Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Demencia, arte y creatividad

Domingo 10 de agosto de 2008

Hace algún tiempo, una mujer acaudalada de unos ochenta años comenzó a atraer el interés de los medios de comunicación: se había enamorado de un joven cinco décadas más joven y sorprendía por sus comportamientos distantes del recato que la había caracterizado. Después de muchas discusiones, y de disputas familiares y judiciales que se ventilaron en las páginas de diarios y revistas, se confirmó que su inusual historia de amor respondía a un desorden degenerativo del cerebro conocido como demencia frontotemporal (FTD, según sus siglas en inglés).

"Es la demencia más común en personas de menos de 60 años, una condición subdiagnosticada y cuyo síntoma más evidente son cambios en la personalidad que al comienzo pueden parecer extravagancias -dice Bruce Miller-. La gente pierde su empatía Uno de mis pacientes fue un ginecólogo que operó del útero a una mujer y le escribió las iniciales de su nombre con la sutura. En una oportunidad hice un estudio sobre las personas con FTD y la mitad habían sido detenidos, frecuentemente por comportamientos muy tontos: iban a la frutería, abrían un pote de helado y se ponían a comer... mientras el dueño estaba mirándolos. Son muy impulsivos, no piensan en las consecuencias de lo que hacen. Cuando leo que una persona de unos 50 o 60 años ha cometido un delito muy tonto, siempre pienso en que debe tener demencia frontotemporal."

-Usted mostró que, en muchos casos, la FTD se presenta acompañada de mayor creatividad artística. ¿Cómo se explica? ¿Tiene el arte una parte de locura?

-La mayoría de los artistas no tiene FTD, aunque tuve algunos pacientes. Uno de ellos, Anne Adams, era bióloga molecular. Se obsesionó con el "Bolero", de Ravel, y en sus cuadros tradujo los sonidos en color. Creo que lo triste es que el proceso creativo está mostrando que el cerebro ha cambiado. Nosotros obtuvimos imágenes cerebrales de Anne Adams. El área del lenguaje, de Broca, a la izquierda, estaba atrofiada. Y cuando la comparamos con controles sanos, el área posterior derecha, auditiva y visual, era estadísticamente más grande. Es la primera persona en la que pudimos probar que una parte del cerebro estaba anormalmente activa. Si uno tiene la actividad permanentemente disminuida en el área frontal, el circuito posterior se hace más activo, se remodela. Así funcionamos.

-¿Se podría decir que la creatividad está ligada con una suerte de "mal funcionamiento" del cerebro?

-Diría que está relacionada con la asimetría. La gente asimétrica es frecuentemente la más excepcional.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.