0

Isinbayeva: habitante de las nubes

A 18 días de su último récord en salto con garrocha, la increíble rusa estableció una nueva marca mundial en Mónaco: 5,04 metros
0
30 de julio de 2008  

MONACO.- Parece que otra vez habrá que hablar seguido de la rusa Yelena Isinbayeva, la garrochista que hace tres temporadas no paraba de bajar sus propias marcas y que ahora volvió a las andadas. Después de saltar con éxito la barra ubicada a 5,03 metros en Roma, hace menos de 20 días, Isinbayeva mejoró ayer su propio récord mundial en salto con garrocha en el Gran Premio de Atletismo de Mónaco, antesala de los Juegos Olímpicos de Pekín: esta vez, la hermosa rusa voló por encima de la barra, que estaba a 5,04 metros.

Lo consiguió en la misma jornada en la que también brilló el velocista jamaquino Asafa Powell (100 metros) y en la que sobresalieron los triunfos de otra jamaiquina, Melaine Walker, y la portuguesa Naide Gomes, quienes establecieron los mejores registros de la temporada en 400 metros con vallas y en salto en largo, respectivamente.

Isinbayeva, campeona mundial y olímpica, subió un nuevo peldaño en su declarada búsqueda de igualar lo hecho en esta disciplina por el ucraniano Sergei Bubka, quien se retiró de la actividad con un récord mundial de 6,15 metros, luego de mejorar la marca nada menos que en 35 ocasiones.

La Reina de los Cielos, de 26 años, saltó 5,04 metros y batió su propio record mundial por decimotercera vez a cielo abierto (posee también el récord mundial bajo techo, que quebró en diez ocasiones, con un salto de 4,95 metros).

La gran candidata al oro en los Juegos Olímpicos de Pekín quebró la marca que había establecido hace apenas 18 días, en Roma, cuando saltó 5,03 metros y superó por dos centímetros su marca de Helsinki 2005. Y a poco estuvo de lograr la marca de ayer el viernes último en el Gran Premio de Atletismo de Londres. Es decir, siempre anda rondando una nueva plusmarca. Insaciable.

La gran atleta rusa no deja de sorprender y, de una u otra forma, siempre lo hace sobre la pista. Prueba de ello fue la imagen distendida que mostró ayer, cuando sus colegas ya estaban todas concentradas en la prueba. Isinbayeva, en cambio, se permitió un divertido paseo sobre la pista en un auto antiguo acompañada por otra estrella del certamen, el velocista Asafa Powell.

Quizá guiada por esta serenidad y seguridad en sí misma es que luego de batir su marca dijo: "Estoy en buena forma. Sólo necesito mantener este estado hasta los Juegos Olímpicos. Quería mejorar mi propia marca y eso es lo que hice. Este récord mundial es una cuestión personal para mí".

Lejos parece aquella oportunidad en la que logró por primera vez quebrar el récord mundial en Gateshead, Inglaterra, el 13 de julio de 2003, superando por un centímetro la marca de la estadounidense Stacy Dragila, con un salto de 4,82 metros.

Isinbayeva, que ya anunció que intentará mejorarse a sí misma en Pekín, tuvo ayer una nueva tarde de gloria en Mónaco, el lugar que eligió para establecer su domicilio y que la aplaudió de pie en el estadio Louis II ante una nueva hazaña.

Este flamante récord, a las puertas de la gran cita de Pekín 2008, avala sus últimos meses de trabajo con Vitaly Petrov, ex entrenador del ucraniano Serguei Bubka y con el que ha estado trabajando en Donetsk y en la localidad italiana de Formia.

Esto es "gracias a sus adversarias, que la han dejado trabajar durante estos dos años. Si Jennifer Stuczynski hubiera llegado antes, ella hubiera tenido más dificultades para ganar", señaló Petrov, satisfecho.

23 es la cantidad total de veces que la rusa Isinbayeba quebró los récords mundiales de salto con garrocha: 13 al aire libre y 10 bajo techo

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.