Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

En el Hospital Italiano

Da Vinci, el primer robot cirujano, ya opera en la Argentina

Ciencia/Salud

Es parte de la nueva tecnología que llega

Es el sueño de cualquier cirujano: el robot Da Vinci es capaz de reproducir con sus cuatro brazos los movimientos que, desde la consola, realiza el cirujano. Y los efectúa aun con mayor precisión, ya que sus circuitos filtran los casi imperceptibles temblores de la mano. Además, quien opera lo hace frente a un visor que le ofrece una visión del campo operatorio en tres dimensiones, amplificada diez veces.

"Los movimientos del brazo robótico son más precisos, más armónicos, lo que ocasiona el menor daño a los tejidos. Además, los nano y microinstrumentos permiten trabajar en espacios muy reducidos del organismo", comentó a LA NACION el doctor Oscar Damia, coordinador general de cirugía robótica del Hospital Italiano.

Desde el lunes último, ese hospital cuenta con el primer sistema de cirugía robótica de la Argentina. El Da Vinci, que en estos días ya realizó cinco operaciones quirúrgicas, costó 1,5 millones de dólares y sus dos módulos (el que contiene los brazos robóticos y la consola que maneja el cirujano) pesan más de media tonelada.

El robot forma parte de una nueva generación de tecnología aplicada a la medicina, que ofrece nuevas posibilidades diagnósticas y terapéuticas, entre las que se cuentan, por ejemplo, modernos equipos de imágenes o dispositivos de cirugía ocular.

En el caso del Da Vinci, explicó Damia, éste será utilizado en urología (de adultos y pediátrica), y en menor medida en afecciones de la vejiga. Sin embargo, el campo de acción de la cirugía robótica se encuentra en expansión en todo el mundo, ya que hoy son 860 los robots en funcionamiento (en Sudamérica hay sólo cinco: dos en Brasil y dos en Venezuela, además del instalado en el Italiano).

"Se empezó a usar para ablación de próstata, en trasplantes renales y para cáncer de riñón, pero luego otras especialidades comenzaron a ver la utilidad de su alta precisión -contó Damia-. Permite realizar cirugías menos agresivas, con menor analgesia y que casi no requieren transfusiones. Es así como hoy se usa en ginecología, para distintos tipos de cáncer, en cirugía general para hernias de esófago, en cirugía bariátrica para hacer bypasses e incluso en cardiología."

En cuanto a las cinco cirugías realizadas con el Da Vinci en el Italiano, comentó el doctor Carlos Giudice, de la Sección Oncología Prostática, "todas fueron prostatectomías radicales, que sigue siendo la principal indicación del Da Vinci."

Vale recordar que si bien este es el primer Da Vinci instalado en el país, la primera cirugía robótica realizada en la Argentina fue en 2005, en el 76° Congreso Argentino de Cirugía, que contó con la visita del robot.

En tiempo real

Así como el Da Vinci del Italiano es el primer sistema quirúrgico robótico del país, la Clínica Adventista de Belgrano ha sido la primera (no sólo en la Argentina, sino también en Iberoamérica) en adquirir un sistema de resonancia magnética intraoperatoria en neurocirugía o Remain. Su costo fue de un millón de dólares, pero la adaptación del quirófano demandó otro millón.

¿Qué aporta esta moderna tecnología? "Es un equipo especialmente diseñado para la extracción de los gliomas, que son los tumores primarios del cerebro, y de los tumores de hipófisis -dijo el doctor Roberto Herrera, jefe del Servicio de Neurocirugía de la citada clínica-. El problema de estos tumores es que no se distinguen del tejido cerebral sano, con lo cual puede ocurrir que en su extracción quirúrgica no se remueva la totalidad del tumor, lo que hará que la enfermedad vuelva, o que se remueva tejido sano. Y cada milímetro de más que se remueve son diez millones de neuronas que se pierden."

A diferencia de otros sistemas que se emplean para guiar la mano del neurocirujano, como la esterotaxia o la neuronavegación, en los que el experto basa sus maniobras quirúrgicas en estudios de imágenes previos a la cirugía, el Remain cuenta con un resonador magnético de última generación que permite obtener imágenes del campo operatorio en tiempo real, durante la cirugía.

Así, esta tecnología evita complicaciones asociadas a la remoción de tejido sano, a la vez que reduce el riesgo de que haya que reoperar al paciente para extraer vestigios del tumor. "En muchos de estos casos, una remoción completa permite la cura del paciente, que en su mayoría son chicos y adultos jóvenes", dijo Herrera, que agregó que el procedimiento cuyo costo ronda los 30.000 pesos es cubierto íntegramente por obras sociales y prepagas.

Rapidez y precisión

También dentro del campo del diagnóstico por imágenes, una reciente adquisición da un paso más en busca de una mayor definición para las resonancias magnéticas. Se trata del equipo para resonancia magnética nuclear de 3 Tesla, adquirido por la Clínica Sagrada Familia, que ofrece el doble de potencia que los equipos de 1.5 Tesla.

"La principal ventaja del equipo es su mayor definición y rapidez -resumió el doctor José Vila, jefe de neurología de la Sagrada Familia-. Además, cuenta con un programa que permite reproducir los estudios en condiciones idénticas, y por lo tanto reproducibles, algo que es imprescindible para la investigación, pero que también permite monitorear la evolución de las imágenes y los posibles cambios tras una intervención terapéutica."

Sus usos son múltiples: "Permite ver la composición molecular del tejido nervioso con mayor precisión. Así tejidos que se ven aparentemente normales con un equipo de 1.5 Tesla, con 3 Tesla se puede ver si están enfermos o no -ejemplificó Vila-. En un minuto, y sin usar sustancias de contraste, se puede ver si hay arterias o venas cerebrales ocluidas, y en diez minutos y con contraste se pueden ver todas las arterias del cuerpo". .

TEMAS DE HOYTensión racial en Estados UnidosCristina KirchnerSuperclásicoCárceles en la Argentina