Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

IBM se enfoca en servicios al exterior

Invertirá US$ 60 millones en tres centros tecnológicos para atender a empresas locales y extranjeras

Viernes 03 de octubre de 2008
0

"Debe haber un balance entre la experiencia de los grandes y la fuerza de los jóvenes para gestionar la empresa "No veo ningún escenario futuro en que disminuya el uso de la tecnología. Los servicios de tecnología sólo pueden crecer, crecer y crecer", dice Guillermo Cascio, flamante presidente de IBM Argentina, acerca del crac financiero de los Estados Unidos y su impacto en la tercerización de servicios que se prestan desde la Argentina, tales como monitoreo de redes, administración de bases de datos, centros de cómputos, entre otros.

-Pero los bancos son clientes muy importantes para ustedes. ¿No ve una amenaza en el futuro?

-Todavía es pronto para evaluarlo, pero nosotros mantenemos nuestras previsiones de crecimiento, que alcanzan los dos dígitos anuales. Para ser más competitivos, para reducir costos, para cualquiera de las metas de crecimiento, la tecnología es cada vez más necesaria.

- ¿Y en el mercado local? ¿Hay desaceleración?

-Nosotros solo vemos crecimiento

IBM anunció ayer una inversión de US$ 60 millones en tres nuevos centros de exportación de servicios, dos de ellos ubicados en Olivos y el restante en Vicente López. Los edificios Olivos I y II tienen ochos pisos y capacidad para mil puestos de trabajo cada uno. El restante, en Vicente López, albergará 500 puestos.

La inversión, que ya está en marcha, será desembolsada a lo largo de los próximos diez años. La empresa también tiene prevista una ampliación del campus tecnológico de Martínez, inaugurado en 2001, que demandará 8,5 millones de dólares adicionales. Allí, por ejemplo, se monitorean más de 5000 servidores de toda la región.

-¿De dónde provienen los fondos?

-De nuestra operación diaria, de la corporación y de la financiación local.

-¿Hay suficiente acceso al crédito en el mercado local, con buenas tasas?

-Me gustaría que hubiera más, que fueran condiciones razonables para ser más competitivos. Pero haber, hay.

En la provisión de servicios offshore (es decir, atender desde aquí los sistemas o los procesos de negocios de empresas ubicadas en España, Alemania o Turquía), tiene una fuerte incidencia el costo de la mano de obra, cuyos salarios están aumentando, y el de la infraestructura, que cotiza en dólares. De hecho, Cascio compite todos los días con los centros de servicios que IBM misma tiene en la India, China y Brasil, para ganar contratos y ejecutar los servicios desde la Argentina. "La India, por ejemplo, siempre es más barata que nosotros. Pero no analizamos sólo los componentes económicos. Si hubiéramos hecho eso, habríamos abierto un call center. Nosotros apostamos a dar los servicios más sofisticados, para que sea más difícil reemplazarnos."

Un hombre del semillero

En los últimos siete años, la empresa (que cumple 85 años en el país) invirtió 237 millones de dólares para expandir su capacidad de prestar servicios al exterior, actividad que ya reporta 127 millones de dólares y capta a 4000 de los 7800 empleados que tiene IBM en la Argentina. "Estamos tomando cinco profesionales nuevos por día", dijo Cascio.

Es la primera vez que un argentino "del semillero" (empezó como ingeniero de sistemas, luego pasó por el área de ventas, marketing y finalmente, servicios) conduce la filial local de IBM.

Cascio ingresó en la empresa en 1982, y hoy muchos de sus ex compañeros, que habían dejado la empresa, volvieron a vestir la camiseta. "Yo creo que es necesario un balance entre los jóvenes y los que tienen más experiencia", explica el ejecutivo, casado y con dos hijos.

"No tenemos que tirar un viejo por la ventana todos los días, porque ellos son los que tienen la cultura de la calidad, la mística y el orgullo de ser de IBM de toda la vida", dijo. Cascio fue el responsable, en 2001, de armar el primer equipo que lideraría la unidad de Global Services. "Eran todos veteranos", ríe. "Pero eran los que tenían la experiencia para hacerlo."

Herencia

Jesús, el abuelo de Guillermo Cascio, era oriundo de Santander, España. En la década del 20, salía en su furgoneta a vender por los pueblos de la Patagonia balanzas y relojes marca IBM. "Cuando entré en la empresa, en 1982, al primero al que se lo conté fue a él. Y me dijo: «Ja, International Business Machines of Delawere». Yo, obviamente, no sabía todo el nombre de IBM. Y él me dijo: «No tenés ni idea de dónde estás trabajando».

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas