Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El país vuelve a expulsar capitales: US$ 9000 millones

Es el mayor egreso en tres meses, desde la purga generada por el fin de la convertibilidad

SEGUIR
LA NACION
Sábado 05 de julio de 2008
0

El extendido conflicto entre el Gobierno y el campo, y el fuerte componente de incertidumbre que agregó a la economía local agudizó la tendencia a la salida de capitales que la Argentina mostraba desde la segunda mitad de 2007 y provocó el egreso de entre US$ 8000/9000 millones entre los últimos días de marzo y el mes pasado. El país resignó de esta manera la posibilidad de sumar más recursos para asegurar su crecimiento en momentos en que la continuidad del proceso de expansión de la actividad económica abierto a mediados de 2002 más necesita del aporte de capitales.

La estimación, en la que coinciden distintos economistas, muestra que la Argentina retomó en los últimos meses su condición de país exportador de divisas, un rasgo que la distinguió durante muchos años y la llevó a generar lo que los analistas denominan "PBI [producto bruto interno] en el exterior", en relación con la magnitud que alcanzaron fondos que los argentinos mantienen depositados o invertidos en cuentas radicadas fuera del país por desconfianza en el propio.

Para la contabilidad oficial, los activos externos del sector privado no financiero alcanzaron los US$ 144.310 millones a fines del año anterior, con lo que equivalen a la mitad del PBI argentino, estimado en US$ 280.817 millones, según los últimos datos. Pero esa cifra, naturalmente no contempla el dinero no declarado o en negro, lo que hace que las estimaciones oficiales y privadas suelen duplicar largamente ese monto dando sustento a la afirmación de una economía paralela "en el exterior".

Foto: Huadi

Las estimaciones privadas sobre la magnitud que alcanzó la salida de capitales en los últimos meses surge de cruzar la información de un mercado cambiario que en los últimos meses se mostró mucho más activo y desbalanceado por lo que se describe como un "exceso de demanda", que según cálculos del Estudio Broda sólo entre abril y mayo alcanzó los US$ 2055 millones. Ese faltante de divisas fue cubierto por las ventas de reservas que concretó el Banco Central (BCRA) y provocó una caída del orden de US$ 3000 millones en esa tenencia entre fin de marzo y fin de junio que los analistas juzgan engañosa.

"Si hurgás en el balance del Central, hay un salto de 4636 millones de pesos a 7762 millones en las obligaciones contraídas con organismos internacionales de marzo a ahora que estaría originado en préstamos que esta entidad tomó del Banco de Basilea para disimular un retroceso mayor de las reservas, con lo que la caída real en las reservas sería levemente superior a los 4000 millones de dólares", advierte el economista Agustín Monteverde, del Estudio Massot/Monteverde & Asociados.

No sería la primera vez. Apenas comenzaba la segunda mitad de 2007, cuando el temor a una posible crisis en los Estados Unidos disparó una serie de reacomodamientos financieros en todo el globo, el BCRA recurrió a la misma fuente de financiamiento para mostrarse blindado.

Amplificando al mundo

Monteverde sostiene que la salida de capitales se aceleró por las renacidas tensiones que muestran la economía local y el clima antinegocios que se impuso en los últimos meses, y sirvió para amplificar el golpe causado por el cuadro de condiciones financieras internacionales menos favorables que se hizo notar desde la mitad de 2007.

En el Estudio Bein & Asociados, que preside el economista Miguel Bein, estiman que el egreso de divisas superó los US$ 8000 millones entre abril y junio, una cifra a la que llegan luego de contabilizar las ventas de dólares que debió realizar el Central y la diferencia en el monto liquidado por los exportadores agrícolas y aceiteros respecto del volumen de divisas que se esperaban que aporten. "Sus liquidaciones durante el segundo trimestre del año fueron 30 por ciento más altas que las registradas en igual período de 2007, pero 40 por ciento inferiores a las proyecciones que manejábamos antes del conflicto, tomando en cuenta el aumento en los volúmenes y, sobre todo, en los precios de venta", explicó Federico Semeniuk, del Estudio Bein, al revelar los parámetros en los que basan su proyección.

Para el Estudio Broda, la dolarización de portafolios totalizó entre los US$ 7500/8800 millones sólo entre abril y mayo. "Así, en tan sólo dos meses, el traspaso y la salida habría superado a la que se registró durante todo el segundo semestre de 2007, cuando fue de 8621 millones", apuntó en informe al que accedió LA NACION. Para dar con una purga mayor de recursos hay que remontarse a los US$ 18.700 millones "que se fueron entre el tercer trimestre de 2001 y el segundo de 2002", es decir, cuando explotó la convertibilidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas