Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Videla durmió en su domicilio luego de 38 días de detención

Política

Dictamen: el tribunal dio curso al pedido de investigación del fiscal para determinar si el juez Roberto Marquevich incurrió en prevaricato.

Luego de haber pasado 36 días, de los 38 de detención, recluido en la cárcel de Caseros (los otros dos estuvo alojado en la delegación San Isidro de la Policía Federal), Jorge Rafael Videla fue notificado anoche, a las 20.30, que pasaba a cumplir arresto domiciliario.

El secretario de la sala 1 de la Cámara Federal de San Martín, Carlos Compaired, cumplió con el trámite de informar al ex militar que volvería a su casa por estar su situación comprendida en el artículo 11 de la ley 24.660, que dispone que los procesados mayores de 70 años pueden gozar de ese beneficio.

Anoche, a las 23.30, Videla entró en su departamento, en el 5to. "A" de Cabildo 639, después de que el Servicio Penitenciario Federal autorizara su salida luego de verificar la inexistencia de otro pedido de detención para el ex militar. Llegó con su hijo, Jorge Horacio, a cargo de quien queda el ex presidente de facto por ser el que solicitó ese beneficio.

De esta manera, los camaristas Narciso Juan Lugones y Hugo Rodolfo Fossati (Jorge Eduardo Barral está con licencia) resolvieron, en diez carillas, la primera de las tres resoluciones del juez federal de San Isidro, Roberto Marquevich, que fueron apeladas por los abogados de Videla, Alberto Rodríguez Varela y Carlos Tavares.

Pero todavía Videla deberá esperar, probablemente, hasta septiembre, que la Cámara resuelva acerca de la prisión preventiva dictada por Marquevich, el martes último (por considerar que el ex militar ordenó y controló un plan sistemático para el robo de niños durante el Proceso), y los recursos de excepción (cosa juzgada y el juzgamiento por parte del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas), apelados por la defensa a raíz del rechazo por parte del magistrado.

Las condiciones del arresto

La Cámara dispuso una serie de condiciones para que Videla pueda quedar detenido en su casa:

  • Queda sometido al cuidado de su hijo.
  • No puede ausentarse de su domicilio sin la autorización del juez.
  • Tiene que informar sin demora de todo ingreso o egreso en el grupo familiar conviviente.
  • La supervisión del cumplimiento de estas normas estará a cargo de asistentes sociales pertenecientes al Cuerpo de Delegados Titulares de la jurisdicción de San Martín.
  • Este cuerpo realizará visitas sin previo aviso y cuando el tribunal lo disponga.
  • Tiene que abstenerse de cualquier conducta o acto que altere o lleve al apartamiento de este régimen (para aclararle este punto, le dijeron que, por ejemplo, no puede realizar reuniones con sus camaradas en su casa).
  • La inobservancia de estos puntos o cualquier acto que desnaturalice la medida puede dar lugar a su revocación.

Prevaricato

Asimismo, la Cámara rechazó el pedido de nulidad de lo actuado por Marquevich presentado por la defensa de Videla, aunque sí dio curso a la solicitud de investigación efectuada por el fiscal federal Pablo Quiroga para determinar si Marquevich incurrió en prevaricato al rechazar la solicitud de arresto domiciliario.

Con este fin, la Cámara ordenó "la extracción de testimonios de las partes pertinentes y su remisión al titular del juzgado federal de primera instancia en lo criminal y correccional 2 de San Isidro (a cargo del juez Conrado Bergessio) para su conocimiento".

La Cámara advierte que "el juez, inexplicablemente o quizá por negligencia al inquirir lo que puede y debe saberse, desatendió esas normas (la ley 24.660) y denegó fundando en que la ley se aplicaba a los condenados". Y agrega: "Por lo tanto, la resolución tomada en primera instancia es arbitraria".

Videla tomó conocimiento de las novedades en la oficina de judiciales de la cárcel de Caseros. Una fuerte gripe había justificado ayer su ausencia en el juzgado federal de San Martín, donde debía declarar ante el juez Alfredo Bustos sobre la causa que investiga el destino final de los restos de los líderes subversivos Roberto Santucho y Benito Urteaga.

El ex militar, vestido con pantalón marrón y campera de tela beige, volvió al pabellón VIP, donde se dispuso a juntar su ropa y sus pertenencias, con la certeza de que iba a dormir en casa.

Misiva

Antes de la marcha de rechazo que sufrió antenoche, el capitán de fragata (RE) Fernando Peyón repartió una carta entre sus vecinos.

Peyón los alertó de la movilización que planeaban diversas organizaciones de derechos humanos para denunciar su supuesta participación en violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar. También les dio consejos sobre cómo evitar disturbios.

Explicó cuál era su visión sobre los crímenes que se le imputaron durante la movilización. "Tuve el privilegio, el alto honor y la gran responsabilidad de defender a la Patria de los embates del terrorismo", decía. .

Alejandra Florit
TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015