Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un fondo inversor inyecta capitales en dos semilleras

La empresa Pampa Capital colocó 20 millones de dólares en las firmas Sursem y Relmó para la aplicación de tecnología

Sábado 25 de octubre de 2008

Miguel Potocnik, director de Pampa Capital, una firma de inversión orientada a los agronegocios, no parece preocupado por los cimbronazos financieros que mantienen en vilo a muchos de sus pares. "No sé qué va a pasar, pero mientras tanto nosotros seguimos haciendo aquello en lo que somos más competitivos", explicó a LA NACION.

Pampa Capital anunció en abril una inyección de capital cercana a los 20 millones de dólares en Sursem y Relmó, dos semilleras argentinas. "En agronegocios, la tecnología pasará cada vez más por la semilla", dijo Potocnik, ingeniero agrónomo con una experiencia de más de 20 años en Monsanto como director de Roundup a nivel mundial y director de Marketing para América latina.

Las operaciones se realizaron a través de Pampa Agribusiness Fund (PAF), el fondo de inversión creado en 2007 por Pampa Capital para realizar inversiones en el sector de agronegocios manejado por su CEO, Alejandro Quentin -bisnieto de Alfredo Hirsch, presidente del Grupo Bunge &Born-, Charles Shaw -director de McKinsey Company durante 25 años y responsable de la reestructuración del grupo Bunge &Born en los años 90-, Juan Pablo Trujillo -ex Credit Suisse-, Sebastián Popik -consultor en agronegocios y fundador de Salutia- y Potocnik. El fondo estaría también en conversaciones para adquirir la empresa de maquinaria agrícola Plá.

Este fondo, con sede en Canadá, y cuyos integrantes se mantienen bajo estricta confidencialidad, cuenta con el apoyo de la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo financiero del Banco Mundial, siendo ésta su primera intervención en un fondo de inversión en agronegocios.

A través de PAF, Pampa Capital centra su estrategia de inversión en potenciar compañías pequeñas y medianas para que puedan crecer en agronegocios. Potocnik explicó que la apuesta a la producción de semillas se basó en la posibilidad de añadir valor. "Hay muchos fondos volcados en los pools de siembra y allí no hay tanta posibilidad de agregar valor."

En el caso de Sursem, esto se vio reflejado para mejorar la gestión en investigación y desarrollo. Es que, según el ejecutivo, "una compañía es lo que investiga". Con este concepto en mente, los nuevos inversores mantuvieron el equipo de management de Sursem, pero redefinieron sus objetivos. Concretamente, se hizo más eficiente la inversión en invernáculos y en los edificios de la firma.

Además, ampliaron el número de científicos que trabajan en mejoramiento vegetal y realizaron un convenio de desarrollo de híbridos con la firma norteamericana Adgentech y la china Condy Seat. Con las dos compañías están fondeando un programa de investigación que resultará en el lanzamiento de nuevos híbridos de maíz y girasol, en marzo.

En la actualidad, Sursem tiene híbridos competitivos que están por debajo de los líderes. "Ahora queremos estar cerca de los líderes y una buena relación valor/precio", dijo el empresario. Por eso, lanzarán al mercado híbridos de alto rendimiento, "con todo el paquete de biotecnología".

El caso de Relmó, una semillera tradicionalmente dedicada a la soja y al trigo, es diferente. "Es una pyme que apuntó a crecer e hizo inversiones, pero no midió lo finito de los márgenes en un negocio en donde la propiedad intelectual no es muy reconocida", explicó Potocnik. Relmó tenía un grave problema financiero y Pampa Capital le compró el paquete accionario, honró las deudas y replanteó su futuro con un nuevo programa de investigación, financiero y comercial.

Aprovechando la rica base genética de Relmó (fue el primer semillero privado que registró variedades de soja en la Argentina, en los años 70), se reflotó un acuerdo que la firma tenía con el centro de investigación brasilero Tropical Mejoramiento Genético (TMG), focalizado en soja y que este año lanzará la soja Inox, resistente al hongo que causa la roya.

"En dos o tres años, estaremos listos para lanzar una soja resistente a la roya que, si bien no es un problema grave en la Argentina, siempre está latente, en especial en el Norte", señaló Potocnik.

Se reforzará el área de investigación. Ya se incorporó el ingeniero Ricardo Reddy como nuevo gerente general para liderar la nueva etapa de la firma. Reddy se había desempeñado como gerente de Autogamas de Nidera Semillas para la Argentina, Uruguay y Paraguay.

Respecto de la comercialización, en 2009 la firma espera exportar el 50% de la producción a Brasil, Paraguay y Uruguay.

"Tenemos una estrategia y una apuesta de inversión de largo plazo", dijo y aunque admitió la estrepitosa caída en los precios de cereales y oleaginosas, aseguró que el mundo necesita comer más y mejor, y que la respuesta a esa necesidad durante los próximos 15 años estará en América latina.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.