Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aclara el Vaticano: el Papa no usa zapatos Prada

Lo afirmó el diario de la Santa Sede

Viernes 27 de junio de 2008
0

ROMA (De nuestra corresponsal).- El Papa no viste Prada. O, mejor dicho, los famosos mocasines rojos que suele usar Benedicto XVI, de 81 años, no son de Prada. El anuncio fue hecho nada menos que por L Osservatore Romano , que en su edición de ayer les dedicó una nota a las vestimentas litúrgicas del Pontífice.

Curiosamente firmado por un periodista llamado "Juan Manuel de Prada", el diario de la Santa Sede aseguró que es falsa la leyenda que hace unos años indicó que los mocasines de cuero rojo que usa el Papa alemán son de la famosa marca de Milán.

Los mocasines rojos pontificios, de hecho, los hace un artesano de Novara (norte de Italia) que se llama Adriano Stefanelli, según reveló el Corriere della Sera .

"La banalidad contemporánea ni siquiera se dio cuenta de que el color rojo [de los mocasines] encierra un nítido significado de martirio, así como no entendió que estas voces eran incongruentes con el hombre simple y sobrio que, en el día de su elección al papado, mostró a los fieles atestados en la plaza de San Pedro y a todo el mundo las mangas de una modesta camiseta negra", escribió el diario de la Santa Sede.

El mismo artículo recordó que hace un tiempo la revista norteamericana Esquire , en su número anual sobre las personas más elegantes, indicó a Benedicto XVI como el hombre que mejor elige sus accesorios de vestir. L Osservatore criticó semejante decisión, que tachó de "frivolidad característica de una época que tiende a banalizar lo que no comprende".

Para el diario vaticano, en efecto, si Benedicto XVI terminó en aquella publicación fue porque causó gran impacto mediático su decisión de sacar del arcón vestimentas antiguas como el "camauro" (el gorro invernal de terciopelo rojo, bordado de armiño), o el "saturno" (ese sombrero de ala ancha, también rojo, que suele usar en estos días de sol impiadoso), ropajes de "arraigada tradición papal".

L Osservatore Romano también reconoció, sin embargo, que estas "inoportunas frivolidades" ocultaron, vaya paradoja, algo de verdad. "Y la verdad es que en Benedicto XVI existe una profunda preocupación por el vestuario, pero una preocupación de naturaleza muy distinta."

"En la atención en la liturgia debemos enmarcar la importancia -visible por cualquier persona no atontada por la frivolidad- que Benedicto XVI atribuye a los paramentos y, en modo particular, a los ornamentos litúrgicos", subrayó el periódico. Porque el Papa, en suma, "no viste Prada, sino Cristo".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas