Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Acusan a Piumato por falsa denuncia

Un defensor oficial sostiene que el dirigente sindical no recibió un balazo en sus testículos por parte de la policía federal en una manifestación en 2000, como había asegurado, sino que se lo infligió él mismo

Martes 18 de noviembre de 2008 • 14:05
0

(DyN).- Un defensor oficial denunció ante la Justicia que el dirigente gremial Julio Piumato se habría autoinfligido accidentalmente una herida de bala en sus testículos, durante una manifestación contra la ley de Reforma Laboral, en 2000, contrariamente a las declaraciones del sindicalista, que aseguró que los disparos los había realizado la policía.

El defensor Hilario Lagos llegó a esa conclusión tras el juicio oral contra 11 policías federales, que resultaron absueltos por la represión que tuvo lugar en los alrededores del Congreso, el 19 de abril de 2000, cuando distintos sectores gremiales se manifestaron contra la sanción de la reforma laboral.

Aquella noche, Piumato recibió un impacto de bala en sus testículos y denunció ante la Justicia que había sido producido por personal policial.

Lagos sostuvo que eso no pudo ser así y denunció a Piumato por "falso testimonio agravado", una figura que contempla penas de hasta diez años de cárcel.

La denuncia sostiene que según la trayectoria del proyectil, es "prácticamente imposible sostener que un tercero le disparó a Piumato".

"La herida, a mi criterio, sólo pudo ser efectuada por un arma que portaba el herido, ya sea en la cintura, si es zurdo o en una riñonera, que se le disparó por un mal manejo de la misma o por accidente", añade el texto.

La denuncia abarca también a una hermana de Piumato, Liliana, que habría sustraído los restos del proyectil que le fueron extraídos al dirigente gremial en el hospital Británico, pese a que habían sido colocados "dentro de una bolsa plástica sobre una mesa pequeña" para ser entregados a la Justicia.

Para Lagos, la hermana de Piumato "deliberadamente tomó el efecto aludido entorpeciendo así el camino de la investigación".

La causa recayó ante el juzgado de instrucción número 40, a cargo de la magistrada Inés Cantisani.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas