Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco años perdidos

Sábado 06 de septiembre de 2008
0

Es probable que la Argentina firme un acuerdo general con Brasil para adoptar, junto con ellos, la norma japonesa de TV digital. Sin embargo, ya es tarde.

Este Gobierno, que en su discurso defiende la creación de empleo genuino, el desarrollo de una industria nacional con valor agregado y la importancia de la tecnología en el proceso económico, hizo que el país perdiera cinco años, y con ello innumerables oportunidades de crecimiento. Cuando Néstor Kirchner asumió la presidencia (2003), algunos técnicos del peronismo supieron acercarle papers en los que figuraba con carácter prioritario la necesidad de definir una política común con el resto del Mercosur para adoptar la misma norma de TV digital.

Este nuevo estándar tecnológico (como fue la pelea entre la norteamericana NTSC y la europea PAL-N) es un negocio que promete movilizar millones de dólares (se habló de 300 millones para empezar en el mercado local) tanto en la venta de equipos (nuevos televisores, adaptadores y celulares con capacidad para ver programas en vivo) como en el desarrollo de contenidos.

Pero hoy ya no queda nada por negociar: Brasil acordó con Japón, México adoptó el estándar de los Estados Unidos y Colombia acaba de firmar con la norma europea. La Argentina queda en el furgón de cola de la región y deberá sumarse a lo que ya han decidido otros, que serán los que reciban las principales inversiones y beneficios.

Toshiba, que mantiene fuertes alianzas con empresas paulistas desde la década del 70, se comprometió a levantar en Brasil una fábrica de semiconductores, entre otras suculentas inversiones. En Brasil adoptaron el estándar propuesto por Japón, pero, como es habitual, con un toque propio: modificaron la forma de comprimir el audio y desarrollaron un software propio para la interoperabilidad. Con esto evitaron comprar a ciegas una tecnología cerrada y se aseguraron la creación de un estándar conjunto, sobre el cual el país también tiene propiedad intelectual.

La Argentina, mientras tanto, estuvo mirando otro canal.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas