Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo hacer para evitar la indiscreción de las redes sociales

Es clave configurar el perfil de acceso

SEGUIR
LA NACION
Martes 04 de noviembre de 2008
0

Las redes sociales en Internet, esos servicios que permiten crear un perfil personal en línea y conectarlo con el de amigos y conocidos, y eventualmente conocer más gente, están teniendo un momento de gran expansión en nuestro país y en el mundo.

Cada vez más personas se registran en estos servicios, que son de uso gratuito, y eso potencia su valor: si todos los amigos están anotados en Facebook, ¿por qué uno no habría de estar allí también?

Facebook tiene cerca de 100 millones de usuarios y su servicio se usa para mantener al día datos de amigos y familiares, organizar salidas o reecontrarse con viejos compañeros de escuela.

Pero su uso, como cualquier herramienta con la que se haga pública información privada, conlleva algunos riesgos que hay que tener en cuenta.

De hecho, durante la 30a. Conferencia Internacional de Privacidad, realizada en Estrasburgo hace 15 días, 37 países firmaron una resolución conjunta en la que alertaron de las indiscreciones en las que puede caer un usuario desatento.

La clave de estos servicios está en darle al usuario la posibilidad de poner, grosso modo, toda su vida en línea: desde su fecha de nacimiento, estudios y trabajo actual a mostrar quiénes son sus amigos, dónde estuvo de viaje, qué hizo el fin de semana y qué preferencias tiene (al adherir a grupos internos de la red social, que agrupa a seguidores de un club de fútbol, una banda de música, una ideología política o un gusto de helado), y compartir todo eso con los visitantes, sean amigos o no.

Por supuesto, no es obligatorio poner nada de eso; estos servicios no exigen nada del usuario más que la elección de un nombre (que puede ser ficticio). Y tampoco está mal aprovechar la riqueza de estas herramientas para mantener conectadas a las personas, actualizadas sobre lo que están haciendo, compartir fotos, videos, diarios de viaje y mucho más en un solo lugar.

Por ejemplo, los usuarios de Facebook llevan cargados en el sitio unos 10.000 millones de fotos, según sus desarrolladores.

Pero si estos servicios no se configuran correctamente, toda esta información estará disponible para cualquiera que entre a Facebook, MySpace, Hi5, Sonico o cualquier otra red social. Sólo se requiere una cuenta de correo electrónico válida.

Luego, bastará usar el buscador interno del servicio para encontrar a la persona y ver todos sus datos, campo fértil para estafadores, acechadores o personas afectas a las bromas pesadas: saber quiénes son los amigos de alguien, qué aspecto tienen, cómo es su casa, qué bares frecuenta, si está de vacaciones o no...

Precauciones

No es cuestión de entrar en pánico: en general, no hay por qué temer que un desconocido esté interesado en nuestra vida. Pero es mejor prevenir y no hace falta más que un poco de sentido común. Con las herramientas que ofrecen las mismas redes, es posible limitar la difusión de esta información.

Después de todo, nadie invita a extraños a conocer todas las habitaciones de la casa o contarle dónde estuvo de vacaciones.

Lo primero es configurar el perfil en la red social para que no sea accesible universalmente. Así, en Facebook, en el menú Configuración>Configuración de privacidad del sitio, es posible definir quién podrá ver el perfil personal (cualquiera, sólo amigos que hayan sido aceptados, amigos de los amigos o nadie), y qué de él (sí los datos de contacto pero no las fotos, por ejemplo). También es posible definir, entre otras cosas, si el servicio muestra la hora en que se realizó alguna acción en el sitio o no.

MySpace, que no ofrece tantas opciones, permite la configuración en Mi cuenta>Privacidad.

También es importante hablar con niños y adolescentes que, por lo general, tienen un acercamiento más inocente a estos servicios, recomendarles no publicar en su perfil de la red datos como su número de teléfono o su rutina diaria y hacerles tener en cuenta que las redes sociales no hacen verificación de identidad y que cualquiera puede crear un usuario usando cualquier nombre, incluso uno que ya esté en uso.

Teniendo en cuenta estas precauciones será posible aprovechar la utilidad de las redes sociales sin temor de estar divulgando demasiada información a desconocidos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas