Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Todas las miradas apuntan a un empleado clave de Pdvsa

Política

WASHINGTON.- Rafael Ernesto Reiter Ramírez. Tal es el nombre del custodio al que, en el juicio oral que sigue adelante en Miami, señalan como el hombre que llevó montañas de dólares hasta el ya legendario vuelo. Aquel vuelo de la estatal argentina Enarsa que horas después daría fama y problemas al supuesto "maletero" Guido Alejandro Antonini Wilson.

Reiter Ramírez es el gerente del área de Prevención y Control de Pérdidas (PCP), "región capital" de la petrolera estatal venezolana (Pdvsa). Allí trabaja, al menos hasta la tarde de nubes y lluvia de ayer, en el cuarto piso de la Torre Este de la firma, sobre la avenida Libertador del barrio La Campiña de Caracas, según confirmó LA NACION.

Joven aún y de fuerte personalidad, Reiter Ramírez es, también, el protagonista de un ascenso meteórico dentro de la firma en los últimos años, hasta convertirse en uno de los colaboradores de mayor confianza de su presidente, Rafael Ramírez.

Pero ambos, sin embargo, quedaron también en el ojo de las revelaciones que salen de Miami alrededor de los intentos de acallar a Antonini que protagonizaron cinco enviados desde Caracas. Tres ya se declararon culpables, uno pelea por su inocencia y el quinto continúa prófugo.

Reiter y Ramírez aparecen en las grabaciones acumuladas por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) entre agosto y diciembre de 2007, de las que hasta ahora el fiscal Thomas Mulvihill desclasificó apenas 10. Otras 210 siguen protegidas y a la espera de ver la luz pública durante las próximas cuatro a cinco semanas.

"¿Y por qué Rafael Ramírez ahora se lava las manos?", le pregunta Antonini a su entonces socio y compadre, Franklin Durán, que desecha esa posibilidad. "No se está lavando las manos. Ya no puede lavarse las manos. Porque siente que su asistente fue el que llevó las maletas. El no puede lavarse las manos porque el presidente (por Hugo Chávez) ya supo que el asistente de Rafael es el que llevó las maletas al avión."

Ese asistente sería Reiter, según surge de las grabaciones, señalaron dos fuentes a LA NACION.

En los audios es Durán, otra vez, el que aportó el indicio: "Pero me dieron el teléfono de Reiter para que coordinaras con él", le comentó a Antonini mientras almorzaban y el FBI registraba cada palabra. La idea, le detalló, era que debían comunicarse "a través del teléfono de Reiter con Rafael".

De patovica a gerente

LA NACION ubicó y llamó ayer a la secretaria privada de Reiter en la Torre Este -en la Oeste funciona el Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo-, que derivó la comunicación a un oficial del área que, sin dar su nombre, tomó todos los datos, registró la consulta periodística y explicó que el pedido debía ser "verificado por toda el área de seguridad".

Hasta el cierre de esta edición, nadie de Pdvsa se comunicó con LA NACION.

Alrededor de Reiter se tejen todo tipo de relatos. Algunos lo señalan primero como guardia de seguridad en discotecas y fiestas. Otros recuerdan que luego logró entrar al círculo íntimo de Rafael Ramírez como uno de sus guardaespaldas. Después se convirtió en el jefe de su equipo de escoltas y de allí ascendió, más allá del incidente en el aeroparque Jorge Newbery, a gerente de la PCP, conocida como la "policía interna" de Pdvsa.

Es decir, la encargada de resguardar las instalaciones, prevenir e investigar posibles delitos económicos dentro de la petrolera y, también, ocuparse de las escuchas internas.

Ajeno aún a la investigación que comenzó a reactivarse ayer en la justicia argentina, Reiter sí aparece en otros tramos de las grabaciones del FBI.

De hecho, es el único "asistente" de Rafael Ramírez que figura por su nombre en las transcripciones de Miami.

Pero si Reiter no aparece en el expediente judicial argentino, sí aparece el nombre de otro empleado de Pdvsa que podría aportar más datos a la investigación en ciernes.

Se trata de Wilfredo José Avila Driet, quien trabajaría en el área de protocolo, según detalló el comunicado que difundió la firma argentina Enarsa en los días que siguieron al destape del escándalo, allá por agosto de 2007, pero al que en Caracas señalan a LA NACION como uno de los responsables de "no perder de vista" el dinero durante el vuelo ni durante sus primeras y convulsionadas horas en Buenos Aires.

LA NACION se comunicó repetidas veces con el área de protocolo durante los últimos meses, pero siempre recibió la misma respuesta: Avila Driet no trabaja allí, sino en el sector de seguridad de Pdvsa. .

TEMAS DE HOYReforma del Código PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezElecciones 2015