Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Organizan una posta sanitaria en Derqui

Funciona de manera gratuita y fue pensada para asistir a 25.000 personas de bajos recursos de Pilar

Lunes 07 de julio de 2008
SEGUIR
LA NACION
0

Era cuestión de apostar a la sinergia. De sumar esfuerzos y lograr lo que el barrio tanto necesitaba. Una organización civil, una universidad, médicos y estudiantes y las autoridades potenciaron su acción para que los vecinos tuvieran eso que se hacía urgente: una posta sanitaria.

Es que, para los 25.000 habitantes, de los barrios de Las Lilas y Monterrey, en Derqui, Pilar, la atención sanitaria era una cuenta pendiente.

Según el último censo, sólo el 20% de los vecinos de ambos barrios tienen agua corriente, y apenas el 40% cuenta con un empleo formal. El 80% de las calles de Las Lilas y Monterrey es de tierra. En estos barrios abundan las necesidades, y el acceso a la salud es una de ellas. Por eso contar con atención gratuita y al alcance de las urgencias se hacía vital. "No hay hacinamiento porque los terrenos son grandes, pero las caras son muy precarias", cuenta la doctora Claudia Lascano, a cargo de la posta.

Funciona todos los viernes, de 10 a 16, desde hace un año. Y ahora van a sumar otro día de atención. Ya cuentan con 2200 consultas y tienen 175 historias clínicas. El centro médico nació a partir de la unión de varios actores: un convenio entre la Asociación Promotora de la Educación y el Deporte (Apred), que lleva adelante el proyecto Pilar Solidario, y el municipio de Pilar, con la colaboración de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral y el Hospital Universitario Austral, más el apoyo de la empresa Kimberly-Clark.

El colegio Los Molinos cedió el predio donde se construyó la posta, que los vecinos conocen como "la casita". Allí encuentran profesionales que hacen clínica médica, pediatría, obstetricia, nutrición, enfermería y una farmacia, y hasta la contención de un sacerdote, además de ayuda asistencial y social.

Centenares de encuestas a domicilio permitieron dibujar un diagnóstico que hiciera posible el objetivo de la posta: que la comunidad tome conciencia y se haga partícipe de la resolución de sus temas de salud.

"No sólo se atienden las enfermedades, sino que se hace educación para la salud. La posta es una estrategia de educación y servicio, por eso todos los que llegan pasan por el consultorio del nutricionista para aprender de alimentación", explica Lascano.

El trabajo en red es clave: a través de un acuerdo con la Fundación para la Salud Visual y la Rehabilitación (Fusavi), van a agregar la consulta oftalmológica con el programa 25.000 Miradas para una Nueva Visión. "Buscamos crear sinergia entre las distintas instituciones. Siempre tenemos la idea de seguir creciendo", cuenta la directora de Pilar Solidario, Susana Urrurtia.

"Me emociono cada vez que vengo. Ver a la gente cómo llega y verla después de un tiempo es increíble. Los cambios son emocionantes", confiesa Julieta Locles, la empleada administrativa del lugar.

"Queremos achicar las distancias que existen entre las personas de bajos recursos, crear instancias de diálogo, de conocimiento", señala el director del proyecto Pilar Solidario, Marcos Gaviola.

Todos los que llegan a la posta recorren el mismo "circuito": se los pesa y mide en enfermería, se les toma la presión, luego ven al nutricionista, Jorge Mercado, que les da consejos de alimentación y después se atienden con el médico.

"Acá nos salvaron de un montón de cosas. Los dos más chicos son asmáticos y estoy tranquila porque sé que cuento con los médicos, que están cerca", contó Carolina, mamá de cuatro chicos de uno, tres, seis y ocho años. "Ellos son los médicos de cabecera de mis hijos", agregó.

Adrián Monterrey se acercó para contar su historia. No quería dejar pasar la oportunidad para agradecer la mano que le dieron. "Estuve muy mal y acá me sacaron adelante. Tenía problemas cardíacos, mal de Chagas y varias complicaciones más... Pero ahora, gracias a ellos, estoy saliendo", dijo.

Para comunicarse con los profesionales de la posta, el teléfono de Lascano es el 15-5717-2296, el de Urrutia es 15-5927-1594 y tienen un blog: www.pilarsolidario.blogspot.com .

Los consultorios son dos y las especialidades rotan: pediatría, en manos de Marisa Julio, y obstetricia, a cargo de Ernesto Beruti. Completan el staff la enfermera Lorena Fernández y Laura Torselli, encargada de la provisión de medicamentos. Todos ellos trabajan en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, en el Hospital Universitario Austral y en la municipalidad, y los viernes se dedican a atender en la posta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas