Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Votar a un negro?

Por Diego Valenzuela Especial para lanacion.com

Lunes 13 de octubre de 2008 • 02:01
0

NUEVA YORK.- Por primera vez en la historia, un negro está a las puertas de ser Presidente de los Estados Unidos. Crisis económica mediante, las encuestas le dan un aire a Barack Obama como nunca tuvo en la carrera por llegar al salón oval. En el promedio de los sondeos existentes el candidato demócrata lleva 7,3 puntos de ventaja. Lo único que podría salvar a John McCain a esta altura es el racismo de una parte del pueblo norteamericano.

La forma políticamente correcta de referirse a un negro en los Estados Unidos es "afro-americano", un concepto que suena a eufemismo. El blanco es white pero el negro es "afroamericano", aunque entre ellos los negros pueden llamarse black sin riesgo de quedar en off side. Se trata de la principal minoría racial del país, con un 12 % de la población según el Censo de 2000 y una presencia fuerte en los estados del centro y del sur del país. Son los descendientes de los esclavos que vinieron de Africa y estuvieron bajo un régimen de segregación por décadas. Aunque Obama nunca hizo de la raza un tema de campaña, se siente cómodo representando el ascenso social de esa minoría aún hoy postergada.

Es evidente que los republicanos confían en que la intolerancia les permita ganar las elecciones. Se percibe en las discusiones de los analistas, en las preguntas de los periodistas conservadores. ¿No cree que va a jugar un papel importante el factor racial?, pregunta con una simulada ingenuidad. Un gobernador demócrata suele repetir la misma respuesta: "el país está en una crisis profunda. No importa de qué color es la piel de quien te puede tirar un salvavidas cuando te estás ahogando". Ya lo escuché tres veces repetir el mismo libreto en los programas de TV.

Obediencia, según Obama
Obediencia, según Obama. Foto: Diego Valenzuela

Una y otra vez se dice que las encuestas no captan el voto racista, porque en general las personas, cuando son encuestadas, no aceptan que nunca votarían por un negro. Y si el encuestador es negro, menos que menos. Sería como decirle no votaría a alguien de tu color. Un estudio sostiene que el "factor racial" podría representar 6 puntos en las elecciones, lo que haría casi desaparecer la ventaja que hoy tiene Obama en las encuestas. Pero no hay evidencia cierta para fundamentar esta teoría, sólo un antecedente del que todos se agarran: el caso de Tom Bradley.

Este señor era el alcalde de Los Angeles e iba por la gobernación de California en 1982. Los diarios lo daban ganador porque tenía una ventaja holgada en las encuestas, pero no triunfó. Por poco, pero perdió. El efecto Bradley es la esperanza de los conservadores, que están a la defensiva por este final turbulento de George Bush. Estuve en el Pew Research Center de Washington y allí abren el paraguas: "en una elección pareja, como parece ser esta, puede ser un factor a tener en cuenta".

Sin embargo, puede haber un efecto Bradley al revés, aseguran otros analistas. Se refieren a que la gente que no suele participar en las encuestas tiene menos prejuicios racistas, y especialmente los jóvenes que en esta carrera electoral parecen estar del lado de Obama. "No es sólo un debate de minorías, si están representadas las mujeres, los negros o los hispanos; esta vez habrá un cambio generacional. Los jóvenes ven en Obama a uno de ellos. Si fuera electo, será el primer Presidente con Blackberry, que manda mensajes de texto y realmente sabe qué es la Internet", nos dijo en una entrevista Mack McLarty, ex jefe de gabinete de Clinton. Mc Cain, en cambio, no sabe usar computadoras y, de ser electo, sería el Presidente más viejo de los Estados Unidos al asumir, con 72 años (Reagan tenían 69 cuando llegó al poder). Una encuesta de la CNN muestra que casi la mitad de los norteamericanos temen que el republicano muera antes de terminar su primer mandato.

Entre muchos afiches y leyendas que han copado las remeras y los pins de la campaña demócrata, hay uno que resume su espíritu: una foto de Obama con la palabra Hope (esperanza). El demócrata aparece hasta como un prócer en los billetes verdes. Pero me interesó ver un afiche que retomaba el debate del racismo desde la ironía: la foto de Obama se acompañaba de la palabra Obey (obedece).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas