Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nigeria, un seleccionado conocido que entrelaza historias

Ante el rival de la final olímpica, que empezará a la 1 de la madrugada, Maradona jugó su último partido en el seleccionado y Messi ganó su único título

SEGUIR
LA NACION
Sábado 23 de agosto de 2008 • 00:51
0

No es un clásico, pero, en los últimos años, Nigeria se ha convertido en un rival conocido para la Argentina en partidos en los que se han entrelazado historias con diferentes matices para el seleccionado. A partir de la 1 de la madrugada de nuestro país, el Sub 23 buscará la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Pekín ante el conjunto africano y defenderá el oro conseguido en Atenas 2004. Será el 10° enfrentamiento entre ambos equipos, si se toman en cuenta todas las categorías. La mayoría de los duelos anteriores han dejado tela para cortar…

Ante Nigeria, Diego Maradona jugó su último partido en el seleccionado; también contra los africanos, Lionel Messi festejó su primer y único título con la camiseta celeste y blanca; los hombres de casaca verde fueron alguna vez verdugos de la Argentina en una final olímpica, cuando el conjunto nacional buscaba con desesperación ese título en fútbol.

La primera vez que se enfrentaron en mayores fue el 25 de junio de 1994, en Boston, por el Mundial de los Estados Unidos. Era el segundo partido del equipo de Alfio Basile en el Grupo D, que también integraban Grecia y Bulgaria. La Argentina venció a Nigeria por 2 a 1, con dos goles recordados de Claudio Caniggia. Samson Siasia, entrenador del equipo nigeriano que mañana buscará la medalla de oro, había abierto el marcador.

Messi, con el premio de mejor jugador del Mundial Sub 20 de Holanda 2005, único título que ganó con el seleccionado; Maradona, al ir rumbo al control antidoping.
Messi, con el premio de mejor jugador del Mundial Sub 20 de Holanda 2005, único título que ganó con el seleccionado; Maradona, al ir rumbo al control antidoping.. Foto: Archivo

Ese día, el seleccionado aseguró su clasificación a los octavos de final, pero también sufrió uno de los golpes más duros para el fútbol argentino. Maradona, exultante, fue llevado de la mano por una enfermera al control antidoping y, unos días después, se conoció la noticia de que había dado positivo por efedrina. El equipo de Basile sintió el golpe y fue rápidamente eliminado por Rumania. Diego recibió 15 meses de suspensión y cerró su carrera en celeste y blanco.

Meses más tarde, el 10 de enero de 1995, argentinos y nigerianos volvieron a verse las caras en la Copa Rey Fahd en los Emiratos Arabes Unidos, con un inexpresivo empate sin goles. Por entonces, el seleccionado ya era dirigido por Daniel Passarella, a quien Nigeria le atestaría un duro golpe un año y medio después.

El Káiser armó un buen plantel para ir a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 a buscar una medalla de oro esquiva para el deporte argentino desde hacía 44 años, desde Helsinki 1952. También, era una buena oportunidad para que el fútbol argentino consiguiera el único título que le faltaba.

Aquel equipo Sub 23, reforzado con Roberto Sensini, José Chamot y Diego Simeone, llegó con buen paso a la final olímpica y el 3 de agosto de ese año se jugó su chance dorada ante Nigeria . Empezó ganando con un gol de Claudio López, a los 3 minutos de juego, pero, a los 28, igualó Babayaro. En el complemento, a los 5, aumentó Hernán Crespo, de penal. Sin embargo, los africanos dieron vuelta el marcador y establecieron el 3 a 2 final, con tantos de Amokachi (29 minutos) y Amunike sobre la hora, luego de que la defensa argentina se adelantara mal en un tiro libre. Frustración y rostros llorosos fue el marco para recibir la medalla de plata.

No hubo duelos entre la Argentina y Nigeria hasta que volvieron a verse las caras en el Mundial de Corea y Japón 2002. En la madrugada de nuestro país, como será mañana, el seleccionado de Marcelo Bielsa ganó por 1 a 0 , con gol de Gabriel Batistuta y empezó con buen pie un certamen, en el que luego quedaría eliminada en la primera rueda a manos de Inglaterra y Suecia.

Un capítulo aparte merecen los enfrentamientos en categorías juveniles. Todo comenzó en el Mundial Sub 17 de Escocia 1989, cuando igualaron 0 a 0, y, luego, en la misma categoría en 1993, en Japón, Nigeria se impuso por 4 a 0. Sin embargo, en la historia reciente hubo más capítulos. En el Mundial Sub 17 de Finlandia 2003 , la Argentina por la zona de Grupos ganó 1 a 0, con gol de Alejandro Faurlín. Aquel 19 de agosto, fueron titulares Ezequiel Garay y Fernando Gago, que saldrán entre los once mañana. Oscar Ustari también jugó, aunque mañana se perderá el match en Pekín por su lesión. En Nigeria, se repetirá el arquero Ambruse Vanzekin.

Pero el recuerdo más grato viene del Mundial Sub 20 de Holanda 2005. La Argentina, dirigida por Francisco Ferraro, alcanzó la final de ese certamen al vencer a Brasil por 2 a 1 y se topaba con Nigeria en la definición (historia repetida). Con dos goles de Messi, de penal, el equipo nacional levantó la Copa el 2 de julio de ese año al vencer por 2 a 1 al equipo que también conducía Siasia. Fue el primer y único título de Leo vestido de celeste y blanco.

Mañana no sólo la figura de Messi estará en el estadio Nido de Pájaro comparado con ese día. En la Argentina, de los once, volverán a salir a la cancha, Garay, Pablo Zabaleta, Gago y Sergio Agüero, quien, en Holanda, había entrado en el segundo tiempo y generó una de las infracciones de los penales. Ustari fue el arquero titular y Nicolás Navarro, que viajó de urgencia a China para reemplazar al ex N° 1 de Independiente, ocupaba un lugar en el banco de los suplentes como lo hará hoy. En Nigeria, de aquel plantel de 2005 al actual, se repiten nueve jugadores.

La última vez que se vieron las caras fue en el Mundial Sub 17 de Corea del año último, cuando Nigeria eliminó al equipo argentino en cuartos de final al batirlo por 2 a 0. Mañana, volverán a verse las caras para seguir escribiendo esta historia reciente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas