Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El tránsito tiene solución / Un modelo para los urbanistas, nota I de IV

Curitiba, un ícono del transporte público

Información general

Es una de las metrópolis brasileñas con más autos por cantidad de habitante, pero nadie llega tarde a ningún lado gracias a una red integrada de colectivos articulados que circula por carriles exclusivos con una alta frecuencia; las claves del éxito

Por   | LA NACION

LA NACION comienza hoy una serie de notas sobre las soluciones que diversas ciudades del mundo encontraron para reducir los congestionamientos de tránsito, un problema que se agudiza cada vez más en Buenos Aires.

CURITIBA.- Helado en mano, Luciana Teodora espera en la parada de la estación Rui Barbosa. En 15 minutos tiene que estar en la facultad, pero no parece preocupada. Llega el colectivo, echa un vistazo: no hay asientos disponibles. Lo deja pasar y espera el próximo. ?¿Que si no me preocupa llegar tarde? Acá nunca se llega tarde a ningún lado?, dice. Tres minutos después, llega el siguiente colectivo. Ahora sí, sube y ocupa uno de los asientos. En 10 minutos estará en su clase.

La escena se desarrolla en Curitiba, la ciudad que vio nacer en los años 70 uno de los más efectivos sistemas de transporte público: la Red Integrada de Transporte, originalmente diseñada por el arquitecto y urbanista Jaime Lerner. ¿Cómo es posible que una de las ciudades brasileñas con más autos por cantidad de habitantes no conviva con los problemas de tránsito que tienen la mayoría de las grandes ciudades? ?Sólo hay que desarrollar tres conceptos: prioridad, integración y calidad del transporte público?, explica Luiz Filla, gerente de operaciones de Transporte Colectivo de Curitiba.

En esta ciudad, capital del estado de Paraná, al sur de Brasil, residen casi 1.800.000 personas y por día circulan 3.300.000, por quienes ingresan desde las afueras. En la zona metropolitana hay 1.600.000 automóviles. Sin embargo, a la hora de movilizarse por el centro, más del 70% de la población elige el único transporte público con que cuenta esta urbe. Se trata de una red integrada de colectivos, con una flota total de 2600 coches, en donde la prioridad la tienen los biarticulados (líneas expresas). Estos ómnibus, con capacidad para 270 personas cada uno, circulan por 72 km de canaletas exclusivas diseñadas para permitir una frecuencia adecuada a la demanda de los ciudadanos.

Es un sistema trinario, que tiene una vía central, en el medio de la cual se encuentran las canaletas exclusivas, con dos vías lentas a los costados, para otros vehículos. Hacia cada lado de esta vía, hay dos avenidas paralelas de tránsito rápido, una de entrada y otra de salida de la ciudad, por donde circula el resto, mayormente autos particulares.

?Es ridículo venir al centro en el auto: sale más caro y se tarda mucho más?, dice Adrian Fonzinho, mientras espera el colectivo de regreso a casa.

Para permitir el desplazamiento de los más de dos millones de pasajeros que el sistema transporta a diario, las seis líneas rápidas de biarticulados operan en forma coordinada con colectivos comunes, como los de Buenos Aires.

Estos tienen diferentes funciones: los alimentadores conectan las 22 terminales de integración con los barrios de la zona; los ómnibus verdes, los barrios con las terminales, sin pasar por el centro; los convencionales, los barrios con el centro, sin integración, y los troncales, las terminales con el centro, utilizando vías compartidas.

Una sola línea con tarifa diferenciada realiza los viajes cortos por el centro, para aquellas personas que no deseen caminar. Para el resto de los colectivos se paga un boleto único de 1,90 reales, costo por el cual se puede viajar por toda la ciudad haciendo las distintas combinaciones. Los estudiantes sólo pagan la mitad de la tarifa, los discapacitados abonan un porcentaje y la gente mayor viaja gratis.

Calidad y accesibilidad

?La calidad del transporte público es fundamental para desalentar el uso del automóvil?, dice Filla. El diseño de las 351 estaciones con forma de tubo ofrece protección ante las condiciones climáticas y accesibilidad. El boleto se paga en la estación, para ahorrar tiempo. Además, el 45 por ciento de los usuarios usa una tarjeta magnética prepaga.

El embarque se hace a nivel, es decir que, una vez que se accede a la estación tubo, ya se está prácticamente embarcado. Las frecuencias en la hora pico son de un promedio de tres minutos. ?Nunca esperé un colectivo por más de 10 minutos?, dice Samantha Nieztche, una estudiante.

Un equipo de fiscalizadores controla el funcionamiento del servicio, asegurándose de que se cumplan las frecuencias. Además, supervisan la relación entre los pasajeros y los choferes, quienes están sujetos a penalizaciones en caso de maltratar a un usuario. Si bien son 28 empresas privadas las que tienen a su cargo el transporte público, el gerenciamiento del sistema está en manos de la comuna.

Pese a que Curitiba comenzó su transformación hace 30 años, el proceso continúa: a fin de año se inaugurará una nueva línea expresa. Además, analizan crear una red de subterráneos, para liberar más espacio en la superficie. ?Ninguna medida es definitiva ?concluye Filla?. Para que un sistema de transporte sea eficiente, hay que optimizarlo permanentemente.? .

TEMAS DE HOYParo nacionalLey de abastecimientoHugo MoyanoArgentina en defaultTorneo Primera División