Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bergoglio: en el país hay esclavos

Habló detalleres clandestinos, los cartoneros y la prostitución

Miércoles 02 de julio de 2008
0

Nuestro país alberga tratantes de esclavos. Aquí hay hombres y mujeres que compran y venden personas. En la escuela enseñan que la Asamblea de 1813 abolió la esclavitud, pero "ésos son todos cuentos chinos". Esas sentencias, denunciadas anoche por el cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, resonaron en el templo de Nuestra Señora Madre de los Emigrantes, de La Boca.

Lo escuchaban unas 700 personas, que representaban a trabajadores migrantes, cartoneros, costureros y mujeres prostitutas pertenecientes al centro comunitario La Alameda, de Parque Avellaneda, y otras organizaciones sociales.

Bergoglio aprovechó el aniversario de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migrantes y de sus Familias para volver a levantar su voz en favor de estas personas, a las que, dijo, "hay que mirar".

El cardenal y presidente del Episcopado presidió la misa poco después de haber sido recibido por el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, junto con el resto de la comisión ejecutiva del organismo eclesiástico.

En la misa, Bergoglio pidió "mirar lo que pasa", pero no con una "mirada social o meramente política, sino mirar con Dios, que llora con los que ya no tienen lágrimas". A los cristianos les advirtió que Jesús pide: "Mirame a mí en cada uno de los migrantes"

Recordó que hace pocos días se difundió el caso de un hombre que cruzaba en balsa desde Paraguay hasta la Argentina a seis chicas, menores, bajo engaño de encontrar aquí trabajo y prosperidad.

"¡Cuántos talleres, cuántos prostíbulos, cuánta cosa que huele -y es- esclavitud!", exclamó el arzobispo, que comparó la actual situación con el maltrato propiciado por los egipcios a los judíos relatado en el Antiguo Testamento.

"Cuento chino"

"Uno estaría tentado de decir que son cosas de la barbarie antigua, cosas que no pasan más. Pero se olvida de que acá hay personas a las que hacen trabajar 18 horas por día y les pagan una miseria y un sándwich de mortadela", dijo. Y agregó: "A esos tratantes que hacen las veces de los egipcios de entonces no les importa que mueran chicos como los que fallecieron en el reciente incendio de Caballito".

Expresó que es un "cuento chino" que se haya abolido la esclavitud y que "la sociedad, de alguna manera, protege a los tratantes y explotadores de personas". Hoy, dijo, "hay más esclavos que los que había en 1813".

Entre las ofrendas llevadas hasta el altar se destacó una delicada red de hilo blanco de la que pendían las fotos de cinco jóvenes secuestradas en distintas provincias y de las que se sospecha que son víctimas de organizaciones clandestinas de prostitución. Ellas son Marita Verón, Andrea López, María Fernanda Aguirre, Florencia Penacchi y Otoño Uriarte.

"Las estamos buscando", dijeron representantes de la Fundación Trimarco. Gustavo Vera, presidente ad honórem de La Alameda y docente de profesión, se ilusionó con que el gesto de Bergoglio sirva para "que la Justicia agilice los trámites de más de 600 denuncias de talleres clandestinos que hicimos en los dos últimos años y que están cajoneadas por ahí".

Según el padre Mario Videla, director del Departamento de Migraciones del arzobispado porteño, "cada uno de los sectores que estuvieron representados en esta misa -cartoneros, costureros, mujeres en situación de prostitución y otras víctimas del tráfico de personas- en algún punto ve vulnerados sus derechos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas