Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Presión del agro en una semana clave

Llambías, de CRA, advirtió que si el Congreso vota el proyecto de retenciones como lo envió el Gobierno "el conflicto sigue"

Lunes 30 de junio de 2008
0

A las puertas de una semana crucial de definiciones en la Cámara de Diputados, el presidente de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Mario Llambías, advirtió ayer que el enfrentamiento se agudizará si los diputados oficialistas responden al reclamo del ex presidente.

Esta semana el oficialismo de la Cámara baja espera avanzar con un dictamen de las comisiones de Agricultura y de Presupuesto y Hacienda. Luego buscará tratar la iniciativa en el recinto. Pero aún no está claro qué proyecto de ley finalmente se discutirá, y desde el campo ya hay fuertes presiones para que se modifique la iniciativa enviada por la Casa Rosada al Parlamento.

"Si se vota el acuerdo del capricho y la intolerancia del ex presidente de la Nación y actual presidente del PJ [Néstor Kirchner], evidentemente el conflicto sigue, y no sólo será el campo [el que volverá a protestar], sino otros sectores, que ven que con prepotencia se quiere manejar el destino del país", sentenció Llambías.

Las palabras del dirigente de una de las cuatro entidades ruralistas enfrentadas con el Gobierno se producen al comienzo de una semana que será decisiva para saber si el conflicto se agudiza o si las fuerzas políticas con representación en la Cámara baja alcanzan un consenso que permita destrabar la pelea en torno a las retenciones agropecuarias.

Por lo pronto, hoy volverá a reunirse el plenario de las comisiones de Agricultura y de Presupuesto y Hacienda. El encuentro está citado para las 17.30 y será exclusivo para legisladores. Agotada la semana pasada la ronda de consultas a ruralistas, funcionarios del Gobierno y especialistas, esta tarde comenzará a definirse cómo quedará el proyecto remitido por el Poder Ejecutivo.

En el oficialismo insisten en que introducirán cambios al proyecto con el objetivo de compensar a pequeños y medianos productores (de lo que se informa por separado).

En otras palabras, la orden de Kirchner de mantener intocable el actual esquema de retenciones móviles (consagrada en la resolución 125 del Ministerio de Economía y sus modificatorias), sigue en pie.

Esta postura es la que cuestionó ayer Llambías y la que, por el momento, mantiene al kirchnerismo en estado de alerta para tratar de conseguir los votos que le permitan aprobar la iniciativa de acuerdo con los deseos de la Casa Rosada.

"No puede ser que una persona pretenda sojuzgar a todo un pueblo, empezando por sus representantes en Diputados o en el Poder Judicial, o el Poder Ejecutivo, que actúa a su antojo", afirmó el presidente de CRA sobre Kirchner.

La presión de los ruralistas sobre el Congreso continuará hoy, según anticipó Enrique Santos, presidente de la Sociedad Rural de Resistencia, quien precisó que se reunirán con los diputados y senadores nacionales de la provincia y advirtió que "si se aprueba el proyecto del Poder Ejecutivo sin modificaciones, va a ser un desastre". "No sé lo que puede pasar", manifestó.

Desconfianza

Con respecto a las posibles compensaciones que propondría el oficialismo Santos la miró con desconfianza, porque exigen a los productores requisitos, amén de que muchos no han cobrado planes anteriores.

Santos también planteó sus dudas sobre el proyecto alternativo que viene fogoneando el peronista bonaerense, Felipe Solá, al afirmar que las retenciones al 40% tampoco serían rentables para los agricultores del noreste. Lo mismo expresó Máximo Deym, de los autoconvocados de Río Cuarto. "Con el precio actual de la soja, retenciones al 40% -como propone Felipe Solá-, no es un proyecto viable, sobre todo para los que alquilan porque la rentabilidad es bajísima", sostuvo el productor.

El reclamo del campo es volver al 11 de marzo, cuando las retenciones estaban en el 35%, a partir de la suspensión o derogación de la resolución 125. "No podemos aceptar más de 35%, porque una tasa por encima de ese porcentaje haría pedazos a los productores de zonas marginales y chicos y se volvería a desencadenar el conflicto", dijo uno de los integrantes de la Comisión de Enlace.

Esta es una postura que el Gobierno no está dispuesta a aceptar. "La orden es que la [resolución] 125 no se toca; por eso se trabaja en compensaciones de otro tipo", ratificó ayer una fuente oficialista de la Cámara baja.

La suerte del conflicto comenzará a definirse mañana, cuando el bloque kirchnerista de diputados se reúna y su titular, Agustín Rossi, sepa con cuántos votos contará para cumplir con la orden del Gobierno. Si las cifras le cierran, todo indica que buscará aprobar el proyecto cuanto antes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas