Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Industriales abogan por un tipo de cambio alto y niegan promover una baja salarial

Así lo expresaron diversos representantes de la entidad en la apertura de la conferencia industrial, de la que mañana participará la Presidenta; solicitan beneficios fiscales

Lunes 24 de noviembre de 2008 • 16:50
0

Esta mañana, en el comienzo de la Conferencia Industrial Nacional convocada por la Unión Industrial Argentina (UIA) para evaluar los efectos de la crisis financiera mundial, distintos representantes de la entidad coincidieron en desestimar que se promueva una baja de salarial para paliar las consecuencias del cambio de escenario. El énfasis fue puesto, una vez más, en torno del tipo de cambio y en la importancia de mantener la competitividad.

El presidente de los industriales, Juan Carlos Lascurain, fue el primero en negar que exista una posición desde la entidad a favor de la rebaja de salarios de los trabajadores. "La UIA tiene una preocupación conjunta con los trabajadores de la crisis, y en ningún momento tiene esta suposición de que hay que rebajar los salarios", afirmó.

"Tenemos necesidades de financiamiento", agregó, y subrayó que "hay que resolver el tipo de cambio real", sin que eso signifique una modificación del cambio nominal.

El vicepresidente de la entidad y líder del empresariado de Buenos Aires, Osvaldo Rial dijo que el país está "sólido desde lo económico", y coincidió con Lascurain: "Puede haber momentáneas suspensiones o recortes de horas extras, pero no creemos en la baja de salarios porque hay que mantener el mercado internio. De la crisis se sale con producción y consumo", destacó.

Además, Rial manifestó la necesidad de constituir una mesa de consenso a la que denominó "consejo económico social", donde se pueda "llegar a un equilibrio razonable para superar la crisis".

El vicepresidente tercero de los industriales, José Ignacio De Mendiguren, aseguró que no se le reclamará al Gobierno una suba del dólar, aunque consideró que se debe analizar "el significado que tiene el tipo de cambio en países en vías de desarrollo".

El empresario subrayó que "las naciones en su etapa de desarrollo, lo hicieron a través del tipo de cambio competitivo".

El economista Aldo Ferrer, que afirmó que la "solidez de la economía argentina, permitirá atravesar la crisis financiera internacional sin mayores problemas".

"La economía argentina ha crecido más de 60 por ciento desde 2002 hasta ahora, tenemos una importante cantidad de reservas y superávit fiscal", dijo Ferrer, en el marco de la decimocuarta Conferencia Industrial Nacional, que realiza la UIA en el hotel Sheraton de Pilar.

El economista se pronunció por un "tipo de cambio competitivo y una sólida política de equilibrio fiscal"; en tanto, consultado sobre el empleo, remarcó que "lo importante es que la actividad no se frene, que las empresas sigan trabajando", y agregó que es "importante complementar la productividad".

Por su parte, el titular de la 14 Conferencia Industrial Argentina, Roberto Domenech señaló que a partir de fines de 2007 "se fueron manifestando una serie de elementos y desencuentros que terminaron afectando la trayectoria de las principales variables económicas".

Para el empresario y titular del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), las razones son la fuerte suba en diversos costos de la producción y, ahora, la depreciación conjunta de las principales monedas.

En relación a la revaluación del peso frente al dólar, Domenech dijo que "la mayoría de los sectores y regiones del país, tanto para las grandes como principalmente para las pymes, están mostrando problemas, no solo con sus indicadores de actividad sino también en el comercio internacional y en la generación de empleos".

Luego de las advertencias. El viernes último el ex presidente Néstor Kirchner les había pedido a los empresario "imaginación y responsabilidad" para evitar despidos durante un acto con el titular de la CGT, Hugo Moyano. Durante el fin de semana llegó la respuesta de los industriales.

Lascurain afirmó que el sector "trabaja con responsabilidad" y que sólo podrían ocurrir despidos "en casos irreversibles".

El encuentro, que se desarrolla bajo la consigna "crisis internacional: las necesidades de la coyuntura y la oportunidad del desarrollo nacional", reúne a industriales, economistas, funcionarios y políticos que analizarán diversos aspectos y consecuencias de la problemática financiera mundial.

Mañana, los industriales recibirán a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Soluciones, sin tocar salarios. Los industriales piden que el gobierno eleve la denominada Tasa de Estadística a las importaciones, un derecho aduanero que equivale al 0,5 por ciento que serviría para imponer un freno al ingreso de productos desde el exterior. La idea, comentaron, es elevarlo al 3%.

Según indicaron fuentes empresarias, la aplicación de ese gravamen a su vez podría generar recursos de caja para financiar un programa que serviría para reducir los denominados impuestos al trabajo, y evitar así reducciones nominales de salarios o reducciones de horas extra como está sucediendo en varios sectores, como el automotriz.

De Mendiguren fue el más explícito al señalar que "se podrían obtener recursos contra el derecho de estadística a las importaciones", fondos que se podrían aplicar a una reducción de los costos laborales.

"Se puede bajar el costo del salario sin bajar los sueldos", proclamó el dirigente de la UIA, quien señaló que el mejor camino para que las empresas mantengan sus puestos de trabajo es "permitir descontar impuestos al trabajo contra Ganancias".

Otra fórmula que promueven los industriales es la de eliminar las retenciones del 5 por ciento que pagan las exportaciones de ese tipo e incrementar los reintegros que percibe el sector, movimiento que hasta ahora implicaba solamente un costo financiero casi neutro.

Sergio Vacca, titular de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Admira), sostuvo que si se eliminara las retenciones y a la vez se subieran los reintegros del 6 por ciento actual al 10, la industria podría ganar competitividad al margen del tipo de cambio nominal.

Vacca coincidió con De Mendiguren en la necesidad de reducir las cargas sociales que abonan las empresas por los trabajadores contratados en efectivo al indicar que "el Estado los tiene que reducir transitoriamente".

Por su parte, Alberto Sellaro, de la Cámara de la Industria del Calzado coincidió con los otros empresarios en que "no hay que rebajar salarios", aunque señaló que el caso de ese sector "no toma bien parados porque estamos preparando los productos para la temporada de invierno".

En tanto, uno de los directivos de la UIA ligado al sector de la alimentación también dijo que en su sector no habrá despidos, ni suspensiones, pero dijo que "no hay que asustar" a los empresarios con reclamos de triple indeminización al indica que "si alguno estaba dudando un anuncio de ese tipo puede inducirlo a tomar la medida".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas