Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Esta crisis excluye hasta la esperanza"

El periodista y ensayista mexicano dice que en América latina nace una nueva cultura marcada por el horror del narcotráfico

SEGUIR
LA NACION
Domingo 02 de noviembre de 2008
0

SAN SALVADOR.- De repente la tarde se hizo negra y un chubasco tropical se desprendió sobre la carretera que lleva al aeropuerto internacional de El Salvador. El escritor, ensayista y periodista Carlos Monsiváis mira por la ventanilla como quien, literalmente, ve llover. No le preocupa la interminable cortina de agua ni el viento que sacude el vehículo que debe dejarlo al pie del avión que lo llevara al DF, de México, luego de asistir el Foro de periodistas europeos y latinoamericanos que sesionó aquí.

"No le tengo miedo a volar, dice. Sólo los terremotos me dan temor. Por eso vivo en una casa en planta baja", agrega con una sonrisa y sin perder su proverbial calma.

Monsiváis habla y sólo se escucha de fondo el rítmico "zigzag" de los limpiaparabrisas que nunca llegan a desagotar el producto del aguacero.

"La utopía de los jóvenes de hoy es la imaginación al empleo"
"La utopía de los jóvenes de hoy es la imaginación al empleo". Foto: Archivo

Cuenta que no les teme, como muchos, a los prodigios del siglo XXI, como Internet, a la que define el "ágora" del siglo XXI.

Dice que está naciendo una nueva cultura en América latina, marcada "por el horror del narcotráfico, la desigualdad, la perdida de empleos y por la megacrisis que aún no se sabe cómo y cuándo terminará".

-¿Hay un mensaje desde la cultura latinoamericana para el primer mundo ante la crisis?

-No sé si podríamos dar un mensaje. Me parece que aún no hay, desde América latina, una conciencia colectiva respecto de la crisis, pues recién estamos viendo lo que pasa y lo que va a seguir pasando. Lo que sí noto, sobre todo en los autores jóvenes, es un cambio de temática muy importante a la hora de crear. Por ejemplo, cada vez ocupa más espacio el tema del narcotráfico, que hace cinco o diez años no significaba nada. Pero como el narcotráfico se ha convertido en la pesadilla más atroz de la que tenemos noticias, y como ha devastado todos los tejidos sociales, ya no es posible ignorarlo, pese a que tiempo atrás estas cuestiones eran consideradas vulgares en los sectores dirigentes de la literatura. Algo similar ocurre con la novela histórica, que en México tiene tanto éxito como en la Argentina.

-¿Y ese irrumpir de estas cuestiones en la literatura es una necesidad social o una moda?

-Las dos cosas. La novela histórica es todo un intento de recreación de lo que se ignoraba que se había vivido.

-¿Esta tendencia surge como respuesta a determinado contexto político y social?

-Me parece que se da naturalmente. Se ignoraba todo lo de la de la historia y ahora hay un acercamiento que puede ser visto como una forma de ver la continuidad de las sociedades para dejar de creer en la generación espontánea de los hechos.

-¿Esta renovación en las letras tiene su correlato en la música, en el teatro o en las artes plásticas?

-En las artes plásticas, no. Ahí, aunque hay una gran participación de los pintores en los hechos sociales, cada quien sigue con la tendencia en la que está y en ello no influye lo estrictamente contemporáneo. En el teatro, sí se perciben cambios. Por un lado, hay una lucha abierta contra lo que ha sido la dictadura del tradicionalismo y su afán de prohibir. Hay muchísima libertad escénica y hay un constante tratamiento de la realidad política. En la música, el cambio llega por el lado del rock, que aunque no equipara al del rock argentino, tiene una corriente sociológica que ilumina todo lo que tiene que ver con las letras.

-¿Se puede decir que nace una nueva cultura latinoamericana?

-Sí, aunque todavía no sabemos cómo va a ser, sabemos que va a estar marcada por el horror del narcotráfico, por la disminución de las oportunidades, por el desempleo y por esta megacrisis. Y es una nueva cultura, porque ya no está dominada por la ansiedad de una vida próspera, sino por el reconocimiento de la escasez como límite.

-¿Es éste el triunfo de la cultura under , que finalmente ha salido a la luz?

-Desde luego, y en todo esto tiene mucho que ver una parte que podríamos llamar positiva de la globalización. Tiene muchísimo que ver Internet y la libertad de pensamiento que allí se encuentra y que, al darse de una manera tan múltiple, habla de lo que se llamaba la simultaneidad de lo no simultaneo. Mucho de lo que antes era subversivo ya dejó de serlo.

-¿Para transformarse en qué?

-En formas minoritarias de comportamiento que ya no son ilegítimas.

-¿Y esto es positivo?

-Creo que sí. Simplemente lo que ha significado en México la despenalización del aborto es un salto mental extraordinario. Tanto que el arzobispo primado del DF, cuando se aprobó la despenalización del aborto, dijo un tanto candorosamente "no se cayó el cielo", y yo no sé por qué esperaba él que así sucediera. Creo que se está viviendo algo formidable, al mismo tiempo que algo trágico y demoledor.

-¿Entendemos que lo demoledor es la crisis económica?

-Sí, claro.

-Pero si los latinos estamos acostumbrados a vivir de crisis en crisis, ¿por qué ésta es demoledora?

-Porque nuestra gimnasia en crisis siempre incluía la esperanza y me temo que ahora se la está excluyendo.

-¿Hasta los jóvenes están excluidos de la esperanza?

-No es fácil determinarlo, porque percibo que hay una gran indolencia a la hora de manifestar la veta utópica de los jóvenes, lo que hace muy difícil saber dónde localizar la esperanza.

-¿No suena contradictorio el nacimiento de una nueva cultura con la pé rdida de la veta utópica?

-Es una contradicción si uno se fía de lo declarativo. Y me remito al ejemplo de los jóvenes que asisten a las ferias del libro. Van por miles, pero cuando se les pregunta por qué lo hacen, las respuestas no son claras. Entonces, tenemos que la actitud de ellos es muy concreta, pero la decisión de verbalizarla es muy brumosa. De allí que la veta utópica, en estos momentos, no es declarativa. Y también tiene que ver con lo que ellos perciben como el fracaso de las generaciones anteriores y con el miedo a su propia demagogia.

-Si en los 70 la veta utópica fue "la imaginación al poder", ¿cuál debería ser la de hoy?

-La imaginación al empleo.

-¿No suena demasiado pobre?

-No, porque el empleo es el ´empoderamiento´ de cada persona. Es el principio de tierra firme.

-¿El primer mundo percibirá estos cambios o seguirá sintiéndose el ombligo del mundo?

-Es muy difícil saberlo. Fíjese lo que nos pasa a nosotros con los Estados Unidos y con California, que es el Estado con el que compartimos gran parte de nuestra frontera. Ellos tienen con nosotros una relación fluida y orgánica?

-Salvo por el muro.

-No, el muro no ha importado tanto como las otras manifestaciones del racismo. El muro, en parte, es simbólico y, en parte, no. Pero el racismo es muy activo y la respuesta antirracista ha sido muy pobre.

-¿Por qué?

-Porque las organizaciones de derechos humanos han estado más bien ausentes del trato brutal que se les prodiga a los inmigrantes. Además, ahora todo está tan concentrado en las elecciones y en la economía que se les olvidó la importancia que tiene México en la economía norteamericana. Ellos están mirando la necesidad que tienen de salir de Irak, de romper con lo que fue la maldición de Bush y de enfrentarse a su propio racismo.

-¿Europa se comporta de la misma manera con América latina?

-No, para nada.

-¿Ni siquiera en el caso de algunas políticas racistas que parecen estar en boga?

-Bueno, está el caso de Berlusconi en Italia. Y las reacciones también han sido débiles, porque si bien esas políticas no son compartidas por la mayoría de la gente, tampoco han sido rechazadas activamente.

-¿Los medios electrónicos juegan un papel importante en el nacimiento de la nueva cultura?

-Mire, Internet es extraordinaria, porque le está permitiendo a una generación crear sus estímulos, sus corrientes interpretativas, sus zonas de "ligue" y todo lo que se pueda imaginar. Internet es el ágora y es también la oportunidad de una sinceridad que no se había conocido.

-¿Usted cree que Internet democratizó la cultura?

-Democratizó la vida social, no sé aún si alcanzó para democratizar la cultura. Su recurrencia, por el momento, es básicamente informativa. Sirve como un complemento pedagógico, pero culturalmente es todavía fragmentaria. Creo que hoy la Red democratiza el consumo de música, que es lo que todos los jóvenes bajan.

-¿Y fundamentalmente es un ámbito de libertad?

-Tiene que serlo. No puede hablarse de libertinaje en Internet sin caer en el conservadurismo. Es una libertad necesariamente desorganizada, muy divertida, aunque todavía no es formativa. Pero de todas maneras, creo que es lo mejor que nos podría haber pasado en este momento.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas