Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Principito elige la Argentina para volver

El escritor Alejandro Roemmers retomó la historia de Saint-Exupéry, con la aprobación de los herederos del aviador francés

Domingo 09 de noviembre de 2008
0

Probablemente Antoine de Saint-Exupéry se sorprendería al saber que un argentino, Alejandro Roemmers, hizo realidad su sueño de reencontrar a El Principito.

El regreso del joven Príncipe (Grijalbo) es el título del libro que cuenta el viaje por la Patagonia de un argentino y un adolescente desvalido y hambriento al que recoge, y que resulta ser el Principito crecido, de regreso en la Tierra.

Es, dice el autor en diálogo con LA NACION, sobre todo un recorrido espiritual desde lo cotidiano hacia lo trascendente. Ambos viajan por la estepa sureña, similar al desierto africano al que el Principito llegó la primera vez. A lo largo del viaje, ambos develan los grandes interrogantes de la existencia, aunque el mundo al que vuelve el joven Príncipe es hoy más cruel y egoísta.

El piloto cuyo avión se averiaba en el desierto africano, donde El Principito descendió del Asteroide B 612, expresó su anhelo de reencontrar a su amigo al final del libro: "Si viajáis un día [...], en el desierto [...] no os apresuréis [...]. Si entonces un niño llega hacia vosotros [...], adivinaréis quién es [...], decidme que el Principito ha vuelto". Saint-Exupéry vivió dos años en la Argentina y viajó mucho a la Patagonia, al trabajar para la compañía Aeropostale.

Hace un año -luego de que su obra cumbre cumplió 60 años de existencia, más de 80 millones de ejemplares vendidos y traducciones a 180 idiomas-, el aviador alemán Horst Rippert admitió con pesar que fue el responsable de los disparos que, en 1944, derribaron el avión del escritor, a quien admiraba, durante la II Guerra Mundial.

Alejandro Roemmers, uno de los dueños de Laboratorios Roemmers, se dedica a la poesía y a la narrativa desde los ocho años. Para el prólogo del libro que saldrá en venta el sábado próximo -en cuya portada hay una ruta desangelada y una luz en el horizonte-, Roemmers consiguió lo que ningún otro autor logró antes: la bendición de los herederos de Saint-Exupéry. Muchos libros se han inspirado en la novela del autor francés.

Roemmers ha publicado sus libros de poesía y narrativa en España e Italia. El regreso del joven Príncipe se editó en 2000, con una tirada privada de 6000 ejemplares, pagada por su autor, que se distribuyó sólo entre amigos y en escuelas públicas.

Un héroe argentino

El prefacio que firma Frédéric d´Agay, sobrino nieto de Saint-Exupéry y presidente de la Fundación homónima, dice que "correspondía a un argentino ofrecernos su comprensión de El Principito ", porque "la Argentina ha impregnado" la obra de su ancestro. D´Agay señala que "al partir, Saint-Exupéry nos legó un tesoro" y dice que bendijo el libro de Roemmers, porque en sus numerosos viajes a la Argentina pudo "descubrir cuán amado y conocido es Saint Ex ", y que "los argentinos creen que el autor es prácticamente argentino y que su héroe ha nacido entre ellos".

En el prefacio, el sobrino nieto se pregunta: "¿Acaso no dicen que la isla que está a la entrada de la península Valdés fue el modelo de la boa que traga al elefante? ¿Y que los picos de la cordillera de los Andes son los que trepa el Principito para escuchar el eco y admirar la Tierra?".

Roemmers le dedicó el libro "a Jesús, el Cristo". Subraya: "No es una continuación argumental, sino espiritual de El Principito, que rescata valores de la infancia que no hay que perder". El regreso del joven Príncipe se presentará el 25 de este mes, a las 19.30, en La Rural. Dice Roemmers: "Este es un libro para todas las edades. En una historia sencilla y poética transmito las experiencias y la sabiduría que he recogido en mi vida. Me hubiera gustado leer mi libro, cuando tenía 15 años".

En la obra, explica Roemmers, "profundizo los mensajes de Saint-Exupéry, pero voy a las situaciones cotidianas. Yo interpreto la vida como una oportunidad. Lo que cuenta es la evolución espiritual. Uno quiere preservar la inocencia, pero a su vez se pregunta qué hacer con las injusticias, la maldad, las traiciones. Este libro, que escribí en nueve días y que salió de adentro, sin pensamiento, pretende dar esas respuestas".

El autor celebra que en el mundo "está surgiendo una espiritualidad no dogmática. Hay una sola forma de cambiar el mundo y es cambiando, primero, uno mismo. Es necesario desarrollar la conciencia espiritual y desarrollar la percepción en el momento presente".

Hombre de su tiempo al fin, el autor dice que el libro tendrá una parte interactiva, pues se actualizará en Internet con los aportes de los lectores: "Se puede enriquecer con estos testimonios y hasta podría haber otra edición con ellos. Al final, la verdad no está lejos de la belleza".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas