Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Anunciarían un aumento a militares

Política

Lo haría la Presidenta hoy, en la cena de camaradería con las Fuerzas Armadas

Por   | LA NACION

El Gobierno se dedicó en los últimos días a mirar los números del conflicto con el campo. Contó votos en favor y cifras en cada nivel de retenciones a la exportación. Menos expuesto de manera pública, a la presidenta Cristina Kirchner le acercaron otras cifras que debía observar de manera urgente: las alternativas para un aumento de sueldo a los militares. Ese tema también ocupó espacio en la agenda presidencial de estos días. Y hoy la jefa del Estado anunciaría su decisión en la cena de camaradería de las Fuerzas Armadas.

Ese será el punto central en la tradicional comida militar, en la cual todo el gabinete nacional, jueces de la Corte Suprema y legisladores compartirán las mesas con los principales mandos castrenses. La aparición de la inquietud salarial como preocupación fundamental, en todos los niveles de responsabilidades, en un momento de ebullición política es tomada por los militares como un símbolo que las puertas de los cuarteles están cerradas, hace muchos años, para aventureros golpistas. Sin mayores crisis a la vista, el clima de la velada será marcado por el posible anuncio vinculado con los salarios.

Los cuatro jefes militares más importantes explicaron la expectativa castrense a la Presidenta el jueves último, en una pequeña reunión de quince minutos en la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral, con la presencia, también, de la ministra de Defensa, Nilda Garré. "Estoy mirando los números que me pasó Economía", les dijo entonces Cristina Kirchner.

La ansiedad militar tiene dos condicionantes: la inflación que golpea el humor en los cuarteles y el antecedente del anterior aumento anunciado por Néstor Kirchner en la última cena de camaradería. Los uniformados consideran, pues, que ése es el momento del año para recibir un incremento salarial, y eso fue notado por LA NACION en numerosas charlas con oficiales y suboficiales.

Hombres con mandos importantes y conocimiento sobre la opinión del poder político aseguran que llegará el aumento salarial. Pero no pueden confirmar la forma en que impactará en el bolsillo militar. Aquellos que conocen los entretelones de las negociaciones indican que, por ahora, la Casa Rosada se inclinaría a elevar las bonificaciones de suplementos no remunerativos, que conforman ya el 54 por ciento del pago mensual a los uniformados. Esa situación dejaría fuera del aumento a los militares retirados y, por más que pusiera unos pesos en el bolsillo de los hombres en actividad, trastornaría aún más una escala salarial que tiene mucho de pago en negro, ya que no se hacen aportes sobre esos suplementos.

El proyecto

A los militares les cae mejor el proyecto que Garré elevó a la Presidenta. En ese estudio se establece un aumento del 50 por ciento en el rubro de salario, lo que representa en la práctica un 18 por ciento de incremento en el bolsillo de cada militar.

Con la fortificación del salario por sobre los suplementos, podría empezar a mejorarse la escala de pagos en los cuarteles, distorsionada durante la gestión económica de Domingo Cavallo en el gobierno de Carlos Menem. Cristina Kirchner definirá entre una y otra posibilidad.

"Hoy no tenemos posiciones ideológicas para hacer públicas; pensamos en tener mejores sistemas de armas para defender a la sociedad y, en la parte egoísta, mejores salarios", comentó a LA NACION un oficial que vive en una unidad militar y no acostumbra visitar despachos políticos como para tener una opinión condicionada para hacer quedar bien a su fuerza.

Sueldos y equipos son las preocupaciones militares, incluso en estos días de tanta tensión política que llevó a encendidas tribunas en las que se habló de intentos de golpes de Estado. En todas esas advertencias lanzadas por el oficialismo quedaron de lado las Fuerzas Armadas. En un seminario de treinta oficiales, alguien lanzó la pregunta como disparador del debate. "¿A nadie le interesa lo que opinan los jefes sobre el conflicto con el campo? Parece que no, porque nadie les pregunta." Todos los presentes coincidieron en que ésa era una buena señal. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerElecciones 2015Elisa CarrióLa muerte de la duquesa de AlbaSuperclásico