Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Coloridos bailes de un carnaval contemporáneo

Más expresión que virtuosismo en la obra de Mitimaes

Lunes 20 de octubre de 2008
0

Carnaval. El tiempo está después . Por la Compañía de Danza Mitimaes: Camila Alarcon, Laura Ayala, Alexis Bogado, Ayelén Clavin, Gabriel Contreras, Pamela Fernández, Roberto Fernández, María Laura Figueiras, Juan Jesus Guiraldi, Sergio Pintos, Morena Raffo, Damián Roezgas, Yésica Soru, Leandro Suárez, Laura Sol Torrecilla. Vestuario: La Torre. Compaginación musical: Coreografía y dirección: Facundo Mercado. Duración: 45 minutos. Funciones: miércoles, a las 21.30. El Cubo, Zelaya 3053. Nuestra opinión: buena

Ritmo, color, movimiento, energía, juventud, pulsión son palabras que definen, de alguna manera, el espíritu festivo de los carnavales populares. Y todos esos ingredientes están presentes en el nuevo espectáculo del grupo de danza Mitimaes, uno que desde 2004 viene trabajando en la fusión entre el folklore y el contemporáneo. De hecho, es fundamentalmente esta suma de elementos lo que hace que, a pesar de ciertas imperfecciones, este otro Carnaval. El tiempo está después (nombre que toma del tema de Fernando Cabrera que se oye en la voz de Liliana Herrero antes de que se corra el telón) tenga un resultado positivo.

Sin intervalos, la estructura de la obra que creó y dirige el además bailarín Facundo Mercado (de las filas de la compañía Tangokinesis, de Ana María Stekelman) hilvana tres escenas. "Venecia: por debajo de la máscara" abre la propuesta con una decena de intérpretes ataviados con caretas, tocados y trajes con accesorios que no terminan de manejar con soltura y sin accidentes.

No obstante, como sucede en el resto de los pasajes grupales, la expresión a través de este lenguaje mixto ?que también incorpora pasos bien clásicos? lleva la frescura en la sangre, la de más de una docena de jóvenes bailarines venidos de diferentes rincones del país y de la danza.

Sangre joven

En conjunto, dúos y tríos, "El matadero: los infames del poder" busca asignarle un corte ideológico a la representación, sobre una tela roja que cubre el piso. Más tarde llega un vivo "Candombe para Gardel", que le da una inyección de blanco a la puesta austera, sin escenografía.

Sin duda "Noreste argentino: la tierra y la inmensidad" reserva para el final los momentos más intensos. Vestidos de calle, los cuerpos de esos habitantes de un sueño norteño, de quenas, coplas, vidalitas y carnavalitos, dialogan con poesía, pero también se vuelven introspectivos. Más aún: son esas escenas en las que cada intérprete desarrolla, a la vez y desde la improvisación, su propio monólogo de movimiento, los más contundentes en este surtido de carnavales.

Con más expresión que virtuosismo, la compañía independiente Mitimaes aborda celebraciones de aquí y allá, y encuentra un código de humor para enlazar con su propio lenguaje de folklore sin tiempo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas