Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Buenos Aires vive un boom de la cocina y las bebidas de Perú

En la ciudad hay más de 100 restaurantes de la colectividad

Lunes 15 de septiembre de 2008
0

La ola de inversiones peruanas en la Argentina no se limita a los proyectos industriales de grandes empresas. En la actualidad, se calcula que la colonia peruana en la Argentina está integrada por más de 300.000 personas, que trajeron a Buenos Aires su prestigiosa cocina.

"En Buenos Aires hoy existen más de cien restaurantes de comida peruana que cubren todo el espectro del mercado, desde los lugares más exclusivos de Palermo Hollywood hasta los comedores populares de Once y el Abasto", explica Carlos Echeverría, que ocupó el cargo de consejero económico de la embajada peruana en Buenos Aires hasta 2006.

Echeverría sostiene que la gran mayoría de los restaurantes de la colectividad que funcionan en la Argentina están a cargo de inmigrantes que viven en el país, pero destaca que las principales cadenas gastronómicas peruanas están preparando su desembarco en Buenos Aires, como La Carreta o Astrid & Gastón, que todavía no se definieron por Palermo o Puerto Madero para abrir su primera sucursal porteña.

Sabor peruano hecho en el país
Sabor peruano hecho en el país. Foto: Archivo

El auge de la gastronomía peruana a nivel local es tal que ya se encuentra en preparación una guía de restaurantes peruanos de Buenos Aires, y al menos en este punto la capital argentina no se diferencia demasiado de lo que ocurre en ciudades como Nueva York o Londres, donde la comida peruana -por su combinación de ingredientes andinos y del Pacífico- es considerada entre las más sofisticadas del mundo.

Las oportunidades que ofrece la gastronomía del Perú en la Argentina no se limitan a los restaurantes, y Echeverría mismo impulsa su propio emprendimiento: la producción en el país de la línea de gaseosas Chola de Oro.

Echeverría no tiene ningún problema en admitir que con su marca busca replicar el éxito de Inca Kola, la línea de gaseosas más popular del Perú, que en tiempos de la convertibilidad se conseguía en muchos comercios y restaurantes porteños.

"Hasta 2001 tenía la licencia para importar Inca Kola a la Argentina, pero tuve que discontinuar el proyecto por la devaluación. Después de probar muchas alternativas, hace un par de años comencé a producir Chola de Oro en una fábrica de soda en Barracas, y hoy la gaseosa está presente en la mayoría de los restaurantes peruanos de la ciudad y en muchos almacenes y autoservicios del conurbano y de ciudades del interior. El próximo objetivo es lograr que el producto entre en las grandes cadenas de supermercados nacionales", explicó el empresario peruano.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas