Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Testimonio de los pueblos originarios

La Nación Mapuce , de Fausta Quattrini, recoge la palabra de hombres y mujeres acorralados hace más de un siglo

Martes 05 de agosto de 2008
0

La Nación Mapuce , que desde pasado mañana se verá en el Malba (Figueroa Alcorta 3415, los jueves y viernes, a las 19, entradas a $ 14 y 7, para estudiantes y jubilados), es un documental coproducido entre la Argentina, Suiza e Italia, que intenta recuperar la voz de quienes no la tienen o, mejor dicho, devolvérsela a los pueblos originarios a los que se la han arrebatado hace más de un siglo, de la misma forma que les ha sido arrebatado su territorio, constitutivo de su identidad. Su autora es Fausta Quattrini, quien vive mitad de su tiempo en el cantón italiano de Suiza y mitad en Buenos Aires. Nació en Locarno hace 44 años y hace cine desde 2002, cuando presentó Organizaciones horizontales , su primer documental.

Hace casi una década trabaja en la Argentina -"soy autodidacta", dice, en diálogo con LA NACION- y ha participado en más de media docena de proyectos, algunos estrenados comercialmente, como ocurrió con Contr@site , acerca del mito del "Che" en Bolivia, y más tarde con Fasinpat, fábrica sin patrón , acerca de una ceramiquera recuperada en Neuquén, ambos compartidos con Daniele Incalcaterra. "Mi primer contacto fue con Daniele y con el equipo de antropólogos forenses, algo que me permitió enfrentar una reflexión a propósito de un tema que me apasionaba, como la Segunda Guerra Mundial y la autocrítica que llegaría más tarde de parte de Suiza, sobre todo por la cuestión del dinero nazi en sus bancos. Así nació Organizaciones , que cuenta el trabajo de Hijos y los antropólogos forenses, allá por 2001", recuerda.

"En Contr@site , de nuevo con Incalcaterra, nos ocupamos del hallazgo de los restos del "Che" Guevara, en un tiempo en el que la cuestión de la inmediatez estaba cambiando el mundo. Así registramos también los testimonios de la gente del lugar donde cayó muerto, escuchamos la otra versión, no precisamente la que acusaba al «campesino traidor» que había circulado hasta entonces, sino la de aquellos que no sabían quién era el "Che" cuando llegó a Bolivia en 1966 e intentó cambiar su forma de vida. Fue el punto final de la utopía, y a mí me alegra que esto haya ocurrido", recuerda.

Tierra y solidaridad

Para la realizadora, la conquista de la Patagonia "avanza según la vieja lógica occidental del máximo beneficio vía la explotación de los recursos naturales y toda la biodiversidad característica de las inmensas superficies de esta región. Por todo esto, viajamos hasta donde los mapuches siguen sosteniendo su identidad frente al abandono, la desaparición del asistencialismo y al crecimiento del hambre y las enfermedades: descubrimos que muchos movimientos solidarios se habían puesto en marcha y, sobre todo, que hay un clic en la gente. Empezaron a darse cuenta de que no es necesario esperar a nadie, que ninguna ayuda iba a llegar, que no existía otra solución que ponerse de pie solos. Fue cuando nació el documental sobre la autogestión de Zanón, es decir, la toma de conciencia de mucha gente que, a pesar sus miedos, decían que antes que morirse de hambre, preferían trabajar y esperar, sin morirse de hambre", argumenta.

"Viendo como esta gente trabajaba con la tierra, con la arcillas, hasta llegar a la cerámica, llegamos a los mapuches. Desde entonces, la relación entre los obreros y los mapuches cambió todo", dice. Para ella, los mapuches "ya ni siquiera tienen que ver con el imaginario", asegura Quattrini, con su acento italiano muy marcado. "Eso créase o no, molesta a muchos. Algunos de los integrantes de la comunidad mapuche tienen ojos azules Para buena parte de esa sociedad de origen europeo, los mapuches son invisibles. Llevando el material a los medios, comprobé que para mucha gente son invisibles. Cuando ofrecemos lo nuestro, es común que recibamos como respuesta un silencio perturbador", dice, no obstante, que descarta bajar los brazos. Su documental da fe de esta decisión. "En el terreno político, no se trata de una cuestión de «derechos humanos», sino de Estado, por lo cual es un tema del cual no se habla", concluye.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas