Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Distinguieron en Amsterdam al porteño Puente de la Mujer

El diseño de Santiago Calatrava se alzó con el premio Prix d´Excellence 2008

SEGUIR
LA NACION
Viernes 27 de junio de 2008
0

Encomiado por turistas y convertido en ícono arquitectónico de Puerto Madero por su refinamiento y sensualidad estructurales, el Puente de la Mujer -esa "arpa" asimétrica y colgante de metal, madera y hormigón blanco, erguida sobre el espejo de agua del Dique 3- fue distinguido en Amsterdam con el premio Prix d Excellence 2008 en la categoría Sector Público.

El reconocimiento, otorgado por Fiabci (la Federación Internacional de Bienes Raíces, una prestigiosa red global que agrupa a los profesionales del sector de la construcción e inmobiliario), destaca la trascendencia y el diseño de la infraestructura urbanística en todo el globo.

Para el caso del puente peatonal y giratorio proyectado por Santiago Calatrava, el ingeniero, arquitecto y artista plástico valenciano, radicado en Zurich, el portento ya se había alzado con otro galardón de la filial argentina de Fiabci, lo que le permitió competir por el codiciado premio mayor.

Vista del Puente de la Mujer, el cruce peatonal diseñado por Calatrava e inaugurado en diciembre de 2001, en Puerto Madero
Vista del Puente de la Mujer, el cruce peatonal diseñado por Calatrava e inaugurado en diciembre de 2001, en Puerto Madero. Foto: Soledad Aznarez

La distinción se presentó en un acto en el hotel Hilton, en el que se evocó al otro factótum del puente, el ex empresario de medios y developer, ya fallecido, Alberto L. González. En 2001, meses antes de su muerte, González, quien fue dueño de Grupo Madero Este, donó la obra a la ciudad como gesto de gratitud al barrio donde se erigieron sus desarrollos inmobiliarios (el hotel Hilton y otros cuatro edificios de oficinas, entre otras iniciativas).

Unico en América latina

Realizado íntegramente en la ciudad vasca de Bilbao y trasladado por partes en barco hasta Buenos Aires, el Puente de la Mujer , que costó US$ 10 millones, es el único diseño de Calatrava en América latina, la primera de sus obras giratorias y su diseño es similar al Puente Alamillo, en Sevilla, y al Sundial Bridge, en Turtle Bay, California.

Obra de autor, que evoca de manera abstracta a una pareja que baila el tango como símbolo de la ciudad, tiene 160 metros de largo por seis de ancho, pesa 800 toneladas y su mástil metálico se eleva 39 metros hacia el cielo como guía para sus tensores de acero.

Impactante desde diversos puntos de vista, por su altura y monumentalidad, esta obra iluminada por las noches se hace visible para los porteños desde las avenidas Leandro N. Alem y Paseo Colón. Construido en 12 meses, el puente permite el cruce peatonal de 120 personas por minuto y fue pensado para unir los sectores este y oeste de Puerto Madero.

La particularidad de la obra, compuesta por tres tramos, dos de ellos fijos en sendos extremos del dique, es el brazo móvil que gira hasta 90 grados para permitir el paso de embarcaciones de gran calado. Son sus 20 motores eléctricos, dispuestos en el interior de un pilar principal, los propulsores de un mecanismo complejo, que se acciona por medio de una computadora ubicada bajo la plaza Holanda.

Ver el puente "desmembrarse" en tres partes, en tan sólo dos minutos, es un espectáculo urbano deslumbrante que, sin embargo, hace tiempo no disfrutan los porteños.

La corporación Antiguo Puerto Madero (con participación de los Estados porteño y nacional) es la responsable del mantenimiento que muchos vecinos juzgan insuficiente y que, en diciembre próximo, recaerá totalmente en el gobierno de la ciudad, luego de haber sido solventado por cinco años por el Grupo Madero Este. Una recorrida muestra que al puente le faltan tornillos en sus tablas de madera del piso y que tiene las luminarias sucias y defectuosas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas