: gentileza Los Grobo

Hoy son 16 madres las que trabajan y colaboran entre ellas porque saben que el taller es su única salida laboral. "Creemos que parte del proyecto es hacerles adquirir a ellas y a sus hijos esta conciencia de que yo me gano el trabajo con mis manos. Tanto es así que la marca de nuestro taller fue elegida por ellas y se llama Nuestras Manos", dice Marcela, y a su vez Mariana agrega: "Si Dios quiere, luego de dos años nuestro objetivo es formar una cooperativa de trabajo, que sería la primera experiencia laboral de estas señoras y del barrio".

En Olivera, un pueblo rural de la localidad de Luján, está la Fundación El Remo, presidida por Pablo Lugones. El proyecto que encabeza toda la comunidad de Olivera es algo más que sólo turismo. "En 2000 nace la fundación porque hacía falta un jardín maternal. Ahí empezamos a enterarnos de toda la problemática del pueblo y vimos que la parte de turismo era débil, que era más contemplativo que activo. Entonces se nos ocurrió presentar el proyecto integral del paseo de la Rivera que llamamos Senderos", cuenta Pablo.

A la iniciativa del paseo de la Rivera se le sumó la idea de revalorizar los frentes históricos de casas de 1935 y se decidió hacer un proyecto integral. "Acordamos que las 15 casas con frentes históricos diseñaran una ruta que llega hasta el río y de ahí se une todo el paseo de la Rivera. Como la fundación es un frente histórico y es el final del recorrido, aquí se van a vender las postales y las artesanías referentes a la esencia del proyecto", afirma Pablo.

El Consultorio del Niño Sano, que funciona en la localidad de Carlos Tejedor, fue otro de los proyectos seleccionados. "Es una institución educativa en la cual atendemos a niños hasta los 3 años en dos líneas fundamentales: la prevención y la concientización de la población en el cuidado de la primera infancia y el protagonismo de la población en esa tarea", dice María Ester Curutchet, coordinadora del consultorio. Y agrega: "No sólo nos otorgan un recurso económico que nos permite traer médicos de afuera, sino que es muy importante el apoyo técnico que recibimos de todas las fundaciones que integran el programa".

Sí, se puede

Al preguntarles a los beneficiarios qué les significó haber sido seleccionados, concluyen que lo importante no es sólo el dinero, sino que con este programa se beneficia toda la comunidad.

"Nosotras en el taller somos testigos y acompañantes de este proceso, porque las que lideran el proyecto son las señoras. No son las mismas madres al principio que ahora, y eso lo ves en su presencia física, en su estado de ánimo, en lo que refleja su mirada, su alegría", dice una de las coordinadoras del taller Nuestras Manos.

Por su parte, María Ester Curtchet cuenta que la gente reconoce siempre el esfuerzo que ellos hacen en el consultorio, "porque nuestro principal objetivo es lograr un cambio de conducta, queremos que la familia sea la protagonista en la crianza del chico".

Pablo Lugones comenta que para Olivera este proyecto va a ser un antes y un después. "Con esto nos beneficiamos todos, les mandamos un mensaje a los vecinos de que se puede, que organizándose es posible soñar; es decir que Olivera también existe."

Contacto

Fundación Emprendimientos Rurales Los Grobo 02395-450995 www.losgrobo.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas