Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Aviones argentinos interceptarán aeronaves norteamericanas

Política

En San Luis, probarán los A4-AR en un ataque simulado de los cazas F-16

SAN LUIS.- La nueva categoría de aliado extra-NATO le permitirá a la Argentina medir la capacidad defensiva de sus nuevos aviones de combate A4-AR Fightinghawk y de los antiguos Mirage III Finger frente a una de las máquinas de ataque más poderosas del mundo: los F-16 norteamericanos.

Una escuadrilla de seis cazabombarderos F-16 Fighting Falcon, de la Guardia Nacional de Alabama, llegará la semana próxima, y participará de un ejercicio de interceptación aérea y ataque simulado contra ocho aviones A4-AR, de la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, San Luis, y seis Mirage III, de la VI Brigada, de Tandil.

El encuentro se prolongará durante cinco días, en una zona de San Luis cercana a la V Brigada. El ejercicio consiste en prácticas de interceptación aire- aire.

Será la primera vez que la Argentina actuará en acciones de estas características, con brigadas de las dos naciones. Un radar colocado en la zona designada para las maniobras se encargará de dar las posiciones de los aviones y de vigilar el espacio aéreo para evitar accidentes.

A su vez, cada avión tiene su propio radar, que le muestra la ubicación de los aviones enemigos, y un sistema de grabación, donde queda registrada la secuencia de todas las acciones del piloto.

Al finalizar cada jornada los pilotos de combate argentinos y norteamericanos se reunirán para observar en una pantalla lo realizado por cada uno. "Es una de los partes más importantes de la ejercitación. En ese momento se analizan los movimientos de los pilotos, se discuten técnicas y se comparten experiencias", dijo el comodoro Horacio Mir González, jefe de la V Brigada de Villa Reynolds y anfitrión del encuentro organizado por la Fuerza Aérea.

Los norteamericanos llegarán a esta provincia en dos aviones C-141, enormes máquinas de carga que pueden transportar aviones de combate en su interior, y otros dos C-130 Hércules.

El plantel total proveniente de los Estados Unidos será de 140 personas, de los cuales 12 son pilotos de combate de la reserva federal norteamericana.

Por el lado argentino, participarán 10 pilotos de Mirage, y 14 de A4-AR.

Los códigos, la terminología y el idioma inglés que se utilizarán durante toda la operación la encuadran como un ejercicio de la NATO.

Para nuestro país, el ejercicio tiene una significación especial. Los aviones A4-AR Fightinghawk, comprados a la marina de los Estados Unidos y reacondicionados por la empresa norteamericana Lockheed Martin (en California, y en su nueva planta de Córdoba), están en plena etapa de prueba.

Al avión A4-AR se le ha incorporado el mismo radar que llevan los F-16. Pero la velocidad del avión que utiliza la fuerza aérea de los Estados Unidos es muy superior. La enorme diferencia que existe entre uno y otro se reduce sólo por la maniobrabilidad del Fightinghawk, con la que ha ganado su fama de "escurridizo".

La Fuerza Aérea aún no definió de qué modo se modernizarán los Mirage, pero sus pilotos de combate podrán saber cómo responde el rediseñado Fightinghawk ante una exigencia muy seria. .

Por Juan Castro Olivera (Enviado especial)
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015