Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El conflicto con el campo / La carga tributaria

El agro trabaja medio año para el fisco

Política

Con las nuevas retenciones los productores necesitarán entre 200 y 300 días de labor para pagar impuestos

Por   | LA NACION

Cada vez más, los productores tienen que destinar más días de su trabajo para pagar su abultada carga tributaria. Hoy, con las retenciones incluidas, necesitan al menos entre 200 y 300 días de su labor para hacer frente a todos sus impuestos, según técnicos y especialistas consultados por LA NACION. Concretamente, requieren más de la mitad de un año para abonarlos.

Además de los derechos de exportación, la cuenta impositiva del sector abarca ganancias, ingresos brutos, bienes personales, sellos, inmobiliario, tasa vial, impuesto automotor, débitos y créditos, a los que habría que sumar algún otro gravamen municipal.

Según un informe de la consultora Openagro SA, en 100 hectáreas de soja en campo propio hoy el productor paga al Estado 255.554,61 pesos por todos los impuestos, incluidas las retenciones. Sólo por derechos a la exportación, calculados en 51,3%, se trata de una cifra elevada: 218.332,80 pesos (no están contempladas las compensaciones que dispone la ley que tiene media sanción en el Congreso). En cambio, entre ganancias (35%), ingresos brutos (1,5%), sellos, mínima presunta, créditos y débitos, inmobiliario, vial y automotor debe abonar 37.221,81 pesos.

En este esquema de 100 hectáreas, el productor requiere invertir 81.600 pesos para producir soja, pero también tiene que enfrentar gastos por cosecha, comercialización, seguro que le restan ingresos. Con todo, por las retenciones, impuestos y otros gastos, a él le terminan quedando 3010,23 pesos por mes. Ese es su ingreso en el bolsillo con un rinde de 2500 kilos por hectárea. "Con estos números, hace falta trabajar 240 días para pagar todos los impuestos", comentó a LA NACION Guillermo Villagra, socio de Openagro. Si no se consideraran las retenciones, el productor con 80 días pagaría todos los gravámenes. Con los derechos, según Villagra, la relación impuestos/ingresos es del 65,80%; en cambio, sin las retenciones la relación impuestos/ingresos baja al 21,89 por ciento.

José Barbieri, un productor de 60 hectáreas en Colón, provincia de Buenos Aires, hizo cuentas con un rinde en soja de 2800 kilos. Según sus números, por hectárea 2434,71 pesos van al Gobierno, en tanto que 568,92 pesos por hectárea quedan para el productor. En 60 hectáreas, son 146.082,60 pesos para el Estado. "Para pagar lo que se aporta al Estado en un año se deben trabajar 7242 horas con 44 minutos o 301 días completos, lo que me hace pensar si éste es el esclavismo del siglo XXI. Con estos números, el Gobierno dice que somos avaros, egoístas, que nos peleamos con el vecino por un puñado de dólares y que somos golpistas", expresó Barbieri. "El productor paga $ 16,67 por hora de impuestos o 400,2 pesos por día", agregó.

Para Barbieri, con aquellos 146.082,60 pesos que se van en impuestos se podría alimentar con una ración diaria y copa de leche a 66.401 niños. "Como en Colón acceden a este beneficio alrededor de 730 niños, una sola chacra aporta para 106 días hábiles, o sea, cinco meses", afirmó el productor.

Un estudio elaborado por el productor Alberto Marchionni junto con Guillermo Aiello, contador, trae más luz a la cuestión. Según el trabajo, en la zona agrícola núcleo el Estado se queda en concepto de impuestos con entre el 70 y el 82% de la rentabilidad de un dueño de campo, según el tipo de producción que realice.

Concretamente, se lleva el 70,69 por ciento de la rentabilidad en maíz; 69%, en trigo; 79,49%, en soja de primera; 77,95%, en soja de segunda, y 82,02%, en girasol. "A su vez, el productor debe destinar entre 174 y 212 días al pago de los impuestos, resultando que de los 365 días del año sólo entre 37 y 70 días trabaja para su propia rentabilidad", precisaron Marchionni y Aiello.

"Concretamente, para el caso de la producción de soja de primera, 100 días son necesarios para el pago de insumos y gastos de cosecha y comercialización y otros 212 días hacen falta para el pago de los impuestos. Los restantes 54 días quedan para el propietario", añadieron.

El informe agrega que "produciendo soja de primera, un propietario de un campo de 100 hectáreas en la zona núcleo tiene una rentabilidad de 30.392 dólares por año y en concepto de impuestos paga 120.130,75 dólares", se explica en el trabajo.

Gastos directos

A todo esto, según un estudio del Movimiento CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola), un productor de soja, maíz y trigo con 1000 hectáreas de campo propio en el sur de Santa Fe con muy buenas condiciones productivas debe destinar el 37% de sus ingresos a gastos directos (fertilizantes, insecticidas, herbicidas, labores, fungicidas y cosecha), gastos indirectos (administración y estructura) y comerciales.

"De los 303 días hábiles del año, el productor trabaja 112 días para pagar todos estos gastos. Luego, entre tasas e impuestos debe pagar otro 46% de sus ingresos totales, para lo cual debe trabajar 140 días del año. Finalmente, se queda con el 17% de sus ingresos, que representan 51 días de trabajo", señala el informe.

En Intendente Alvear, en el norte de La Pampa, los gastos para producir soja, maíz y girasol sobre 500 hectáreas arrendadas pueden llegar a ascender al 64%, con ingresos menores. Allí, 193 días de trabajo por año son destinados a cubrir estos gastos y otros 118 días son necesarios para pagar las tasas e impuestos.

"Sobre 303 días hábiles del año, un productor de Intendente Alvear requeriría 311 días para abonar los gastos y los impuestos", concluye el trabajo. .

TEMAS DE HOYConflicto gremialEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico