Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Uno de los acusados por pedofilia habló y complicó a Corsi

El psicólogo no declaró y sigue preso

Viernes 25 de julio de 2008
0

Uno de los tres detenidos por su presunta participación en un grupo de pedófilos admitió ante la Justicia que se hacían reuniones en la casa de Jorge Corsi, el reconocido psicólogo acusado de ser el supuesto jefe de la banda, pero sostuvo que no se mantenían relaciones sexuales con menores ni se los seducía con regalos para ir a las fiestas.

Según informaron fuentes judiciales y policiales, Corsi, considerado una de las máximas autoridades académicas en violencia doméstica, fue llevado ayer ante la jueza de Instrucción María Dolores Fontbona de Pombo pero se negó a declarar. La misma actitud adoptó el profesor de música Marcelo Rocca Clement. Sin embargo, el tercer imputado, que habría sido identificado como Augusto Correa, de 26 años, aceptó hablar ante la magistrada.

Durante poco más de tres horas, el acusado -que trabajó en una colonia de vacaciones de la ciudad- habría reconocido que se realizaron encuentros en el departamento del psicólogo, en los que participaron jóvenes a los que calificó de "amigos", pero afirmó que no se practicaba sexo con los menores ni ninguno de los mayores abusó sexualmente de los chicos.

A partir de una serie de escuchas telefónicas que fueron ordenadas por la Justicia hace casi un año, después de que un adolescente de 15 años denunciara a la banda de supuestos abusadores sexuales, los investigadores habrían determinado la existencia de un personaje clave en el funcionamiento del presunto grupo de pedófilos.

Este sospechoso nunca era mencionado por su nombre verdadero. Todos los interlocutores lo llamaban "Geo". Luego de cruzar los datos obtenidos en las distintas conversaciones telefónicas grabadas, los responsables de la investigación habrían llegado a la conclusión de que el personaje al que llamaban "Geo" sería, en realidad, Eduardo Jorge Corsi, que habría ocultado su identidad bajo el apócope de "George", Jorge en inglés.

Según calificadas fuentes de la investigación, en su indagatoria, el imputado que declaró habría ubicado en el mismo lugar a los otros dos acusados. Agregó que las reuniones se habrían concretado en el departamento del psicólogo Corsi, en Paraguay al 3700, pero se encargó de destacar que no había sexo ni violencia.

Anoche, luego de las indagatorias, los tres imputados fueron llevados a la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal y los responsables de la pesquisa no descartaban la posibilidad de que existan más cómplices, al tiempo de que se abocaron a la búsqueda de otras víctimas.

La investigación que terminó con la detención del psicólogo Corsi, un profesor de la UBA y autor de media docena de libros de estudio, que integró una comisión para elaborar un proyecto de ley del Gobierno sobre violencia de género, había comenzado en mayo de 2007, tras la denuncia de un adolescente.

Ayer, el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, calificó como "una situación absolutamente desagradable" la acusación contra Corsi y dijo que "se debe avanzar con todo" en la investigación de los hechos denunciados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas