Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Informe de una Red Iberoamericana

El país invierte $ 35 por persona en ciencia

Información general

La Argentina invierte 35,3 dólares por habitante en investigación científica, un monto superior al promedio de 22 dólares que se destina en América latina, pero 25 veces inferior al de los Estados Unidos, donde la inversión alcanza los 826,9 dólares por persona.

La diferencia se constata también si se toma como parámetro el gasto en ciencia y tecnología en relación con el producto bruto interno (PBI): mientras en la Argentina la inversión de 1263 millones de pesos en tareas de investigación y desarrollo experimental, de recursos tanto oficiales como privados, representa el 0,42% del PBI, la proporción asciende al 2,61% en los Estados Unidos, donde se destinan 220.617 millones de dólares.

Los datos están contenidos en un informe elaborado por la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología y cobran actualidad ante el creciente debate suscitado por el proyecto del Gobierno, que está decidido a aplicar evaluaciones rigurosas a los investigadores científicos.

Como informó ayer La Nación , una comisión interministerial, en la que participará el secretario de Tecnología, Ciencia e Innovación Productiva, Dante Caputo, definirá las prioridades para la investigación y los mecanismos para el financiamiento del sector.

La Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología fue constituida a fines de 1994 para promover el desarrollo de instrumentos que permitan medir y analizar el estado de la ciencia en la región. Se puso en marcha en Quito, en abril de 1995, y trabaja en forma coordinada con la Organización de Estados Americanos (OEA).

En nuestro país está coordinada por el investigador Mario Albornoz, el científico que dirigió en la última campaña electoral el programa de la Alianza para el área de ciencia y que renunció por disidencias con el actual titular de la secretaría, el ex canciller Dante Caputo.

Los indicadores reflejan los recursos económicos destinados en cada país a las actividades científicas y tecnológicas, que comprenden las relacionadas con la producción, promoción, difusión y aplicación de los conocimientos en todos los campos de la ciencia y la tecnología.

Esas actividades incluyen la investigación científica y el desarrollo experimental, la enseñanza y la formación científica y técnica, así como los servicios científicos y técnicos.

La inversión medida en relación con el PBI ubica a la Argentina (0,42%) por debajo del promedio de América latina (0,52%).

A los Estados Unidos (2,61%) le siguen Canadá (1,61), Costa Rica (1,13), España (0,89), Cuba (0,86), Brasil (0,76), Portugal (0,68) y Chile (0,62), siempre tomando como base los fondos destinados a la investigación y el desarrollo experimental.

En el gasto en ciencia y tecnología por habitante, una variable independiente de consideraciones económicas generales, la Argentina forma un grupo homogéneo con Brasil, Costa Rica y Chile, que invierten en investigación y desarrollo experimental entre 30 y 35 dólares por habitante. En este rubro, el monto crece a 826,9 dólares en los Estados Unidos, 410 en España y 93,8 en Portugal.

Inversión por investigador

La inversión promedio en América latina es de 75.000 dólares por investigador, tomando como base los que trabajan en jornada completa.

En la Argentina el índice es de 45.200 dólares por científico y en Brasil, de 108.000 dólares. En este indicador, nuestro país está por debajo de Chile (57.800), El Salvador (50.000), Colombia (49.700) y México (45.500).

El 42,8% de los recursos asignados al área científica en la Argentina es financiado por el Gobierno. El 27,4% proviene de las empresas y el 24,5%, de la educación superior. Las organizaciones privadas sin fines de lucro aportan el 2,2% de los fondos.

La realidad es distinta en los Estados Unidos, donde el gobierno financia el 30,2% de los recursos y las empresas aportan el 65,1 por ciento. En América latina, el Estado es la principal fuente de financiamiento de las actividades de investigación y desarrollo experimental. En sólo dos países -Brasil y Venezuela- las empresas financian más de un tercio de la actividad, aunque en ambos casos una parte importante del financiamiento corresponde a empresas estatales.

El estudio revela que en nuestro país hay 58.034 personas que trabajan en el área de la ciencia y la tecnología, de las cuales 41.717 son investigadores. Tomando como base el tiempo que cada uno dedica a la investigación se estima que hay 27.937 investigadores de jornada completa.

En ese esquema, el número de investigadores en América latina asciende a 123.000. Los Estados Unidos tienen 987.700 investigadores de jornada completa, cifra ocho veces superior a la de toda América latina.

Casi dos tercios de los investigadores latinoamericanos se encuentran en Brasil (50.000) y en la Argentina (27.900), a los que sigue México (20.000).

El análisis revela que la participación de la mujer en las actividades de investigación es minoritaria en América latina. Si bien en la Argentina representa el 41,4% de los investigadores, el índice desciende al 38,6% en Brasil y al 18% en El Salvador. .

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico