Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Volvió con fuerza el robo de estéreos

Casi no hay denuncias policiales porque los seguros ya no los cubren, pero hay talleres que reemplazan hasta 20 cristales por día

SEGUIR
LA NACION
Sábado 15 de noviembre de 2008
0

Parecía un delito que había pasado de moda, y todo hacía pensar que a los ladrones ya no les interesaba apoderarse de los equipos de audio de los autos. Pero durante los últimos meses los robos de autoestéreos volvieron con fuerza y preocupan otra vez a los automovilistas.

Casi nadie denuncia estos robos a la policía, ya que las aseguradoras no cubren la sustracción de los estéreos, lo que hace que no haya estadísticas oficiales al respecto.

Lo que muestra que los delincuentes dedicados a esta modalidad están muy activos, tanto en la Capital como en el Gran Buenos Aires es la cantidad de cristales laterales de vehículos rotos con violencia, de lo que dan cuenta los talleres que se dedican a reemplazarlos.

La sustracción de estéreos parecía pasada de moda, pero volvieron a inquietar a los automovilistas
La sustracción de estéreos parecía pasada de moda, pero volvieron a inquietar a los automovilistas. Foto: Archivo

Para cambiar los vidrios tampoco es necesaria la denuncia policial, y las aseguradoras que tienen este siniestro cubierto autorizan los reemplazos sin más. Según pudo saber LA NACION, hay días en que los negocios del rubro cambiaron de 15 a 20 cristales.

Otro dato llamativo es la oferta de estos productos a bajo precio que hay en sitios de Internet, donde se pueden conseguir a 360 pesos -"usados, con garantía"- los mismos equipos de audio que en las concesionarias oficiales tienen un valor de hasta 1100 pesos más IVA. En algunos casos, cuando el que hace estas compras por Internet tiene algún problema con el estéreo, el vendedor le da una dirección de un comercio del centro porteño para hacer valer aquella garantía.

A toda hora, en todo lugar

De noche, a metros de la plaza Roma, en el centro porteño, o en Ciudad Jardín, en El Palomar. A la mañana, en Olivos, bien cerca de la quinta presidencial, o a metros de la avenida Córdoba, en Palermo. A los ladrones parece no importarles el lugar y el momento, tampoco el método: pueden romper directamente los vidrios laterales o forzar las puertas delanteras haciendo palanca.

"Después de los fines de semana viene mucha gente a colocar los vidrios laterales del lado del acompañante. De esos clientes, al 99 por ciento le rompieron el vidrio para robarle el estéreo. Hubo semanas que tuvimos que colocar entre 70 y 80 cristales laterales. Es un indicio de que el delito creció", dijo a LA NACION Gustavo Gheggi, empleado de Rodolfo Cristales, comercio situado en la avenida Warnes al 1700.

Laura Calderoli, encargada de Cristales Osvaldo, de Concepción Arenal 4055, dijo que hace tres meses hubo un pico de robos de estéreos. "Por día cambiábamos entre 15 y 20 cristales laterales", recordó.

Gheggi y Calderoli coincidieron en que los estéreos más robados son los de la línea Volkswagen (VW). "Sobre todo los de los modelos Bora y Gol", agregó Gheggi. Calderoli aseguró que después de los de los VW, los estéreos más robados son los de los Renault Clío. Los Volkswagen Gol son desde hace nueve años los automóviles más vendidos en la Argentina. "Por eso no es raro que, como hay más unidades en las calles, los Gol sean los más castigados por la delincuencia", explicaron desde un sector de la industria automotriz nacional.

Un jefe policial, que pidió no ser identificado, aportó una teoría sobre el aumento de robos de autoestéreos. "Los ladrones roban un equipo, lo venden a 30 o 40 pesos y después se compran droga. Además, este tipo de hechos delictivos recrudecieron porque, lamentablemente, ahora sale a robar cualquiera. Los delincuentes saben que si se los apresa robando un estéreo salen a las 48 horas, porque es un robo simple".

Calderoli, la encargada de Cristales Osvaldo, piensa que el robo de estéreos quizá se frene por "una cuestión de mercado".

"Creo que los comercios que venden los equipos de audio tienen stock suficiente, porque la gente se cansó de comprar estéreos. A mí me pasó: me robaron cuatro veces el equipo de audio, me cansé y no instalé otro", explicó Calderoli.

Por el baúl

Martín Giovannini tiene 33 años y vive en Ciudad Jardín. El viernes de la semana pasada, al salir de su casa, se encontró con el baúl abierto del auto de su mujer, un Fiat 147. En el pasto estaba tirada la silla donde sienta a su bebe. Los ladrones sólo se habían llevado el autoestéreo.

"Como todos los días, el jueves de la semana pasada dejamos los dos autos en la vereda. Ciudad Jardín es un lugar tranquilo. Pero me sorprendí: los ladrones habían forzado el baúl y arrancado el estéreo. No lo podía creer. Fue una sorpresa muy desagradable", relató Giovannini a LA NACION.

Como piensa la mayoría de la gente, Calderoli reflexionó: "Si uno compra los equipos de audio robados alimenta la demanda de estos hechos delictivos. Pero lo cierto es que, si hay oferta, es porque, en definitiva, hay demanda.

Claves

Regreso: este tipo de hechos delictivos reapareció con fuerza en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano en los últimos tres meses.

Modus operandi: para sacar los estéreos, los ladrones rompen los cristales laterales de los autos o abren alguna de las puertas haciendo palanca con una barreta.

Estadísticas: no hay cifras oficiales porque, debido a que las compañías de seguro no cubren el robo de estéreos, los damnificados no hacen las denuncias.

Cambio de cristales: hay comercios que cambian entre 15 y 20 cristales laterales por día. El 99 por ciento de los vidrios fueron rotos por el robo de estéreos.

Venta: por Internet, los mismos equipos que un concesionario oficial vende a 1100 pesos + IVA, se ofecen a 360, "con garantía".

Los más robados: según los talleres dedicados al cambio de cristales, los automóviles más perjudicados por los robos de estéreos son los de la línea Volkswagen (VW), sobre todo los modelos Gol y Bora. Le sigue el Clío, de Renault.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas