Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Inquietud por la vida del niño por nacer

SEGUIR
LA NACION
Lunes 24 de noviembre de 2008
0

"Hay que resolver muchas situaciones de muerte en la sociedad argentina, pero empezamos mal si despreciamos la vida del niño por nacer, si lo condenamos a muerte." Así se expresó el arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, al advertir que en la Cámara de Diputados avanzan proyectos tendientes a legalizar el aborto.

Apuntó a la ampliación de las excusas absolutorias del aborto de una mujer deficiente mental o en caso de peligro de vida de la madre, del artículo 86 del Código Penal. Durante décadas, ese artículo, de alcance restringido, apenas se usó, en tanto que ahora se buscaría ampliarlo casi sin límites. "Esta legislación de abortos no punibles -dijo Aguer- es sólo un avance; lo que se intenta es una legalización plena del aborto." Recordó que al aprobar la Convención de los Derechos del Niño el país declaró que entiende por niño todo ser humano desde su concepción y hasta los 18 años: "El niño que se va gestando en el seno de su madre no es una porción del cuerpo materno, sino otro ser".

Coincidió con el planteo del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, cuando vetó una ley de aborto. "Descubrimientos revolucionarios, como la fecundación in vitro y el ADN con la secuenciación del genoma humano -dijo Vázquez, médico, socialista-, dejan en evidencia que desde el momento de la concepción hay allí una vida humana nueva, un nuevo ser." De modo similar, la socialista Mercedes Aroz, que fue en 2004 la senadora elegida con más votos (el 53%) en Cataluña y que en 2007 se convirtió al catolicismo, dijo que "hoy conocemos por la ciencia que el ser humano existe desde su concepción, y esto nos interpela desde el punto de vista de los derechos humanos".

* * *

Monseñor Eugenio Guasta, argentino, compartió en Chipre una mesa sobre América latina con Ingrid Betancourt; el subsecretario de Relaciones Exteriores de Italia, Vincenzo Scotti; el subsecretario del Consejo Pontificio de Laicos, Guzmán Carriquiry; el cardenal brasileño Claudio Hummes, y el padre Jesús Delgado, que fue secretario del asesinado obispo salvadoreño Oscar Romero. Fue en una reunión de 300 líderes sobre la paz, organizada por la Comunidad de San Egidio y la Iglesia Ortodoxa de Chipre, donde persiste un muro entre chipriotas griegos y turcos. Betancourt sostuvo que "no hay ninguna ley que pueda impedir escoger el mal si no se dirige la mirada Dios".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas