Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hay unos 250.000 "ojos" que custodian la Capital

Menos del uno por ciento de las cámaras es de uso oficial

Jueves 17 de julio de 2008
SEGUIR
LA NACION
0

En Buenos Aires hay más de 250.000 videocámaras que vigilan la ciudad desde distintos ángulos. Menos del uno por ciento pertenece al gobierno porteño o a alguna fuerza de seguridad pública. El resto fue colocado por empresas privadas o vecinos, que quieren sentirse más seguros. Sin embargo, nadie sabe dónde están, qué enfocan ni qué se hace con las imágenes. Es decir, nadie las controla.

En mayo pasado se publicó en el Boletín Oficial porteño una ley (que aún no fue reglamentada) que crea un registro único de videocámaras en la ciudad. El texto original de la ley fue modificado tras un veto del jefe de gobierno, Mauricio Macri, que excluyó la obligatoriedad del registro para cámaras particulares.

En total, en la ciudad son menos de 2000 las cámaras utilizadas para controlar la seguridad pública y el tránsito.

Puerto Madero fue pionero: desde marzo de 2007, la Prefectura Naval, responsable de la seguridad en la zona, controla todo lo que ocurre en el barrio a través de 23 cámaras inalámbricas instaladas en los edificios más altos, que permiten al personal de esa fuerza observar en vivo y en directo todo lo que ocurre en cualquier esquina desde el comando centralizado en el que se monitorean y graban las imágenes. Según fuentes oficiales, desde que se instaló el sistema, disminuyeron notablemente los delitos en la zona que es, de por sí, una de las más seguras de la ciudad.

Ante situaciones sospechosas, desde el comando central los responsables de la seguridad alertan al personal de la Prefectura Naval que patrulla el barrio en cuatriciclos, y éste interviene de forma casi inmediata. Lo mismo ocurre con los accidentes de tránsito.

También los andenes de las estaciones de subtes y trenes porteños son controlados mediante cámaras de video. En agosto de 2006 se instalaron unos 1700 aparatos en distintos puntos de paradas ferroviarias. Esta medida fue adoptada por el Ministerio del Interior, luego de que se produjeran denuncias de abusos sexuales en estaciones de tren y de subte. La Policía Federal es la responsable de procesar la información que arrojan las cámaras.

El gobierno porteño tiene otras 60 cámaras que miran hacia calles y espacios públicos de la ciudad y está previsto instalar otras 70 antes de fin de año.

La Dirección General de Tránsito local posee otras 40 cámaras colocadas en las principales avenidas y vías rápidas de la ciudad. Se trata de un sistema de video que le permite acercar y alejar la toma grabada y, a la vez, advertir sobre embotellamientos en el tránsito. Estas se suman a las cámaras fotográficas, que son las responsables de documentar las infracciones de tránsito, utilizadas para labrar las fotomultas.

Recientemente, el gobierno de la ciudad incorporó un sistema de cámaras de video en las autopistas porteñas destinado a controlar la circulación de camiones a mayor velocidad de lo permitido, o que utilicen carriles destinados a automóviles particulares. Según se explicó en el Ministerio de Seguridad porteño, cuando se descubren casos de este tipo, en el peaje siguiente se espera al chofer, se lo obliga a detenerse y se le labra la multa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas