Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La crisis golpea al gobierno de Ríos en Tierra del Fuego

Fuertes presiones de la Casa Rosada

SEGUIR
LA NACION
Martes 16 de septiembre de 2008
0

USHUAIA.- Sin dinero más que para pagar sueldos y urgencias. Minoría en la Legislatura, gremios conflictivos con demandas crecientes y una oposición que desea verla fuera del sillón que ocupa. Sin vicegobernador, con la mayoría de los medios de comunicación enojados con ella y una Casa Rosada que la mira con una mezcla de desconfianza y odio visceral.

Así está, nueve meses después de asumir su cargo, Fabiana Ríos, la gobernadora arista de Tierra del Fuego, que llegó al poder de la provincia más austral del país en enero último con un mensaje de honestidad y gestión transparente, y que hoy debe resolver cada día incendios provocados por una pesada herencia y la intolerancia de sectores internos y externos que parecen no haber aceptado que su mandato culmina en enero de 2012.

"En estos nueve meses envejecí quince años", dijo la gobernadora a LA NACION para explicar sus sensaciones nueve meses después de haber sucedido en el cargo al peronista Hugo Cóccaro. Cerca de ella dicen que los problemas tienen que ver, en buena medida, con su resistencia a inclinarse ante los deseos de la Casa Rosada. "Nunca será kirchnerista, por más que la presionen, y eso siempre es castigado", afirman.

Los encuentros entre Cristina Kirchner y Fabiana Ríos se limitan al protocolo
Los encuentros entre Cristina Kirchner y Fabiana Ríos se limitan al protocolo. Foto: Archivo

La falta de fondos -el ministro de Economía, Roberto Crocianelli, destina el 90 por ciento del presupuesto de $ 2400 millones a salarios de un sobredimensionado sector público- deriva en la imposibilidad de satisfacer las demandas de los gremios, sobre todo estatales (ATE) y los docentes (Sutef), que entablaron una lucha sin concesiones por reivindicaciones salariales que parece no tener fin.

Las puertas de la Casa Rosada, más allá de algún encuentro puntual con algún ministro, están cerradas, a diferencia de lo que ocurre con las provincias kirchneristas.

"No les pedimos plata, sino obras de infraestructura para la sociedad que se está afincando en Tierra del Fuego", afirma Ríos, con la mira puesta en obras de infraestructura como viviendas y hospitales, que vienen siendo postergadas mes tras mes. Sólo llegó, desde enero, un adelanto de coparticipación de $ 50 millones, del que ya se devolvió casi la mitad.

Más allá de la predisposición del ministro de Planificación, Julio De Vido, a dar el visto bueno para algunos proyectos de su área, y del evidente silencio mediático de la gobernadora, un sector del gobierno nacional no perdona a Ríos jugar tan cerca de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

Esta situación se vio potenciada con el decisivo voto negativo de los dos senadores nacionales de Tierra del Fuego por ARI al proyecto de retenciones móviles que había marcado el inicio del conflicto con el agro y provocó una profunda crisis en el Gobierno. "Ustedes votan con la Sociedad Rural y después vienen a pedir ayuda", le habría gritado un alto funcionario de Cristina Kirchner al ministro Crocianelli en una reunión reciente.

El cortocircuito es aprovechado por la oposición. "Hay ausencia total de políticas, más allá de las buenas intenciones. Hacen falta decisiones fuertes para no penar cuatro años", afirmó el titular del atomizado PJ provincial, Mario Daniele.

Según el intendente radical cobista de Río Grande, Jorge Martín, "la gobernadora no tiene plan de crecimiento y se deja presionar por los gremios que, como es lógico, buscan su mejora".

Visión diferente

Desde el gobierno provincial tienen otra visión de lo que ocurre con ATE, manejado por ex aristas y peronistas, y el Sutef, con mayoría maoísta y de la Corriente Clasista y Combativa (CCC). "Hay una exigencia desmesurada a la gestión. Los que antes toleraban la corrupción y el desmanejo hoy son los principales críticos", afirmó el secretario de Medios, Gabriel Ramonet.

Los gremios, en tanto, se declaran en pie de guerra. ATE, conducida por Carlos Córdoba, logró un aumento desdoblado de $ 800, y ahora reclama "la inclusión de $ 500 en el salario básico", bajo amenaza de paros y la toma del Ministerio de Trabajo.

Los docentes, encabezados por Raúl Arce, resisten la decisión del gobierno, que les descontó de sus salarios los quince días de paro efectuados antes del acuerdo.

En su despacho, Crocianelli exhibe a LA NACION números que sorprenden. La mitad de los docentes gana más de $ 6600 y en algunos casos llegan a $ 12.000; los estatales no bajan de $ 3500, hay enfermeros que superan los $ 6000 y médicos con sueldos de $ 10.000, más allá de que los jueces y legisladores ganan cifras que no fueron alcanzadas por el tope de $ 15.000 impuesto por Ríos.

Los quince legisladores provinciales estudian aumentarse el ciento por ciento su actual sueldo, que llega a 12.000 pesos.

Más allá de algunos aliados, como el intendente radical de Ushuaia, Federico Sciurano, y la buena relación que mantiene con el ex gobernador Jorge Colazo y el ex diputado kirchnerista Ricardo Wilder, Ríos tiene en su contra la mayoría de los medios desde que reguló la publicidad oficial. "De enero a junio de 2007, Cóccaro cedió 4 millones a los medios. Nosotros, en el mismo lapso, lo bajamos a 900.000. Hay mucha gente enojada", cuenta Ramonet.

Sorprendida por la renuncia de su vice, Carlos Bassanetti, quien "nunca" le explicó las razones de su alejamiento, y mientras ordena investigar irregularidades del gobierno anterior, Ríos decidió contraatacar con la mira en el futuro.

Renegociar los contratos petroleros, un acuerdo con empresarios chinos para construir una planta de metanol y la licitación de áreas revertidas por la que ingresarían regalías son las alternativas que se manejan para aumentar los ingresos.

"Lo que no te mata, te fortalece", repite Ríos mientras viaja desde esta encantadora ciudad, mezcla de montañas, nieve y agua, hacia la inhóspita Río Grande, donde vive. El cielo y el infierno están, para ella, en cada día que comienza, una batalla que "vale la pena dar".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas